Ramas caídas en el Paseo Central del Campo Grande este invierno.
Ramas caídas en el Paseo Central del Campo Grande este invierno.

L.M.T. son las iniciales de un funcionario del Servicio Municipal de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Valladolid que desde hace 17 años presta sus servicios como capataz en el parque más emblemático de la ciudad: El Campo Grande. El pasado 9 de abril registró una carta dirigida a la concejalía de Medio Ambiente sugiriendo y “rogando encarecidamente” el “cierre inmediato del Campo Grande con carácter de urgencia” por considerar que “se encuentra en una situación tal de envejecimiento y deterioro que el paseo por su recinto se ha convertido en una actividad extremadamente peligrosa”.

El funcionario municipal advierte que desde su incorporación a la plantilla viene reclamando que “se aborden las labores de mantenimiento del arbolado necesarias no solo para asegurar la salud vegetal, sino para garantizar la seguridad de los visitantes, que se cuentan por miles diariamente”. “El contrato de mantenimiento fue rescindido hace tiempo y, desde mi incorporación al Campo Grande no se ha realizado ninguna labor de mantenimiento más allá de las actuaciones puntuales, esporádicas y alejadas en el tiempo motivadas por la urgencia”.

Verbalmente, asegura que viene denunciando esta situación a sus jefes desde “hace años”: “La caída de ramas e incluso de árboles enteros es continua (…) las continuas intervenciones de la Policía Municipal y el Servicio de Extinción de Incendios en el Campo Grande en incidentes relacionados con el arbolado son significativas”, explica solicitando, además del cierre del parque, una “inspección seria y rigurosa del estado del arbolado por expertos competentes en la materia” y la “realización inmediata de las labores de poda y saneamiento que garanticen la seguridad”.

La concejala de Medio Ambiente, María Sánchez, tras indicar que la Concejalía ya ha contactado con este funcionario, ha anunciado que se ha encargado un informe en el sentido que figura en su escrito. “Lo que vamos a hacer es una evaluación del porcentaje del arbolado en riesgo tomando como criterio principal la seguridad. Se inspeccionarán expresamente los árboles junto a los caminos, avenidas y caminos secundarios y todos aquellos que sobresalgan del perímetro. En segundo lugar, el arbolado de dentro de los parterres y luego el resto arbolado. Atendiendo a los resultados que arroje este estudio queremos hacer un plan director y hablar con la Universidad para hacer un convenio de colaboración. Pero esto ya a más largo plazo. El informe del riesgo del arbolado lo queremos tener para este mismo año”, asegura Sánchez.

Imagen de archivo de n policía municipal cerrando al público el Campo Grande.
Imagen de archivo de n policía municipal cerrando al público el Campo Grande.

Tres acordonamientos

“Ya hemos cerrado el Campo Grande hasta en tres ocasiones por culpa del viento o la nieve. Lo volveremos a cerrar por motivos de seguridad si es necesario”, apunta la concejala María Sánchez recordando que recientemente se han tenido que acordonar hasta tres zonas distintas en el parque para acometer tareas de tala.

Por un lado se acordonó la zona del Paseo del Príncipe porque había ramas secas que podían caer al paseo por donde transita la gente. “Se retiraron a mano. Con cuerda, trepando a los árboles. Suele ser así”, explica la concejala.

“Luego la parte de juegos infantiles, que necesitábamos un pluma y ha llegado a finales de esta semana. Se acordonó hasta finalizar los trabajos y ya está abierto y la tercera zona es en el Paseo Zorrilla, frente a la Academia de Caballería”, señala.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios