La Pucelona saliendo de Plaza Zorrilla. FOTO: Gaspar Francés
La Pucelona saliendo de Plaza Zorrilla. FOTO: Gaspar Francés

Era el segundo año que se lo proponían y han vuelto a lograr estar un día completo, 24 horas, pedaleando por Valladolid. La convocatoria lanzada por la Asamblea Ciclista de Valladolid consistía en, por relevos, recorrer ininterrumpidamente un circuito desde las 18 horas del sábado a la misma hora del domingo. Esta iniciativa pretende valorar la bicicleta como medio de transporte, mismo objetivo que la Pucelona que ha dado el último relevo o la Masa Crítica que recorrió el sábado las calles de la ciudad.

El último relevo de estas 24 horas pedaleando en Valladolid lo ha dado la Pucelona, una convocatoria que se estrenó en 2012 para dar respuesta a la pregunta “¿Cuántas bicicletas caben en Valladolid?”. La de este año ha congregado a casi un centenar en la Plaza de Zorrilla que han dado la vuelta al recorrido previsto que ha discurrido por el Paseo de Zorrilla, el barrio de Delicias, Circular o Rondilla, hasta volver de nuevo al punto de partida y poner fin a un día entero dando pedales.

“La gente ha respondido”, asegura Manuel Ortiz de ASCIVA, recibiendo incluso mensajes de última hora consultando en qué turnos podrían participar. Aunque toda ayuda es poca para lograr estar 24 horas en bici por Valladolid: “Nos hubiera gustado que hubiera ido mejor porque ha habido horas complicadas”, como los relevos a las siete de la mañana o incluso las tres de la tarde, solventándolo entre los propios organizadores para que la iniciativa pudiera lograrse.

Aunque celebra que no ha habido ningún incidente reseñable durante estas 24 horas en bici, lamenta que durante su día a día aun perduren algunos conflictos: “Hay gente que cree que las calles solo son para ellos”, reclamando que “mal que pese tenemos que compartirlas, los ciclistas tenemos que respetar las normas de tráfico pero también la gente que va en coche tiene que entender que son para todos”.

Éste es también el objetivo de la Masa Crítica, una marcha reivindicativa que recorre las calles de la ciudad en bicicleta el primer viernes de cada mes, y que, excepcionalmente, durante la tarde del sábado acompañó las 24 horas en bici. “La bicicleta no es solo para una semana al año o el día sin coches”, recuerda Manuel asegurando que para este colectivo son “todos los días del año, es nuestro medio de transporte”.


Noticias relacionadas

Dieciséis años pedaleando y reivindicando un espacio para la bicicleta en la ciudad

Las calles de Valladolid vuelven a llenarse, por una mañana, de bicicletas

La importancia de dar pedales en la Semana Europea de la Movilidad

No hay comentarios