El secretario regional de Podemos, Pablo Fernández. Foto: úC
El secretario regional de Podemos, Pablo Fernández. Foto: úC

Para Podemos, la Comisión de Investigación sobre la actuación, gestión y supervisión de las Cajas de Ahorro de Castilla y León buscaba dar respuesta a las demandas de “sobre todo” los afectados por su “mala administración”. Sin embargo, para Pablo Fernández: “Un partido no puede ser juez y parte en una comisión de investigación, como sucede con PP y PSOE. Es un timo”, ha asegurado el secretario general de Podemos Castilla y León en la exposición de sus conclusiones. Alude también a los incumplimientos de la Junta en su “deber de vigilancia y supervisión y de poner en conocimiento del Banco de España la situación”.

Tal y como adelantó últimoCero la pasada semana, en el desplome y fracaso de las Cajas de Ahorro en Castilla y León “fue determinante la excesiva exposición al mercado inmobiliario y el modo en que se hizo” según José Sarrión, procurador de Izquierda Unida. Culpa a los “delirios de grandeza de los gobernantes más ineptos que podamos imaginarnos y que amarraron las Cajas a sus negocios inmobiliarios tanto dentro como fuera de nuestro territorio”. Sarrión apunta que “resultaría imprescindible, ante la irreversibilidad de lo acontecido, al menos, inhabilitar para el ejercicio de cargos públicos, a todo aquel o aquella que fueran miembros de los Consejos de Administración de las Cajas de Ahorros de Castilla y León”.

Manuel Mitadiel, procurador de Ciudadanos y presidente de la Comisión de Investigación, ha concluido que “el comportamiento de los tentáculos de los partidos y sindicatos en las Cajas fue gravemente irresponsable en un entorno de rapacidad”. Mitadiel asegura que “el comportamiento del entorno de las Cajas puede ser calificado en numerosos casos de rapacidad”, recordando los “consejos de administración en Nueva York, cursos de formación en la Patagonia o Venecia, con regalos de collares de cristal de murano, conciertos de piano a 150.000 euros cada uno, sueldos de cientos de miles de euros, prejubilaciones millonarias, e inversiones irresponsables impulsadas por la megalomanía o las relaciones personales”.

El PSOE culpa al “virus” del ladrillo “inoculado por el Gobierno Aznar”, según su portavoz en la comisión Óscar Álvarez. “La Junta miró para otro lado”, aseguró Álvarez añadiendo que el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Culpa también al PP y las “recetas liberales” de acabar con el "modelo social con más de un siglo de tradición" de las Cajas de Ahorro.

No hay comentarios