Aspecto de la Plaza Mayor durante el concierto de OT
Aspecto de la Plaza Mayor durante el concierto de OT

Tal y como reconocía el alcalde, Óscar Puente, el concierto de Operación Triunfo durante las fiestas de Valladolid “ha puesto a prueba los límites organizativos que tenemos”, con miles de personas esperando durante todo el sábado para poder verlo, ni siquiera para hacerlo desde las primeras filas. Aunque estaba previsto que el aforo de la Plaza Mayor se desbordase, parte de los accesos se cerraron y hubo más de 40 lipotimias en las inmediaciones del escenario, convirtiéndose la zona VIP anexa a éste en un “hospital de campaña improvisado”.

A las nueve de la noche tuvo que cerrarse ya la calle Santiago, y poco después lo mismo ocurrió con Ferrari y Lenceria: “Está claro que si lo que queremos es traer este tipo de conciertos nos exponemos a que se produzca un lleno de estas características”, subrayó Puente, destacando que pese a este colapso “la gente salió muy contenta”.

“Muchas chicas jóvenes pasaron demasiadas horas allí”, lo que conllevó más de 40 lipotimias en el entorno del escenario, pese a que se repartió agua durante la espera o incluso un camión de bomberos refrescó la espera, convirtiéndose la zona VIP de la plaza en un “hospital de campaña improvisado” para atenderlas. No obstante, ha celebrado que además de estos episodios “que no son cosas graves” no hubo ningún incidente destacable más.

El alcalde se muestra también satisfecho por el hecho de que haya podido verse de forma gratuita un espectáculo que el público de Madrid "tuvieron que ir al Bernabeu y pagar para verles", aunque ya pasaron antes del verano a taquilla por Valladolid. Para el resto de las fiestas, espera que continúen con “productos musicales y culturales tan buenos como el que vimos ayer en la Plaza Mayor”.

No hay comentarios