El consejero de Educación de la Junta de Castilla y León, Fernando Rey. Foto: JCyL
El consejero de Educación de la Junta de Castilla y León, Fernando Rey. Foto: JCyL

La Consejería de Educación ha provocado que decenas de profesores presenten multitud de recursos contra los múltiples errores registrados en los listados de profesores interinos de secundaria para el curso 2018-2019 en Castilla y León. Los sindicatos denuncian que se han publicado hasta tres listados y en todos ellos se incluyen errores que no pueden ser imputados a los participantes en las oposiciones: No se incluyó a quienes se habían presentado en otras CCAA y que ya formaban parte de los listados de interinidad de Castilla y León, no se incluyó la puntuación de oposición, no se baremó bien la experiencia acreditada...

“Entendíamos que los errores se podrían subsanar y los listados definitivos serían correctos. Ante nuestro asombro no sólo han seguido saliendo listados con errores sino que a la “tercera no va la vencida”: seguimos detectando errores graves que se deben subsanar. Estamos ante una situación que puede llevar a un docente interino a obtener o no una plaza, a pesar de que después se reconozca el error. No podemos dejar pasar esta situación sin exigir a la administración que solucione de oficio estos problemas, se han presentado los recursos correspondientes y no han sido atendidos ahora sólo queda el recurso de reposición que pedimos que se atienda a la mayor brevedad y antes de sacar un cuarto listado definitivo”, denuncia STECyL-i.

En la misma línea, CCOO exige a la Consejería que “dé la cara y asuma responsabilidades por los múltiples fallos habidos en la baremación de las oposiciones a docentes”. “Solicitamos a Educación que identifique a las personas que han originado este modelo de convocatoria fallido y se diriman las responsabilidades a que hubiera lugar”, reclama en un comunicado en el que relatan que “el proceso derivado de la convocatoria de oposiciones y baremación ha concluido, no sin dejar un sinfín de incidencias”. “Empezaron por múltiples dudas derivadas de la novedad de la propia convocatoria y pasaron por la controvertida configuración de los tribunales y la arbitrariedad de las pruebas prácticas de la fase de oposición. El final de dicho proceso ha culminado con irregularidades generalizadas, pendientes aún de resolver, en el proceso de baremación para formar parte de las listas de interinos e interinas”.

“Desde esta Federación, y después de haber constatado a través de las personas participantes en este proceso los reiterados problemas derivados del mismo, creemos que el origen de muchas de las incidencias se sustancia en este modelo de convocatoria. Ya de inicio generó muchas dudas no resueltas adecuadamente, y especialmente las relacionadas con la baremación ordinaria o simplificada. De aquellos polvos estos lodos, ya que después de tres listados de baremación y sus correspondientes plazos de reclamaciones, todas ellas concluidas sin éxito, las personas participantes se encuentran inmersos en un proceso generalizado de recursos de reposición. El plazo finaliza poco antes de que el AIVI (Adopción Informatizada de Vacantes para Interinos, o en ‘Roman Paladino’, procedimiento de adjudicación de vacantes para interinos) determine la adjudicación de las vacantes, a tenor de una baremación errónea, que, de no corregirse adecuadamente, conducirá a otra situación catastrófica”, vaticina CCOO.

No hay comentarios