Diseño de la macrourbanización proyectada en Aldeamayor de San Martín.
Diseño de la macrourbanización proyectada en Aldeamayor de San Martín.

Las organizaciones Ecologistas en Acción y la Asociación Cultural Ciudad Sostenible los tienen claro: el pequeño municipio de vallisoletano de Aldeamayor de San Martín está a punto de convertirse en "capital de la especulación urbanística de Castilla y León” al impulsar la denominada «Ciudad del Bienestar y la Salud» en unos terrenos donde en 2015 el Tribunal Supremo confirmó la ilegalidad de la anterior propuesta de la inmobiliaria Metrovacesa para construir 5.000 nuevas viviendas sobre 300 hectáreas de alto valor ecológico junto al espacio protegido de la Red Natura 2000 "Salgüeros de Aldeamayor".

En los últimos dos años, el Ayuntamiento de Aldeamayor de San Martín, gobernado por Partido Socialista, Izquierda Unida y Podemos, con el apoyo de Ciudadanos y Partido Popular y la única oposición de un concejal independiente, sin embargo, ha seguido apostando por este proyecto a pesar de que el Alto Tribunal señaló ya entonces en relación al Plan Parcial “Camino de Santa María” que dicha propuesta era contraria al “principio de desarrollo territorial y urbano sostenible”, no sólo “porque las previsiones en materia de crecimiento en el número de viviendas sean materialmente irreflexivas, ilógicas o contrarias al bien común, sino por una razón conexa a ellas […]: la falta efectiva de razón o necesidad -de especificación del interés general, en suma- que impulse a la Administración a dar vía libre a esa decisión, que prácticamente triplicaría la población del municipio”.

Transcurridos apenas seis meses del contundente pronunciamiento judicial, Metrovacesa volvió a la carga con una nueva/vieja propuesta que reduce de 5.000 a 1.440 las viviendas previstas pero casi duplica la edificabilidad privada, de 750.000 a 1.334.000 metros cuadrados, incorporando diversos usos terciarios privados con hasta 26.000 plazas asistenciales que pretenden ofrecer al “turismo sanitario” por el que según el promotor “británicos, alemanes, rusos, árabes y nórdicos viajan a España atraídos por las cirugías estética, ocular, ortopédica y cardíaca”.

"Digna continuadora de otros disparates urbanísticos como Eurovegas en Madrid, la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia o, en Castilla y León, la Ciudad del Medio Ambiente de Soria y la Ciudad del Golf de las Navas del Marqués (Ávila), esta Ciudad del Bienestar y de la Salud disfraza su inconsistencia en cifras apabullantes de más de tres dígitos (2.700 millones de euros de inversión, 24.000 puestos de trabajo), para engatusar a ingenuos y reclutar políticos oportunistas en una aventura cuya única finalidad es evitar la depreciación de los activos de la inmobiliaria con el paso de los terrenos a suelo rústico, en el caso de no conseguir la aprobación antes del próximo 19 de octubre", indican las organizaciones.

Ciudad Sostenible y Ecologistas en Acción han presentado alegaciones referidas a la falta de justificación e interés público del proyecto inmobiliario, a su incompatibilidad con la legislación urbanística y con el modelo territorial las Directrices de Ordenación de Valladolid y Entorno (DOTVAENT), a la carga económica que supondría el mantenimiento de la urbanización para la Hacienda municipal, al hecho de que gran parte de esta Ciudad del Bienestar y la Salud se ubicaría en zona inundable (con el visto bueno de la Confederación Hidrográfica del Duero) o a la contaminación atmosférica producida por los 15.000 vehículos que cada día enviaría a la ciudad de Valladolid.

Ambos colectivos destacan además que los terrenos que integran el sector urbanizable propuesto delimitan por el sur la Zona Especial de Conservación “Salgüeros de Aldeamayor”, singular humedal incluido en la Red Natura 2000, cuyo Plan de Gestión y Conservación identifica la presión urbanística como una de las principales amenazas que soporta este espacio natural. Ello no ha sido obstáculo para que la Dirección General del Medio Natural de la Junta haya bendecido el proyecto ya que “en todo caso se trata de un Suelo Urbanizable cuyo destino es siempre su urbanización”, y a pesar de que la nueva urbanización vertería sus aguas pluviales y residuales al espacio natural a través de la Zanja de la Sal.

"Frente al posibilismo de las autoridades medioambientales", indican, la Diputación de Valladolid ha emitido un duro informe contra el proyecto porque constituye “un ejercicio de planeamiento que en modo alguno acredita, con el rigor y la credibilidad debidos, (es decir, sin inventar ciudades fantásticas de ninguna clase, respecto a las cuales Aldeamayor no constituye centro de referencia para ningún instrumento de ordenación del territorio o de planeamiento de ámbito supramunicipal vigentes) la ‘conveniencia’ y el ‘interés público’ […]. Y que propone clasificar como suelo urbanizable un paquete de terrenos tan innecesarios, tan carentes de justificación y tan huérfanos de encaje legal hoy como el día en que el Tribunal Superior de Justicia decretó la anulación del Plan Parcial Camino de Santa María”.

Ciudad Sostenible y Ecologistas en Acción han vuelto a pedir al Ayuntamiento de Aldeamayor de San Martín que desestime la propuesta de Metrovacesa y trabajarán para que la Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo de Valladolid rechace la nueva urbanización, en cumplimiento de la normativa vigente y de las sentencias judiciales, evitando de esta manera que se cerque de hormigón y ladrillo este singular espacio natural protegido en prácticamente todo su perímetro. Asimismo, piden a las direcciones provinciales de los partidos que gobiernan el municipio, Partido Socialista, Izquierda Unida y Podemos, que reclamen más coherencia a sus representantes.

Se da la circunstancia de que Aldeamayor de San Martín tiene sin desarrollar numerosos sectores de suelo urbanizable, alguno de ellos urbanizado y transferido a la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (SAREB) ante su completa inviabilidad actual. No obstante, la actual Corporación municipal, en lugar de acometer la revisión de su obsoleto Plan General, se está dedicando a intentar desatascar varias nuevas urbanizaciones, aparte de la Ciudad de Metrovacesa los sectores urbanizables 5, 6 y 15, este último invadiendo directamente el humedal protegido. Asimismo, el Ayuntamiento tramita una gran superficie comercial en suelo rústico.


Noticias relacionadas:

Ecologistas considera "pura especulación inmobiliaria" la pretensión de Metrovacesa de construir 3.000 viviendas en Aldeamayor

No hay comentarios