Los agentes, esta mañana, concentrados ante la Jefatura Superior de Policía. Foto: Gaspar Francés
Los agentes, esta mañana, concentrados ante la Jefatura Superior de Policía. Foto: Gaspar Francés

Los agentes de la Unidad de Intervención Policial (antidisturbios) no aguantan más y hoy, en una inédita concentración a las puertas de la Jefatura Superior de Policía de Valladolid, han anunciando más movilizaciones si sus superiores no cesan al jefe de su unidad, Luis Miguel Romera, que ha recibido recientemente una condecoración pensionada (de las que implica un incremento retributivo de por vida).

Convocados por el Sindicato Unificado de Policía (SUP), la Confederación Española de Policía (CEP) y la Unión Federal de Policía (UFP) un reducido pero significativo grupo de agentes ha vuelto a reiterar su rechazo a un jefe al que llevan meses cuestionando y que recientemente ha sido cuestionado, incluso, por los tribunales, como es el caso de la desproporcionada carga policial del 2F, en cuyo fallo se abre la puerta a que las víctimas de la inexplicable actuación policial denuncien a uno de los agentes por haber mentido en la vista oral que se cerró con el archivo del caso.

Los agentes han vuelto a reiterar esta mañana que “debido a la nefasta gestión del jefe de la UIP, el 23% de los componentes de la Unidad han solicitado una baja o el cambio de destino” ante lo que no dudan en calificar como situaciones personales “insostenibles”.

“La imposibilidad de armonizar la vida personal y profesional de los componentes de la Unidad, no por cuestiones operativas, sino por la nefasta gestión en materia de personal del jefe de la Unidad, por causas injustificables, rayando con el enfrentamiento personal, es una constante que deriva en las continuas bajas y cambios de destino”, han vuelto a reiterar.

Por si esto fuera poco, los sindicatos han criticado que además de todo esto se conceda al jefe de la UIP la Cruz al Mérito Policial con distintivo rojo, que conlleva pensión, lo que implica que sea premiado cuando ellos piden su cese por los conflictos en la gestión personal y profesional.

“En lugar de recibir él la medalla la debería de obtener uno de los integrantes de la Unidad, que en el dispositivo desplegado en el barrio burgalés de Gamonal bajo el mando de Romera, recibió una paliza que le supuso la jubilación después de problemas en la intervención que supusieron que dos o tres agentes se quedaran solos y se puso en riesgo su integridad”, han recordado antes de anunciar que si los superiores no hacen caso a sus demandas, continuarán con las movilizaciones.


Noticias relacionadas:

Inédita petición de cese del jefe de los antidisturbios en Valladolid por parte de tres sindicatos policiales

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios