Carlos Rodríguez, impulsor de 30 Días en bici, junto a Carmen de Miguel y Carmen Duce, de La Curva. FOTO: Jorge Ovelleiro
Carlos Rodríguez, impulsor de 30 Días en bici, junto a Carmen de Miguel y Carmen Duce, de La Curva. FOTO: Jorge Ovelleiro

Con la llegada del buen tiempo, como los caracoles tras la lluvia, la ciudad se llena de bicicletas. Pasado el tiempo frío y húmedo, que aun arrecia, la gente recuerda lo cómodo que es moverse sobre dos ruedas por la ciudad, además de barato y saludable. Pretendiendo que esta comunidad sea cada vez mayor nació la iniciativa 30 Días en Bici, que se desarrolla durante el mes de abril. En Valladolid, la asociación La Curva es la encargada de coordinarla por segundo año, invitando a su impulsor, Carlos Rodríguez, para presentarla.

La iniciativa nació en Minneapolis en 2010, de la mano de los estadounidenses Patrick Stephenson y Zach Schaap, bajo el título 30 Days of Biking, con el objetivo de juntarse entre amigos para hacer ejercicio físico. La idea se internacionalizó y se empezó a reproducir en diferentes países, hasta que un gijonés, Carlos Rodríguez, fue el primer español en impulsarla, de tal manera que en 2013 “hablando con unos y con otros” logró juntar a 70 personas, hasta que en 2014 tradujeron el nombre a 30 Días en Bici. La idea se fue expandiendo hasta que en la actualidad otras 33 ciudades se han sumado al proyecto, además de otras 9 en Latinoamérica.

La idea de 30 Días en Bici es sumamente simple, tomar el compromiso de usar la bicicleta a diario durante un mes, abril, e ir compartiéndolo en redes sociales. No hace falta que sea una ruta de kilómetros, con una vuelta a la manzana vale, pero todos los días. Según Carlos Rodríguez, 30 Días en Bici tiene tres pilares: el primero personal, “yo me comprometo a montar el bici”; el segundo colectivo, compartiéndolo en redes sociales creando “una gran ola de información positiva sobre la bicicleta” para cambiar las percepciones del resto de usuarios; el tercero local, motivando que en las ciudades se creen grupos para realizar actividades entorno al uso de la bici, “que es lo que hacéis vosotras”, en referencia al colectivo La Curva que desde el pasado año trajo esta iniciativa a Valladolid.

Carmen Duce, de La Curva, Carmen de Miguel y Carlos Rodríguez. FOTO: Jorge Ovelleiro
Carmen Duce, Carmen de Miguel y Carlos Rodríguez. FOTO: Jorge Ovelleiro

El pasado año, desde la Asociación de Ciclistas Urbanas y Rurales de Valladolid, La Curva, se decidieron a impulsar la iniciativa en la ciudad. Según explica Carmen Duce, una de sus integrantes, su idea fue “contárselo a todo el que se nos ocurra” para, además de asumir el compromiso, abrir la iniciativa a entidades y colectivos de la ciudad, no necesariamente vinculados a la bicicleta, para crear una programación entorno a las dos ruedas.

Así lo hicieron el año pasada y lo repiten éste, armando un “programa colectivo pero que no es de nadie”. Para esta edición de ya tienen algunas actividades cerradas: dos talleres de reparación de bicicletas, uno de ellos en el Espacio Joven que también organizará uno de sus desayunos debate ‘BreakFast Young’ entorno a la movilidad, una marcha a Villalar el 23 de abril, una ruta botánica o una charla sobre bicis de carga, con la colaboración del Ayuntamiento y Fecosva, entre otras.

Bicicletas, ciudades y ciclistas

Lo que hay que limitar es el uso del coche”, señala Duce como idea básica para el resto de iniciativas que se desarrollen en la ciudad para promover la bici. Sus razones van más allá de la movilidad, recuerda que “en Valladolid ha habido que cerrar el tráfico” por motivos medioambientales. “Se pone mucho el foco en la lucha entre ciclistas y peatones y automovilistas, cuando realmente se tendría que poner el foco en los problemas que genera el coche”, sostiene Carmen De Miguel, otra de las socias de La Curva, “sin embargo, se está poniendo el foco en los problemas que genera la bici, cuando está solucionando problemas”.

Bicicletada en Gijón. FOTO: 30 Días en Bici
Bicicletada en Gijón. FOTO: 30 Días en Bici

“La ciudad está completamente organizada para los coches”, lamenta Carlos. “Al final, la apuesta decida por que la ciudad se llene de ciclistas es lo que pacifica”, argumenta más allá de las positivas medidas que se están implantando como los ciclocarriles. “Tenemos una ordenanza ciclista en Valladolid bastante buena, se negoció mucho con la Asamblea Ciclista, con colectivos”, celebra Carmen duce, aunque lamenta que “la gente no la conoce, y en la gente incluyo a los policías municipales”. “Atravesar la ciudad en coche por Valladolid es muy fácil y muy rápido, y en el centro se encuentra aparcamiento si pagas”, apunta también, por lo que Rodríguez añade: “Hace falta una jerarquizacion del viario que esté orientada hacia la pacificación de las zonas en función de los usos que tengan y buscar que la ciudad favorezca la mezcla de usos en los desarrollos urbanísticos”. “Una ciudad para vivir y no una ciudad por la que moverse a toda leche con el coche”, sentencia el impulsor de 30 Días en Bici.

Carlos comparte algunas de las iniciativas que están llevando a cabo en Gijón, como los Establecimientos BiciAmigos. “El comercio de proximidad, los que caminan o los que van en bici son aliados y las grandes superficies son aliadas de los coches”, haciendo que los comerciantes valoren el perfil del cliente ciclista y destierren la idea de que “cuando les peatonalizan la calle, o les hacen un carril bici, no les están haciendo la puñeta”.

Desde 30 Días en Bici siguen un código de comunicación positivo: “No se habla de miedo, se habla de logros, porque cuando te estás dirigiendo a un grupo de gente que está contemplando adoptar la bicicleta para moverse, no les puedes acompañar eso de mensajes como vete por el carril bici que te matan”. En lo que coinciden desde ambos colectivos es que, para vencer las reticencias de muchas personas para subirse a las dos ruedas, lo mejor es organizar actividades en grupo para darse cuenta de que no es nada temible, sino que es mucho más fácil de lo que algunos mensajes pueden transmitir.

¿Por qué hay que apuntarse a 30 Días en Bici? Carmen Duce lo tiene claro: “Porque es divertido”. Carmen de Miguel apunta a otro beneficio de sumarse a la movilidad ciclista: “Menos ruido en la ciudad”. Para Carlos Rodríguez, además, es un “reto que funciona para sacar ciclistas a la calle”. Aun hay un mes de concienciación y preparación, del 1 a 31 de marzo, antes de que en abril arranque el reto de pasar 30 Días en Bici.

No hay comentarios