El condenado Jesús Merino saluda a M. Rajoy en presencia de Juan Vicente Herrera. Foto: Los Genoveses
El condenado Jesús Merino saluda a M. Rajoy en presencia de Juan Vicente Herrera. Foto: Los Genoveses

El ex vicepresidente de la Junta de Castilla y León , Jesús Merino, ha sido condenado por la Audiencia Nacional a una pena global de 3 años y siete meses de cárcel por haber cobrado más de 300.000 euros de la trama corrupta Gürtel que durante años ha estado financiando al PP.

Merino, que tendrá que pagar, además, más de 216.000 euros de multa fue entre los años 1991 (del 1 de abril) y 1999 (hasta el 19 de abril) consejero de Fomento de la Junta de Castilla y León de la mano de Juan José Lucas, expresidente del Gobierno autónomo, expresidente del Senado y exministro por unos meses con Aznar. También fue vicepresidente de la Junta entre 1995 y 1999, años en los que asimismo fue Procurador de las Cortes de Castilla y León hasta el 27 de marzo de 2000, “continuando desde entonces muy vinculado al Partido Popular de esa Comunidad autónoma”, según el juez Pablo Ruz. Jesús Merino fue Diputado desde el 5 de abril hasta el 15 de enero de 2008, y con anterioridad, de 1991 a 2000 secretario regional del PP y responsable de Formación. Desde la discreción acumuló un gran poder en la Comunidad Autónoma, haciendo gala –cuentan– de sus dotes toreras ya que en su juventud quiso vestirse de luces.

Merino es padre de cuatro hijos y natural del pueblo segoviano de Hontalbilla donde es conocido por 'Caperucita' o 'Caperu'. Para unos militantes del PP, hasta hoy, era una persona "seria y trabajadora", para otros, sin conocer la sentencia que ya le condena, "comisionista e impresentable".

Dio el salto a Génova en 2002 para encargarse del área de Política Autonómica con Aznar en el Gobierno. Desde entonces y hasta la materialización de la solicitud de suplicatorio del Congreso para ser juzgado, tuvo responsabilidades en el núcleo de dirección del PP como miembro del Comité de Dirección, que tuvo que dejar el 29 de julio de 2009 tras trabajar a la sombra de Mariano Rajoy y Soraya Sáez de Santamaría. Esta fue quien relevó a Merino en 2004 en la dirección del PP aunque lo recuperó más tarde para la dirección del grupo parlamentario como portavoz adjunto.

Una semana después de declarar ante el Tribunal Supremo como "imputado provisional" (sic) –ya que no se había tramitado entonces el suplicatorio– en un delito fiscal y de cohecho, abandonó su cargo en la dirección y acabaría dejando el partido.

Merino declaró ante el juez Francisco Monterde Ferrer el 23 de julio y dijo conocer a Francisco Correa y a Pablo Crespo (exsecretario de Organización del PP de Galicia) –número uno y dos, respectivamente, de la trama– porque coincidía con ellos en una cafetería de la madrileña calle Serrano, donde él tiene su despacho de abogado y, ellos sus oficinas; pero negó haber recibido ningún dinero. Por negar, negó que Jesús Merino fuera Jesús Merino, según la información publicada por El País, el 24 de julio de 2009.

La Unidad contra la Delincuencia Económica y Financiera (UDEF) identificó las siglas 'J.M.' con Jesús Merino. Las siglas aparecen en la contabilidad oculta del Grupo Correa –del que José Luis López Izquierdo era su contable– intervenida en un piso de Madrid.

La Fiscalía vio desde un principio "implicaciones suficientes" del extesorero del PP y exsenador por Cantabria, Luis Bárcenas, 'El Cabrón', y del exdiputado Merino, que recibió más de 200.000 euros en metálico de Correa. El diputado segoviano, junto con Bárcenas y el exalcalde de Pozuelo, Jesús Sepúlveda –exmarido de la ministra Ana Mato–, estaban detrás de una empresa fantasma: Astrolago Inversiones, con el fin de suministrar facturas falsas a la trama de Correa.

Astrolago de Inversiones –sociedad inmobiliaria sin trabajadores – fue creada el 27 de abril de 2006 por Ana Isabel Gutiérrez Benito, mujer de Merino, y Luis Bárcenas. Ana Isabel Gutiérrez, en calidad de administradora única de Astrolago Inversiones SL, dio de baja a la sociedad. La mujer de Merino declaró que la sociedad nunca tuvo actividad y que por lo tanto "nunca tuvo actividad".

La Mesa del Congreso de los Diputados, el 1 de septiembre de 2009, en su primera reunión del periodo ordinario tramitó por unanimidad la retirada a Jesús Merino de la inmunidad parlamentaria solicitada por el Tribunal Supremo, paso imprescindible para que pudiera continuar la investigación por los supuestos delitos de cohecho y fraude fiscal.

ultimoCero publicó en octubre de 2013 que Jesús Merino se embolsó 805.300 euros en comisiones, entre 2002 y 2007, según la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) de la Agencia Tributaria, por adjudicaciones públicas en Castilla y León a empresas como Constructora Hispánica, Teconsa, Sufi (filial de Sacyr especializada en prestación de servicios de limpieza en ayuntamientos)...

En el auto de 26 de noviembre de 2014, el juez Pablo Ruz recordaba que tal como indicaba  en el auto de 29 de julio del mismo año, por el que se acordaba la formación de esta pieza separada: “En lo referente a la Comunidad de Castilla y León, fundamentalmente entre los años 2002 y 2003, Francisco Correa Sánchez intermedió junto con otros imputados en la adjudicación de distintas obras a las entidades Tecnología de la Construcción SA (TECONSA) y SUFI SA; sociedades éstas que fueron, junto con la Constructora Hispánica SA, las principales  beneficiarias de la irregular mediación de Francisco Correa Sánchez. En estas actividades participaron, entre otros, Luis Bárcenas Gutiérrez, Jesús Merino Delgado y Jesús Sepúlveda Recio (...)”. “Durante al menos, los años 2000 a 2007, ambos imputados (hoy ya condenados) [Bárcenas y Merino]  con la puntual colaboración de Jesús Sepúlveda, convinieron con Pablo Crespo y Francisco Correa prevalerse de la autoridad e influencia que aquellos tenían sobre distintos cargos públicos a favor de empresas de la confianza de Francisco Correa a cambio de la entrega a dichos cargos de gratificaciones en efectivo”, dijo el juez Pablo Ruz. “De igual forma”, añadía el auto, “los citados imputados acordaron percibir ellos también la correspondiente comisión por su labor de intermediación en esos casos, comisión que distribuía Francisco Correa con la ayuda de Pablo Crespo, José Luis Izquierdo y en ocasiones de Álvaro Pérez Alonso. Esta retribución se procedía a entregar bien en efectivo bien, en el caso de Luis Bárcenas, en forma de viajes y servicios turísticos enmascarados a través de presuntas facturas falsas”. “Así mismo”, prosiguía, “Luis Bárcenas y Jesús Merino recibieron de Francisco Correa diversos regalos en consideración particular a los cargos que desempeñaban y por su intervención en el ámbito de la contratación pública. Para encubrir una parte de las rentas así percibidas, Luis Bárcenas y Jesús Merino utilizaron la sociedad SPINAKER 2000 SL”. SPINAKER 2000 SL se constituyó por Luis de Miguel Pérez, para entre otros, Francisco Correa Sánchez, Luis Bárcenas Gutiérrez, Jesús Merino Delgado y Jesús Sepúlveda Recio y tuvo por objeto: “La canalización de los ingresos procedentes de la organización de las campañas electorales municipales, autonómicas, generales y al Parlamento Europeo de 2003 y 2004 del Partido Popular, así como el cobro de comisiones referidas a la intermediación  favor de los intereses del grupo ROS ROCA”, según Pablo Ruz, que desveló cómo se producía “un reporte confidencial a los participantes en el acuerdo de actuación y accionistas de SPINAKER”. En concreto, se dijo, de las acciones a realizar a favor de los intereses del Grupo empresarial ROS ROCA tanto en lo relativo a adjudicaciones de plantas de purines como a la concesión de créditos del Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD) con los que financiar sus proyectos en el exterior; de la situación de los proyectos en los que están inmersos en España, y se define el porcentaje de participación en la sociedad que va a desarrollar uno de  ellos como es LANGA DUERO ENERCORR XXI SL que alcanza el 10% del capital, siempre según el auto, que también describió el proceder de Pablo Crespo y “las indicaciones concretas a los responsables políticos Luis Bárcenas, Jesús Merino y Jesús Sepúlveda, señalando ante qué responsables políticos y cargos de las Administraciones Públicas había que realizar gestiones para favorecer los intereses de ROS ROCA y cuáles debían de ser éstas. Asimismo negociaba el porcentaje de comisión a cobrar y el sistema de cobro (...)”. “Una de las fórmulas  empleadas para el pago de las comisiones”, explicó el juez Ruz, “era mediante la simulación de operaciones comerciales ficticias con el fin de transferir fondos entre distintos territorios empleando sociedades filiales del grupo ROS ROCA (EUROVOIRE en Francia) y de la organización FREETOWN Comercio y Servicios Ltd en Madeira, a través de la emisión de facturas”. ROS ROCA, a través de su filial ENERCORR XXI SA procedió a la instalación de una planta de tratamiento de purines en Langa de Duero (Soria). “Pablo Crespo encomendó gestiones a Luis Bárcenas ante el consejero de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León y el director de la Agencia de Desarrollo Económico así como a Jesús Merino para la obtención de ayudas y subvenciones”, decía el auto.

