Fábrica de Renault en Valladolid. FOTO: Nacho Gallego
Fábrica de Renault en Valladolid. FOTO: Nacho Gallego

La multinacional francesa Renault ha dado marcha atrás y ha decidido mantener el tercer turno en Valladolid después de haber suprimido ya el de la factoría de Palencia. La compañía justifica su decisión en la buena marcha de las ventas del modelo Captur.

La noticia fue traslada ayer por la empresa a los sindicatos que forman parte de la Junta de Portavoces del Comité Intercentros, algo que ha molestado especialmente al sindicato Trabajadores Unidos, que considera una “falta de respeto” y un “atentado contra la libertad sindical” de la organización que la noticia fuera comunicada en ese foro y no en el Comité Intercentros. “Se ha cometido una discriminación sindical”, entienden en Trabajadores Unidos, sindicato que estudia ya una posible denuncia contra la empresa como ya hizo en 2015 por motivos similares obligando a la empresa a rectificar.

El anuncio del mantenimiento del tercer turno en Valladolid ha sido recibido positivamente por los dos grandes sindicatos mayoritarios , CCOO y UGT, que se han limitado a criticar con cierta dureza la “imprevisión” con la que parece haber actuado la empresa al anunciar la supresión completa de un turno que finalmente no se llevará a cabo.

Para CGT la noticia demuestra que “no era necesario retirar el turno de noche”, ya que “las previsiones de fabricación eran totalmente erróneas”. Otro de los motivos que ha empujado a la empresa a tomar esta decisión, según CGT ha sido, “sin lugar a dudas, la huelga convocada por CGT, que amenazaba peligrosamente la paralización de la factoría de montaje para este sábado 28 de julio”. “Hacía años que Renault no se enfrentaba ante una situación como esta, hacía tiempo que no temía tanto una movilización de los trabajadores y las trabajadoras. La huelga ha abierto el melón en muchos aspectos: se ha creado conciencia de lucha, la plantilla ha entendido que era una huelga totalmente lógica y de sentido común, los medios de comunicación han señalado el comportamiento poco ético de Renault y eso la ha desgastado mucho. El conjunto de la ciudadanía se ha hecho eco de lo que aquí dentro estaba sucediendo, y señalaban a la multinacional del rombo como destructora de puestos de trabajo después de recibir subvenciones cuyo origen es el bolsillo de todas y todos. Esto ha provocado que se abra un debate político en las instituciones. Las empresas auxiliares y proveedoras se han visto arrastradas por esta situación y han sido miles los puestos de trabajo que han quedado pendientes de un hilo; ahora, esa destrucción de empleo se verá frenada (no en su totalidad). Todo ello ha sido motivo más que suficiente para que Renault haya dado marcha atrás en sus pretensiones”, interpreta CGT mientras la dirección de la empresa ha llegado a calificar esta movilización como “residual”.

El sindicato, con el mantenimiento del tercer turno, da por desconvocada la huelga en las factorías vallisoletanas, pero no así en la de Palencia. “Queda demostrado que mediante la movilización es posible cambiar el curso de los acontecimientos. Hemos ganado una batalla pero no la guerra”, sostiene CGT.


Noticias relacionadas:

Renault oculta la merma de producción por la huelga contra la desaparición del tercer turno

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios