Los vecinos de Rondilla abarrotaron la sala del centro cívico para escuchar la charla de Javier Gutiérrez sobre el polvo negro. Foto: úC
Los vecinos de Rondilla abarrotaron la sala del centro cívico para escuchar la charla de Javier Gutiérrez sobre el polvo negro. Foto: úC

El barrio de Rondilla es otro de los afectados por la contaminación por polvo negro que desde hace ya más de un año soporta la zona norte de la ciudad. Así se ha puesto de manifiesto en la multitudinaria Asamblea Informativa organizada por la Asociación Vecinal en la que Javier Gutiérrez, portavoz de Ecologistas en Acción, ha explicado de forma pormenorizada todos los pasos que se han dado desde que se detectó el problema.

Distintos vecinos de Rondilla, como ya han hecho los de la Asociación de Vecinos Fuente Berrocal, las Comunidades de Propietarios De La Galera, la Asociación de Vecinos Los Comuneros de La Victoria, la Asociación de Vecinos Puente Jardín, la Asociación de Vecinos La Isla del barrio de La Overuela, la Asociación de Vecinos Feria De Muestras de Huerta del Rey o también La Victoria, han relatado cómo de un tiempo a esta parte el polvo se acumula en sus galerías, terrazas, en el alféizar de sus ventanas…

Todos ellos han acordado sumarse al grupo de trabajo que de la mano de Ecologistas ha denunciado ya este caso ante el Ayuntamiento y la Junta de Castilla y León, administración esta última que es quien tiene las competencias en la materia. Como primera tarea se han marcado seguir recopilando material gráfico que acredite la existencia de este polvo negro y cuyo origen la Consejería de Medio Ambiente de la Junta sigue sin localizar.

En se intervención Javier Gutiérrez ha indicado que las primeras denuncias sobre la presencia de polvo negro en la zona norte de Valladolid se remonta a hace seis años, cuando llegaron a Ecologistas la primera denuncia de una vecina de la urbanización Fuensol, que finalmente no tuvo continuidad ya que la vecina solo ocupaba la vivienda unos meses al año.

Sin descartar ninguna de las posibles fuentes de contaminación (ya se ha apuntado directamente a Lingotes especiales, pero en la zona también opera la factoría de Michelin), Javier Gutiérrez se ha referido a estadísticas oficiales referidas a la primera de estas empresas que ponen de manifiesto que en el año 2017 incrementó en más de un 10% la emisión de partículas sedimentables.

También ha relatado cómo la propia Junta, en algunas de las reuniones mantenidas, han llegado a reconocer que en algunas de las inspecciones giradas a Lingotes Especiales se encontró en el suelo el captador de partículas que debería estar colocado y en perfecto funcionamiento. En otra visita, en este caso de técnicos municipales, también se pudo comprobar cómo alguno de los “filtros de manga” de los hornos “estaba rasgado”, lo que obligó a la Junta a forzar a la empresa a su reposición.

Gutiérrez, que en su intervención apuntó que “no es descartable que la Fiscalía acabe interviniendo”, señaló que esta no es una situación tolerable y que la Junta debe “redoblar esfuerzos para localizar el foco, analizarlo y tomar medidas cuanto antes”.

Equipos del nuevo laboratorio móvil del Ayuntamiento.
Equipos del nuevo laboratorio móvil del Ayuntamiento.

A la Asamblea Informativa convocada por la Asociación Vecinal Rondilla han asistido la concejala de Medio Ambiente, María Sánchez y el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia. Sánchez ha intervenido para anunciar que nuevo laboratorio de despliegue móvil que ha adquirido el Ayuntamiento tendrá como primera misión analizar y tratar de concretar el origen de las emisiones de polvo negro en la zona Norte de la ciudad.

El laboratorio, en el que se han invertido 384.000 euros se irá localizando en diferentes lugares de la ciudad de Valladolid en campañas de medición para conocer mejor la calidad del aire de la ciudad, así como para investigar posibles episodios o el grado de afección de determinadas emisiones industriales.

“Desde la concejalía de Medio ambiente iniciamos el desarrollo de un laboratorio con la capacidad de moverse por la ciudad. Es decir, poder medir la calidad del aire, más allá de las estaciones fijas que ya disponemos en Valladolid. Además, este laboratorio va a poder medir otro tipo de contaminantes. Calculamos que esté listo en dos semanas”, ha comentado la concejala de Medio Ambiente, María Sánchez.

Según fuentes municipales, los datos que se obtengan con este laboratorio móvil, se integrarán en tiempo real junto a los de las demás estaciones de la RCCAVA, para facilitar la previsión y modelización de cada episodio de contaminación.

Hoy ha tenido lugar la recepción formal del último instrumental adquirido, y a partir de este momento, el laboratorio estará durante una semana y media aproximadamente en proceso de calibración y validación de todo su instrumental, así como de las comunicaciones con el servidor de la RCCAVA, al concluir estas iniciará su primer despliegue urbano.

La semana que se procederá a la recepción formal del nuevo aparato, y a partir de este momento, el laboratorio estará durante una semana y media aproximadamente en proceso de calibración y validación de todo su instrumental, así como de las comunicaciones con el servidor de la RCCAVA, al concluir estas iniciará su primer despliegue urbano.


Noticias relacionadas:

Un año después la Junta sigue sin concretar la procedencia del polvo negro que soporta la zona Norte de Valladolid

 

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios