Participantes en uno de los talleres de la Casa Feminista de Valladolid en la Pasarela de Adrede
Participantes en uno de los talleres de la Casa Feminista de Valladolid en la Pasarela de Adrede

El pasado septiembre, después del parón veraniego, la asamblea para la Casa Feminista de Valladolid ha retomado su actividad para cerrar los últimos flecos antes de rubricar el acuerdo definitivo con el Ayuntamiento. Para ello, han creado una “asociación instrumental” llamada Cuarto Propio, imprescindible para culminar este proceso y uno de los últimos pasos antes de poder entrar al fin en su futuro hogar común.

Con la creación de la “asociación instrumental” Cuarto Propio, uno de los pasos necesarios para poder firmar el acuerdo con el Ayuntamiento, y una vez revisados algunos errores o inconcreciones en éste, aseguran haber alcanzado “un cierto acuerdo”. Desde la asamblea para la creación de la Casa Feminista de Valladolid están a la espera de una respuesta para fijar la próxima reunión con la concejalía de Igualdad. No obstante, según sus previsiones, el espacio no estará disponible antes del próximo 2019.

Como ya acordaron, la casa estará ubicada en la que la fuera casa del conserje del Colegio Público Cardenal Mendoza, en la calle Panaderos, aunque aseguran que antes de entrar es necesario acometer una serie de obras para que el lugar sea accesible a personas con diversidad funcional.

Sesión de trabajo durante una de las asambleas de la Casa Feminista de Valladolid
Sesión de trabajo durante una de las asambleas de la Casa Feminista de Valladolid

Según cuentan, a las últimas asambleas celebradas en septiembre y octubre han asistido “muchas caras nuevas” ahondando en la heterogeneidad del grupo, tanto de edades como de planteamientos o propuestas, por lo que siguen animando a acudir a sus asambleas y seguir trabajando en la construcción de este espacio.

Aunque el acuerdo aun no esté firmado, la comisión de trabajo encargada de planificar las actividades continúa su actividad. Entre otras labores, se encargan de elaborar el presupuesto necesario para cada propuesta ya que, dentro de los principios de la casa, han acordado que si alguien acude a impartir un taller, por ejemplo, su trabajo ha de ser remunerado.

Entre las actividades que ya están preparando está una fiesta bajo el eslogan “Si no puedo bailar, ésta no es mi revolución” este mismo octubre, un taller de introducción a la pornografía feminista que anuncian será “interesantísimo”, otro de “defensa contra cuñaos”, de cara al periodo navideño, además de uno de “autodefensa sobre el suelo”. Además, barajan otras ideas como análisis de estereotipos, lenguaje inclusivo, autoestima y salud, sexualidad, poesía feminista, urbanismo o empleabilidad, además de grupos de lectura, cine o teatro.


Noticias relacionadas

El colegio Cardenal Mendoza principal candidato para albergar la Casa Feminista de las Mujeres

La asamblea para la creación de la Casa de las Mujeres une al feminismo de Valladolid

Aun a falta de paredes, la Casa Feminista de Valladolid comienza a funcionar

No hay comentarios