Participantes en la manifestación contra el maltrato animal. Foto: úC
Participantes en la manifestación contra el maltrato animal. Foto: úC

Una multitudinaria manifestación ha recorrido hoy las calles del centro de Valladolid para expresar su repulsa al maltrato animal y exigir un endurecimiento de las penas para los maltratadores. La indignación tras el ‘caso Cooper’, -el perro de acogida cuyos dueños mataron y encerraron durante tres meses en la cocina del domicilio en el que convivían con una niña de corta edad- ha conseguido unir, gracias a la asociación Defaniva, a buena parte de la comunidad animalista en una movilización respaldada por cerca de una veintena de organizaciones, colectivos e incluso tiendas para mascotas y otros establecimientos de la ciudad.

En la protesta también han sido protagonistas multitud de perros convenientemente custodiados, atendidos y utilizados para portar carteles exigiendo justicia para Cooper. Sus ladridos han servido de fondo a las consignas para exigir “el fin de las jaulas” o la "inclusión en el Código Penal del Maltrato Animal".

La presidenta de Defaniva, Tatiana Díez, organización que intenta personarse como acusación particular contra los dueños del perro Cooper, ha sido la encargada de dirigir la manifestación y de recordar, al término de la misma, casos de abandono en contenedores o de desnutrición. También ha anunciado que no pararán, usando la vía judicial o mediática, hasta conseguir que se haga justicia en el caso Cooper, denunciando una vez más que hay miles de casos de abandono y maltrato que se producen cada año sin que acaben traduciéndose en penas de cárcel para sus responsables.

Apoyando la convocatoria de DEFANIVA, han secundado la movilización Propatas; la Protectora Legado de Fénix; Acción por el Rescate de los Desfavorecidos; CES Arroyo Valladolid; Valladolid Felina, la Protectora Animalejos, de Segovia; la estación de los gatos de Valladolid; Dignidad Animal Vallisoletana; la protectora local Patitas Callejeras; Defensa Animal Palentina; la ONG Ronroneos; la Protectora y Santuario Scooby, de Medina del Campo; Entre Huellas y Bigotes; la protectora toledana Por los Pelos y la asociación SOS Setter, entre otros.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios