Pablo Iglesias abrazando a Pablo Fernández. FOTO: Gaspar Francés
Pablo Iglesias abrazando a Pablo Fernández. FOTO: Gaspar Francés

Con una notable afluencia de simpatizantes de la formación morada daba comienzo a las 20 horas el acto de Podemos Castilla y León Las personas primero. El primero en intervenir fue el secretario regional de Podemos Castilla y León, Pablo Fernández, quien realizó una somera presentación de algunas de las inquietudes que le había trasmitido la ciudadanía en su periplo por la región.

Pablo Fernández quiso enfatizar el hecho de que Podemos Castilla y León es la única formación política que está haciendo una oposición real en las cortes al PP, de ahí que la realización de esta gira para preparar el próximo debate parlamentario sobre el estado de la región fuera una consecuencia natural de la actividad desplegada en las cortes por la formación morada. El secretario autonómico de Podemos expresó su deseo de que la próxima primavera, la del 2019, sea la del “cambio en el gobierno de la región” y que se instale un “gobierno que por fin cuide de la gente”.

Tras una presentación de los objetivos y cifras de la campaña de Podemos, Pablo Fernández pasó a desgranar algunas de las propuestas que piensan llevar a las cortes en el próximo debate sobre el estado de la región. En materia de Sanidad, frente a los recortes y las listas de espera del Sacyl, Podemos Castilla y León ofrece un modelo de Sanidad pública que incida en la atención sanitaria en el medio rural, “muy perjudicado por las políticas de recortes del PP” y por una importante reducción en el sobre coste de algunas de las políticas sanitarias del PP, como la “construcción del Hospital Universitario de Burgos” que suponen a las arcas autonómicas un sobre coste de “67 millones de euros”.

En materia de Educación pública reafirmó su compromiso contra el “cierre en masa de centros educativos en la región” y denunció el abuso, que a su juicio, suponen los más de “ 1.800 millones que supone la educación concertada para la hacienda autonómica”.

La memoria de las víctimas republicanas represaliadas en la Comunidad durante la Guerra Civil fue otro de los ejes de su discurso. Por último Pablo Fernández también quiso hacer suya la reivindicación feminista autonómica recordando algunas cifras que evidencia la pertinaz desigualdad de género prevalente en la sociedad castellano y leonesa. Según apuntó “las mujeres en Castilla y León cobran 4.523 euros menos de media, trabajan 58 días gratis al año y el 63 % de los contratos temporales son de mujeres”.

Por último y como viene siendo habitual en muchos actos de Podemos, Pablo Fernández terminó su intervención recitando los versos de Alberti , A Galopar, que populariza el cantautor Paco Ibáñez.

Inmediatamente después tomó la palabra Pablo Iglesias, secretario general de la formación a nivel estatal, quien repasó someramente algunos de los temas de interés más candente, como son la moción de censura que acabó con el gobierno de Mariano Rajoy, los acuerdos de legislatura con el PSOE o las perspectivas electorales de su formación para las elecciones autonómicas y locales del 2019. No quiso el dirigente morado entrar en el espinoso asunto de la formación de las listas electorales de su partido o las posibles confluencias con otras formaciones más allá del marco fijado con IU y Equo. Pablo Iglesias quiso reivindicar el papel capital de su formación en la caída del gobierno del PP, “sin la moción de censura de la dignidad de hace un año no habría sido posible esta última”.

Criticó duramente la decisión de la Audiencia de Navarra de modificar las medidas cautelares de los condenados por el denominado caso de 'la manada' y que supone su excarcelación hasta que el Tribunal superior de Justicia de Navarra resuelva sus recursos. En palabras de Pablo Iglesias, aunque su formación es “contraria al populismo punitivo”, es “obvio que tenemos un problema con los jueces y con el derecho” cuando se trata de cuestiones de género. El dirigente de Podemos se comprometió a que, si llega a la Moncloa en 2020 , realizará las modificaciones legales pertinentes e impulsará que los “jueces y las juezas reciban formación en perspectiva de género”.

La llegada masiva de migrantes a las costas españolas también fue otro de los ejes de su intervención, incidiendo en el hecho de que el foco mediático sobre la llegada del buque Aquarius invisibiliza la llegada a las costas de otros muchos migrantes que no corren la misma suerte.

La reivindicación de la memoria de las víctimas del franquismo y la retirada de distinciones concedidas por el franquismo centraron buena parte de su intervención. Pablo Iglesias anunció en “primicia” que había logrado arrancar el compromiso del PSOE para retirar la condecoración del “torturador y malnacido Billy el Niño”. Pablo Iglesias invitó al PP a abandonar sus lazos afectivos con el franquismo afirmando que “no se puede ser demócrata sin ser antifascista, que lo escuche el PP”.

El acto concluyo con una foto de familia y un sonoro “Si se puede”, tras reivindicar el secretario general del partido morado que “Podemos es la formación política que más se parece a España”.

No hay comentarios