Crespón negro sobre la bandera trans en la Plaza Fuente Dorada. FOTO: Gaspar Francés
Crespón negro sobre la bandera trans en la Plaza Fuente Dorada. FOTO: Gaspar Francés

Ekai tenía 16 años y llevaba tiempo luchando para que se le reconociera su verdadera identidad. Su suicidio en Ermua (Vizcaya) pone tristemente de actualidad los problemas a los que se enfrentan los menores transexuales. Ekai ha sido recordado hoy en Valladolid y en otros muchos lugares del país.

En la concentración que ha tenido lugar en la Plaza de Fuente Dorada, un menor transexual ha dado lectura al siguiente comunicado:

"Podríamos reunirnos hoy aquí para buscar y encontrar posibles culpables de la muerte de Ekai. Sería fácil. Hay tantos (*).

lectura del comunicado. FOTO: Gaspar Francés
Momento de la lectura del comunicado. FOTO: Gaspar Francés

Podríamos traer a esta plaza a la Unidad del Hospital de Cruces, explicarles que ningún protocolo puede vulnerar los derechos fundamentales de las personas, que aquellas con menos de 18 años merecen una especial protección y cuidado.

No nos costaría tampoco encontrar responsables en el sistema educativo. En esos libros de texto excluyentes, en esas lecciones de biología adoctrinada por el cisexismo. Podríamos buscar a quienes no hicieron suficiente. Quienes dejaron pasar el tiempo sin hacer su trabajo. Porque es su trabajo. No es un favor, no es un capricho. Es su trabajo transmitir conocimientos verídicos, como es su trabajo educar en igualdad.

Podríamos, cómo no, acordarnos de las personas que están al frente de los gobiernos que obstaculizan el libre desarrollo de la infancia y la juventud trans. De las personas que están al frente de los partidos que convierten las vidas en imposibles, en invivibles. De quienes no creen en la despatologización porque en ello les va el chiringuito y el poder. Un poder ganado sobre cadáveres que nunca son suyos. Cadáveres que ponen nuestras familias.

Y así podríamos seguir horas, traer a las productoras que emiten series de televisión tránsfobas, a quienes se empeñan en malgenerizar a las personas trans, a quienes se permiten el lujo de hacer preguntas incómodas y dañinas.

Podríamos hacer una enorme hoguera en esta plaza y sacarnos la rabia. Porque tenemos mucha, casi tanta o más que dolor.

Pero hoy no lo vamos a hacer. Hoy no. Eso vendrá después.

Vendrá cuando hayamos llorado juntes a Ekai, que era un artista impresionante. A Ekai, en sus 16 años. A Ekai, con esos cortes de pelo tan estupendos. A Ekai. Porque es él quien nos une hoy en esta plaza y nadie va a estar por encima del dolor que nos produce perderle.

Después, el dolor se mitigará por el tiempo. Y será después cuando podamos hacer justicia. Por Ekai. Por tantes otres. Para que no tengamos que reunirnos a llorar nunca más. #VuelaEkai, vuela.

* En esta ocasión elegimos usar el masculino genérico en alusión al  sistema cisheteropatriarcal como responsable último de cuantas violaciones de los derechos fundamentales sufren diariamente las personas trans, especialmente, las menores de 18 años".

El joven, tras leer el texto, ha hecho un alegato denunciando los comentarios que tienen que aguantar en los IES y colegios. "Todos somos personas y nadie deber ser excluido", ha dicho.

Minuto de silencio

En  la concentración se ha gritado: 'No ha muerto, le han asesinado'; 'La transfobia avanza si no se la combate', 'Aquí está la resistencia trans' y 'Fuera transfobia de Valladolid'. También se han desplegado varias pancartas: 'Basta ya de GSDFOBIAS', firmada por Valladolid Diversa; 'Familiares de menores transexuales. Derecho a la identidad', de Fundación Triángulo; 'Feministas contra la transfobia'... y se han ondeado banderas con el arco iris.

En el suelo, una bandera con lazo negro, rodeada de las velas correspondientes a la edad de Ekai, por quien los concentrados han guardado un minuto de silencio.

Ekai fue encontrado por su madre muerto en su habitación. Estaba siendo atendido por la Unidad de Género del Hospital de Cruces, pero no llegó a tiempo el tratamiento hormonal que reclamaba.

Chrysallis, autor del manifiesto que se ha leído en todas las concentraciones convocadas hoy en el país, considera que la muerte de Ekai es una batalla que se ha perdido como sociedad.

No hay comentarios