Imagen exterior del acceso a la Perrera Municipal de Valladolid.
Imagen exterior del acceso a la Perrera Municipal de Valladolid.

La organización animalista Libera denuncia que el Ayuntamiento de Valladolid ha vetado realizar fotografías en la perrera por parte de voluntarios, “a pesar de que esas imágenes son empleadas para fomentar la adopción responsable de los animales allí alojados a través de las RRSS”.

Libera denuncia que la gestión de la perrera de Valladolid -“mejor perrera de gestión municipal de toda España casi con toda seguridad”, reconocen- realizada durante años por el servicio de salud y consumo del Ayuntamiento con el más absoluto secretismo, hace urgente la demandada constitución de una Mesa de Protección Animal para dotar de total transparencia la gestión de los animales víctimas del abandono, dejando así de ser campo exclusivo del opaco ‘criterio veterinario’ el cual trata de normalizar sus conductas, y se esfuerza en insensibilizarnos ante el sufrimiento de los animales que gestionan”.

Cartel con el que se prohíbe hacer fotos o vídeos en la perrera municipal.
Cartel con el que se prohíbe hacer fotos o vídeos en la perrera municipal.

Sólo en un día Libera ha recogido mil quinientas firmas en la plataforma change.org dirigidas al consistorio; “El hecho de prohibir realizar fotografías en la perrera, no sólo perjudica a los animales, sino también a la imagen pública que traslada el Ayuntamiento, generando dudas sobre qué es lo que se quiere ocultar”, explican en un comunicado en el que realizan el siguiente análisis:

“A los ‘exitosos’ números proporcionados por el Ayuntamiento, de entradas y salidas ‘oficiales’ en la perrera, hay que restar los rescates de animales por protectoras quienes se han encargado con fondos propios de su mantenimiento salud y adopción, y sumar el holocausto ‘oficial’ que sólo durante 2016 y 2017 se ha realizado sobre todo en la población felina. Durante ese periodo se han ejecutado, eutanasiado o han fallecido, más de 200 animales, según los datos facilitados mediante solicitud de información pública”.

Los voluntarios de Libera denuncian “la presión a la que se ven sometidos por parte del personal cada vez que visitan a los animales de la perrera cuando incluso desde el servicio, se ha llegado a avisar a la policía municipal”.

LiberaCyL recuerda que comenzó hace más de año y medio a realizar propuestas de mejora en la perrera municipal para aliviar la situación de desamparo de los animales y para la prevención del abandono, planteando un convenio de colaboración para ayudar al Ayuntamiento en lo que es su responsabilidad, y considerando fundamental la promoción del voluntariado en la perrera, y la intervención de las protectoras para poder garantizar el bienestar de los animales y lograr realmente mejoras en sus condiciones.

El colectivo señala que “la página web del Programa adopta, a pesar de las propuestas, se actualiza (con suerte) una vez cada ocho días con descripciones imprecisas sobre el animal, y de no ser por las publicaciones de voluntarios en RRSS de los animales ‘invisibles’ que habitan la perrera y que son fotografiados por gente anónima, jamás saldrían por la puerta principal”.

Los animalistas indican además,  que ya ha pasado “tiempo suficiente para haber puesto en marcha prácticas de transparencia, bienestar animal y protocolo CES, y aunque es cierto que se ha ampliado en número el personal afecto a la perrera, y va paulatinamente cumpliéndose el compromiso de esterilización, no es menos cierto que la citada transparencia, la colaboración con el voluntariado y con las entidades de protección animal, el horario de apertura al público y la ausencia de campañas de concienciación, siguen siendo asignaturas pendientes”.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios