Liliana Cordova en un momento de la charla. FOTO: Gaspar Francés

Dentro de las IV Jornadas de Valladolid con Palestina, la cofundadora de Red de Judíos Antisionistas, Liliana Cordova Kaczerginski, ha protagonizado la segunda de las charlas organizadas por la Plataforma Solidaria con Palestina de Valladolid. A su intervención sobre el lavado de cara rosa, morado, cultural y sefardí del Estado israelí, le ha sucedido una concentración en la Plaza de la Universidad en repulsa a los asesinatos cometidos por Israel las dos últimas semanas en Gaza ante la llamada Gran Marcha del Retorno.

Durante su charla en la Facultad de Derecho de la Universidad de Valladolid, Liliana Cordova, cofundadora de Red de Judíos Antisionistas, ha hecho una retrospectiva histórica de la relación de Israel con Palestina, centrándose la actual política de lavado de cara israelí, aludiendo a la discriminación europea hacia el pueblo judío o gitano, alimentando la judeofobia histórica más que el antisemisitismo. Liliana ha explicado el ideario sionista, destacando como el movimiento obrero ha sido contrario a éste por ser una manera de “servir al colonialismo”.

Cartel de la charla en la Universidad de Valladolid. FOTO: Gaspar Francés
Cartel de la charla en la Universidad de Valladolid. FOTO: Gaspar Francés

 

Se ha centrado en el lavado de cara israelí para “seguir vendiendo su narrativa”, vistiéndose de sociedad moderna. En esta campaña, destacó el papel de Tel Aviv, convirtiéndola en la ciudad que no duerme con discotecas siempre abiertas, solidaria con el movimiento LGTBI y con un gran poder adquisitivo, llamando a la participación de empresas con, por ejemplo, vuelos chárter para asistir a sus congresos.

Ha empezado entonces a desmontar las distintas campañas israelís, como el pinkwashing, literalmente “lavado rosa”, enfocado a dar una imagen de apertura y apoyo a la comunidad LGTBI, pese a la respuesta de la comunidad gay antisonista. Entre otros datos aportados, ha señalado como, pese a este intento institucional y según encuestas, el 48% de los israelís aseguran que los homosexuales padecen una enfermedad, mientras que en otros países como Francia esta cifra está en el 20%, siendo igualmente preocupante.

Liliana Cordova escuchando las intervenciones del público. FOTO: Gaspar Francés
Liliana Cordova escuchando las intervenciones del público. FOTO: Gaspar Francés

También ha cargado contra el “lavado púrpura”, sobre el supuesto apoyo al movimiento feminista. Según su relato, pese a que “en cierta medida es cierto” con las mujeres, por ejemplo, participando en el ejercito, “no es un relato que se corresponda con el feminismo” y sus valores: “Pueden estar por la igualdad de la mujer, pero otra cosa es el feminismo”, aseguró Liliana.

Además de éstos, ha cargado contra el greenwashing o “lavado verde”, asegurando que el Estado israelí pretende posicionarse como el más ecologista y vegano, siendo respondido por esta comunidad, con entorno a 50 restaurantes veganos en Tel Aviv, que aseguran “no queremos matar animales, pero tampoco queremos matar gente”. Respecto al ecologismo, Cordova ha señalado que en vez de replantar bosques con especies locales, lo hacen con pinos siguiendo el modelo que llega de Europa.

Concentración en la Plaza de la Universidad en solidaridad con Palestina. FOTO: Gaspar Francés
Concentración en la Plaza de la Universidad en solidaridad con Palestina. FOTO: Gaspar Francés

Ha hecho hincapié también en el lavado de cara cultural, confrontado en Valladolid por la constante acción de la Plataforma Solidaria con Palestina de Valladolid en festivales como Seminci señalando las películas auspiciadas por el Gobierno israelí, asunto que ha centralizado el debate posterior a la charla. Liliana ha puesto como ejemplo las acciones llevadas a cabo en Sudáfrica contra el apartheid asegurando que “hay que aislarlo”, aunque quizás sea un precio que “hay que pagar” en solidaridad con el pueblo palestino.

Ha concluido con el lavado de cara sefardí, muy importante en su opinión en Castilla y León, acusándolo de defender al Estado israelí y no a esta cultura, poniendo como ejemplo el cambio de nombre de la localidad burgalesa de Castrillo de Matajudíos por Castrillo Mota de Judíos. Ha concluido su intervención aludiendo a la necesidad de hacer frente a estos lavados de cara y la dificultad que esta tarea entraña ante la militarización y segregación propiciada por Israel.

Liliana Cordova leyendo el comunicado de la Plataforma Solidaria con Palestina de Valladolid. FOTO: Gaspar Francés
Liliana Cordova leyendo el comunicado de la Plataforma Solidaria con Palestina de Valladolid. FOTO: Gaspar Francés

Tras la charla, la Plataforma Solidaria con Palestina de Valladolid se ha concentrado en repulsa a los asesinatos cometidos por Israel durante las últimas semanas, con la propia Liliana Cordova leyendo el comunicado reproducido a continuación. Tras esta lectura, han asegurado que “nos seguiremos concentrando mientras esta situación se siga manteniendo” durante cada miércoles de las jornadas, concluyendo al grito de “Gaza resiste, Palestina vencerá” o “Que viva la lucha del pueblo palestino”.

