Salida de los grupos de Sevilla, Salamanca y Valladolid de Caravana Abriendo Fronteras camino de Salt. FOTO: ÚC
Salida de los grupos de Sevilla, Salamanca y Valladolid de Caravana Abriendo Fronteras camino de Salt. FOTO: ÚC

Hoy viernes, a las 7 de la mañana, han puesto rumbo a Italia los activistas vallisoletanos de la Caravana Abriendo Fronteras con el objetivo de denunciar las políticas migratorias, económicas, comerciales y medioambientales de la UE.

Este año la Caravana Abriendo Fronteras pone el foco en Italia, una importante y peligrosa vía de entrada para las personas que se desplazan. Este país además está jugando un papel clave en el diseño de acuerdos de externalización de fronteras con Libia y otros países, donde se violan sistemáticamente los derechos humanos. Además, el nuevo gobierno italiano se ha convertido en referente de las políticas antiinmigración que aumentan el racismo y la xenofobia en las sociedades europeas y el ascenso de movimientos y fuerzas políticas de extrema derecha.

“Queremos denunciar los acuerdos de retorno y readmisión con terceros países que no respetan los derechos humanos. Ninguna persona debe ser enviada a un país en el que puede sufrir tortura, persecución o amenazas a su vida. La externalización de fronteras y los acuerdos de retorno y readmisión no solo benefician a gobiernos corruptos que no garantizan los derechos humanos, sino también a mafias a veces ligadas a las élites políticas de esos mismos países o que actúan con su connivencia. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha manifestado su preocupación por esta práctica comunitaria de externalizar sus políticas migratorias”, explican los participantes en este viaje que tuvo como destinos Grecia en 2016 y Melilla en 2017.

“Queremos  también denunciar el hostigamiento y la criminalización de las personas y organizaciones solidarias con las personas migrantes. Uno de los últimos ejemplos es la ley aprobada en Hungría, una ley que criminaliza y castiga con penas de hasta un año de cárcel a los individuos o grupos que ayuden a personas inmigrantes en situación irregular, incluso si esa ayuda es para asesorarles e informarles sobre cómo solicitar asilo”, denuncian antes de manifestar que “las políticas exteriores europeas están generando un estado de excepción respecto a los derechos humanos consagrados por el derecho internacional”.

“Esta terrible e indecente merma de los estándares de protección de los derechos humanos instaura una situación de vulneración sistemática de la normativa nacional e internacional en materia de protección de los derechos más fundamentales de las personas migrantes. El Mediterráneo convertido en una gran fosa común o la compra y venta de hombres y mujeres migrantes en Libia son los ejemplos más crudos de esta realidad”, relatan con crudeza.

A esto se le une “un ingente y constante crecimiento del gasto en materia securitaria y de control fronterizo, lo que está generando un “negocio de las fronteras”, del que se benefician un grupo reducido de empresas que acapara la mayoría de las licitaciones públicas en esta materia”.

“Europa está muy lejos de ser el principal destino para personas refugiadas y migrantes. La inmensa mayoría busca refugio u oportunidades en su propia región. Según datos de ACNUR, ninguno de los principales países de recepción de refugiados y refugiadas está en Europa. Además, los Estados miembros de la UE no han cumplido ni de lejos sus compromisos de reubicación y reasentamiento de personas refugiadas”, denuncian los participantes en esta caravana de marcado carácter feminista: “Queremos hacer visible la presencia de las mujeres en los procesos migratorios. Queremos insistir en que las mujeres son protagonistas y sujetos políticos. Muchas inician su experiencia migratoria como una estrategia de resistencia ante situaciones de pobreza, exclusión y violencias en sus países de origen. Pobreza, exclusión y violencias a la que también hacen frente durante el tránsito y en los países receptores”.


Contenidos relacionados:

Crónicas vallisoletanas del viaje a Grecia (y IV)

Crónicas de la Caravana Frontera Sur: De Valladolid a Sevilla.

No hay comentarios