Para el desarrollo de este proyecto se constituyó la sociedad LANGA DE DUERO ENERCORR XXI SL, participada en un 10% de su capital social por SPINAKER 2000SL durante los años 2003 y 2004, y al 0,0076% desde la ampliación de capital (14 de diciembre de 2005), acordándose el 11 de diciembre de 2007 la venta de la referida participación social a la sociedad ROS ROCAGESTIÓN Y DIVERSIFICACIÓN SL declarando recibir por ella la cantidad de 3.000 euros. “Permitiendo de este modo que los imputados ocultos tras la entidad SPINAKER 2OOO recibieran parte de los beneficios generados por el funcionamiento de la planta como consecuencia del reparto de beneficios que realizara la sociedad ROS ROCA SA en función de la marcha del negocio”, según Pablo Ruz.

Además SPINAKER 2000 SL sirvió para el cobro de comisiones y la intermediación con cargos a los FAD para implementar proyectos económicos en países en vías de desarrollo: República Dominicana, Colombia, Mozambique... Jesús Merino obtuvo, al menos, entre los años 2000 y 2007 un total de 331.737 euros por su intermediación, para obtener contratos con las ya citadas sociedades ROS ROCA, TECONSA, SUFI SA, Constructora HISPÁNICA SA, “así como  las sociedades vinculadas a Plácido Vázquez Diéguez y Enrique Carrascio Ruiz de la Fuente”. En concreto Jesús Merino cobró comisiones de los expedientes de adjudicaciones de obra pública: Variante de Olleros a Teconsa en 2003 (18.600 euros); Variante conjunta de Villanueva de Mena, Villasana y Entrambasaguas a Teconsa en 2002 (24.040 euros); construcción de Centro de Tratamiento de Residuos Urbanos, Depósito de Rechazos y Accesos para la Gestión de los Residuos Urbanos de los municipios de la provincia de Salamanca a la UTE SUFI-TECONSA EN 2003 (120.000 euros). Además, Merino Delgado recibió de Francisco Correa 126.1000 euros en 2002 y 136.6000 euros en 2003, según la famosa 'carpeta azul' (incautada en el registro en el domicilio de José Luis Izquierdo López), mientras que en el no menos famoso 'pendrive' que recogía la contabilidad B, figuran un total de 53.000 euros en los años 2002 y 2007, “cantidad esta última que le fue entregada en consideración al cargo de Diputado que ocupaba”. Cohecho, falsedad en documento mercantil, apropiación indebida, contra la Hacienda Pública, estafa procesal en grado de tentativa... son algunos de los presuntos delitos a los que se enfrentaba Jesús Merino Delgado, finalmente condenado por falsedad y blanqueo.

El 6 de marzo de 2015 -seis años después de que estallara  el escándalo-, El País titulaba a cinco columnas: 'Al banquillo la mayor red corrupta ligada al PP'. Hoy, 3 años después, se ha conocido la sentencia de la Audiencia Nacional, que en el caso del ex vicepresidente del PP en la Junta de Castilla y León suman 3 años y siete meses de cárcel.

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios