Concentración de Valladolid Diversa a las puertas de los juzgados de Valladolid. Foto: úC
Concentración de Valladolid Diversa a las puertas de los juzgados de Valladolid. Foto: úC

“Rodear a dos chicos gays que pasean de la mano y darles una paliza mientras se les grita ‘maricones’, ‘pederastas’, ‘tenéis sida’ y ‘venís de daros por el culo’ no es homofobia ni delito de odio”, esto es lo que denuncia la Asociación Valladolid Diversa después de que la Audiencia Provincial haya ratificado el archivo inicial de la denuncia presentada por el colectivo tras la agresión sufrida por dos de sus componentes.

Los hechos se remontan a las 23:45 horas de la noche del 18 de junio de 2017, cuando una pareja paseaba de la mano por la Acera de Recoletos, al lado del Campo Grande. "Al ver a un grupo de 7 personas que estaban tirando piedras a dos cisnes y a sus crías, les pidieron amablemente que por favor dejaran de maltratar a los cisnes. En ese momento todo el grupo, al ver a la pareja, el hecho de que iban cogidos de la mano y su estética nada masculina, empezaron a lanzarles insultos homófobos: maricones, vienen de ahí atrás (señalando al Campo Grande) de darse por el culo". El grupo de homófobos pasó de los insultos a la agresión física, dando patadas a los dos chicos.

La Audiencia, en su auto de archivo asume plenamente la motivación del auto recurrido en apelación, fundamentación que además es compartida por la Fiscalía. "La esencia del problema que nos ocupa, para llegar a la conclusión de si estamos o no ante un delito de odio, tiene relación con el antecedente que dio lugar a las expresiones vertidas contra los denunciantes y la agresión sufrida por estos. Sin ese antecedente posiblemente estaríamos ante el delito de odio que propugna el recurso de apelación. Sin embargo, tales expresiones y agresión no pueden desconectarse del hecho previo que da lugar a los hechos que nos ocupan. Los denunciantes recriminan a un grupo de personas, entre las que se hayan los dos denunciados, que se encontraban tirando piedras a unos cisnes. Esto y no la condición sexual de los denunciantes, es lo que motiva los hechos que surgen con posterioridad. Por ello este Tribunal asume plenamente la motivación de la resolución impugnada así como el contenido del informe del ministerio Fiscal, lo que lleva consigo la desestimación del recurso de apelación”, reza textualmente el fallo de la Audiencia.

Álvaro, una de las víctimas, sin embargo, lo tiene claro: «Los agresores no nos pegaron por decirles nada de los cisnes, nos pegaron por ser gays, ellos mismos lo gritaron bien alto. No nos llamaron "animalistas", ni "ecologistas de mierda", ni "fanáticos de los cisnes". Nos llamaron "maricones", nos acusaron de venir del Campo Grande "de darnos por el culo" y soltaron otros típicos prejuicios homófobos, como que somos pederastas o que tenemos sida. ¿De verdad a alguien le puede quedar alguna duda de cuál fue el motivo de la agresión?».

«Está más claro que el agua. Lo que motivó que este grupo de homófobos decidiera pasar de la conversación tranquila y respetuosa con la que nos dirigimos a ellos a los insultos, amenazas y agresión fue nuestra orientación sexual, claramente reconocida por ellos debido a nuestra estética y a que paseábamos cogidos de la mano. Si lo de los cisnes se lo hubieran dicho dos heterosexuales muy machotes, no les habrían tocado ni insultado», señala Manu, la otra víctima de la agresión.

Para Álvaro y Manu es “insuficiente juzgar a los agresores por un delito leve de lesiones aisladas, totalmente desconectadas de la homofobia de los agresores, que es lo que realmente se debería condenar”. Por ello, los dos anuncian que no se presentarán al juicio por lesiones: «Mentiríamos a todo el mundo y también nos mentiríamos a nosotros mismos si participáramos en esa farsa judicial. Si quieren imputarles delitos distintos al delito de odio por homofobia, que no cuenten con nosotros».

Desde la asociación Valladolid Diversa respaldan las decisiones y las palabras de sus compañeros. “Esta agresión no fue solamente contra la pareja, fue contra todas las personas de Géneros y Sexualidades Diversas (lesbianas, gays, transexuales, bisexuales, etc.). Los delitos de odio se diferencian de los comunes precisamente porque son contra todo un colectivo vulnerable, no son un hecho aislado. El argumento de que el problema fueron los cisnes no es más que una excusa a la que los jueces y la fiscal se han agarrado para evitar condenar por delito de odio a este grupo de homófobos. Y el resultado es que los agresores salen impunes. Lo último que necesitamos las personas de Géneros y Sexualidades Diversas son sentencias que transmitan el mensaje de que agredirnos sale gratis”, entiende el colectivo.

Para Valladolid Diversa “el sistema judicial español está perdiendo el rumbo”. “No solamente salen impunes las agresiones homófobas, también una violación de 5 hombres contra una chica en un portal. Recientemente, la sentencia contra los violadores de "La Manada" nos indignó y junto a las organizaciones feministas salimos en masa a manifestarnos en contra de un sistema judicial machista y heteropatriarcal. Nuevamente ha vuelto a suceder, tenemos una sentencia injusta y peligrosa porque garantiza la impunidad”.

Con motivo de este fallo judicial, Valladolid Diversa hace un “llamamiento a todo el mundo a manifestarse el 19 de mayo, sábado, a las 20:00 horas en la Plaza Fuente Dorada de Valladolid”. “Esta sentencia es un motivo más para acudir a las manifestaciones y concentraciones que tendrán lugar en todo el mundo por el Día Internacional contra la homofobia, bifobia y transfobia”, señalan.


Noticias relacionadas:

Desestimado el recurso de la pareja que sufrió una agresión e insultos homófobos tras recriminar el apedreamiento de unos cisnes

 

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios