Maung Tun Khin esta tarde en la Facultad de Derecho de Valladolid. FOTO: Gaspar Francés
Maung Tun Khin esta tarde en la Facultad de Derecho de Valladolid. FOTO: Gaspar Francés

El activista de derechos humanos birmano y presidente de la Organización Rohingya Birmana IK (Brouk),  Maung Tun Khin, relató en la facultad de Derecho  el genocidio del pueblo Rohigya, en un acto organizado por Amnistía Internacional y el Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Valladolid (UVa).

 La conferencia que bajo el título 'No podemos esperar. Paremos la limpieza étnica' empezó con información  del estado de Rajine, donde se concentraba la mayor parte de esta minoría musulmana, en Myanmar (antigua Birmania), con 3 millones de habitantes, de los que 2,5 millones han huido, fundamentalmente a Bangladesh, desde 1962, año en que se produjo el primer golpe de estado, tras la independencia de los británicos en 1948.
"Desde la independencia hasta 1962 es el periodo que llamamos democrático. En 1988 hubo otro golpe de estado y nuevas persecuciones y restricciones de derechos", dijo Tun Khin, cuyo abuelo era  en la época democrática fue miembro del parlamento.
"Las fuerzas armadas", añadió el activista birmano, atacaron y arrasaron los hogares de decenas de miles de familias. En 2015 hubo elecciones, en la que no tuvimos derecho a voto, hasta llegar al 2016-2017, con una grave crisis humanitaria, que provocaría que un grupo de jóvenes asaltara, el 25 de agosto del pasado año, puestos de policía y comisarías. El ejército no buscó a los autores, si no que reprimió indiscrimadamente, causando más de 200.000 muertos, un millón de refugiados...".
Tun Khin, que ha regresado de la zona hace unos días, contó varios testimonios espeluznantes. "No tengo palabras para expresar lo que está pasando. Es un auténtico genocidio. La Comunidad Internacional está empezando a hacer algo, pero se necesita mucho más", dijo.

Tun Khin ha sido relator ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el Consejo Europeo de Derechos Humanos y el Parlamento del Reino Unido. Fue la primera persona rohingya en prestar declaración ante la Cámara de representantes de Estados Unidos en octubre de 2010, e inmediatamente después, el Congresista Cristopher Smith presentó una resolución haciendo un llamamiento al régimen militar de Birmania para reconocer a la población rohingya “como ciudadanos de pleno derecho de Birmania", y para eliminar todas las restricciones de movimiento, matrimonio y acceso a la educación.

La sala Hevia Bolaños esta tarde durante la conferencia. FOTO: Gaspar Francés
La sala Hevia Bolaños esta tarde durante la conferencia. FOTO: Gaspar Francés


En abril de 2015 Tun Khin recibió el premio “leadership award" de la Organización Refugees international de Washington D.C por su enorme esfuerzo en el trabajo sobre la población rohingya.

El activista criticó a la birmana Aung San Suu Kyi, Premio Nobel de la Paz en 1991, por su negativa a denunciar la represión sobre los Rohingya."No es que no denuncie el genocidio, es que mantiene un total mutismo sobre el mismo, lo que hace que crezca el odio", manifestó Tun Khin, quien entre las causas de lo que sucede comentó la riqueza de la tierra donde nació -"hay uranio y petróleo"-.

"Hace poco el gobierno ha anunciado que va a construir una zona económica, lo que confirmaría que se trata de un plan preconcebido. Se ven a militares con emprersarios de China e India", dijo.

La charla fue presentada y moderada por la coordinadora del Grupo Local de Amnistía Internacional de Valladolid, Rosa Martín.

No hay comentarios