Exigimos al Gobierno del Estado español que condene los ataques contra civiles desarmados y revise sus acuerdos con Israel

En la conmemoración del día de la Tierra y el derecho al retorno el pasado 30 de marzo, el ejército israelí llevó a cabo una verdadera masacre en la Franja de Gaza utilizando munición de guerra en contra de manifestantes pacíficos. Los ataques se repitieron el pasado viernes, día 6 de abril, y el estado de Isrel ha advertido que la represión seguirá.

Desde el 30 de marzo, ha habido 27 palestinos asesinados, entre ellos un periodista perfectamente identificable por su chaleco de prensa, y más de 2.000 personas heridas por disparos de los soldados y francotiradores israelíes entre los que se encuentran más de 200 niños y 30 mujeres. Las manifestaciones se iniciaron durante la jornada de la conmemoración del Día de la Tierra y por el Derecho al Retorno del pueblo palestino a sus hogares de origen de donde fueron violentamente expulsados hace ya 70 años.

Las organizaciones convocantes de las manifestaciones difundieron de antemano el plan de su protesta no violenta: pacíficamente, sin armas, se reunirían a lo largo del muro fronterizo que los encierra. Durante seis semanas levantarían tiendas de campaña, celebrarían eventos culturales y marcharían para poner fin al asedio y al derecho a regresar a sus hogares y tierras dentro de Israel de acuerdo con la resolución 194 de la ONU.

El Ejército israelí planeó de antemano atacar a las personas manifestantes, dando autorización previa para que los soldados abrieran fuego. Los palestinos asesinados fueron ejecutados por disparos desde larga distancia. Los ataques se han dirigido contra asambleas explícitamente pacíficas que han sido reprimidas sin que las personas manifestantes representaran ninguna amenaza para la vida de los soldados.

El portavoz del Ejército israelí, también amenazó con que “de ser necesario, responderemos en el centro de la Franja de Gaza contra los que están detrás de estas violentas protestas”, insinuando la comisión de crímenes de ejecuciones extrajudiciales (asesinatos). Este enorme número de víctimas demuestra que las fuerzas israelíes siguen cometiendo nuevos crímenes y haciendo un uso excesivo de la fuerza contra civiles palestinos.

Consideramos que Israel se ha burlado descaradamente de Naciones Unidas y la UE, otra vez, negándose a abrir una investigación sobre los asesinatos en Gaza, tal y como ha exigido el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres y la responsable de Política Exterior de la UE Federica Mogherini.

Desde la RESCOP, queremos recordar a los medios de comunicación, a periodistas destinados en terreno, que la principal característica de la ocupación es el desequilibrio de fuerzas entre ocupante y ocupado, entre víctima y verdugo. Hemos asistido, de nuevo, al manido ritual de desfile de términos fetiches para Israel. Sin embargo, subrayamos que No ha habido enfrentamientos, ni choques, Israel está disparando a muerte a civiles desarmados a sangre fría por manifestarse pacíficamente en su tierra exigiendo sus derechos. Enfrentamientos y choques sugiere de forma fraudulenta igualdad de poderes y responsabilidades. Algo que dista mucho de lo que ocurre en realidad. Otra de las rutinas sobre las que queremos advertir es del abuso de fuentes israelíes para la construcción de la noticia en detrimento de las fuentes palestinas, incluidas las fuentes gazatíes.

Desde la Plataforma Solidaria con Palestina pedimos a nuestros representantes políticos que se posicionen del lado del Derecho Internacional y, como titulares de obligaciones, les apelamos a reiterar su llamamiento a respetar y hacer respetar el Convenio de Ginebra y activen los mecanismos necesarios para que Israel rinda cuentas.

Al gobierno de España para que imponga de inmediato un embargo en la venta de armas a Israel, paralizando la participación en el programa Europeo Lawtrain y revisando los acuerdos comerciales con las colonias. Además, a revisar sus acuerdos gubernamentales con Israel o sus instituciones públicas, paralizando cualquier colaboración con ellas hasta que Israel no cumpla con sus obligaciones internacionales en materia de protección de la población civil a la que ocupa.

A los gobiernos locales, diputaciones y parlamentos regionales a avanzar en la implementación de medidas de compra pública ética y responsable con el cumplimiento de la legalidad internacional, haciendo hincapié en la incompatibilidad del comercio con las colonias y el respeto al derecho internacional.

A la sociedad civil para que impulse con más ahínco la campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones al Apartheid Israelí (BDS).

Concluimos con estas palabras de Joan Cañete en ‘El espejo de Gaza’, publicado en ctxt: ¨En Gaza, sin apenas agua potable, ni electricidad, ni alcantarillado, ni trabajo, ni esperanza, ni presente ni futuro, millón y medio de personas son condenadas a morir en vida. No se trata de que a los palestinos de Gaza no les asuste la muerte. Es que les asusta la vida. Eso es lo que hay que entender cuando se ven los vídeos de los asesinados por los disparos de los francotiradores israelíes¨. Y añadimos: Por organizar una protesta pacífica, deben ser elogiados, no asesinados.

Plataforma Solidaria con Palestina de Valladolid

No hay comentarios