Protesta de CGT por despidos en San Cayetano a las puertas de la Inspección de Trabajo. Foto: CGT
Protesta de CGT por despidos en San Cayetano a las puertas de la Inspección de Trabajo. Foto: CGT

CGT se ha concentrado esta mañana, 6 de Noviembre, desde las 10:15 horas, frente a la Oficina Territorial de Trabajo para denunciar los despidos intermitentes que se vienen produciendo en la empresa Industrias San Cayetano en los últimos meses.

Según el sindicato, los despidos intermitentes que se vienen produciendo en la empresa en los últimos meses, despidos que afectan en algunos casos a trabajadores con una antigüedad superior a los 10 años.

Para CGT, resulta evidente que la empresa no tiene argumentos ni justificación ninguna para la rescisión de los contratos. "Simplemente se encuadran en una actitud puramente represiva con el fin de amedrentar a la plantilla y extender el miedo entre trabajadores y trabajadoras", aseguran.

La empresa San Cayetano, ahora en manos del Grupo Hinojosa, fue propiedad de los hermanos Esgueva, uno de los cuales, Alberto, es uno de los principales imputados en la denominada trama eólica que se investiga en los juzgados.

Uno de los grandes beneficiados del esquema orquestado por la Consejería que dirigía Tomás Villanueva,  fue la empresa San Cayetano Wind, que era propiedad de Alberto Esgueva Gutiérrez. Este había sido consejero delegado de ADE Internacional Excal, una empresa pública dependiente de la Consejería de Economía y encargada de la internacionalización de las empresas. Delgado "decidió que a San Cayetano se le asignaran parques cuya potencia eólica sumaran 500 megavatios", el equivalente a la potencia instalada de la nuclear de Garoña. Como se llevaba el 40%, la fiscalía cifra sus megavatios en 200, a un beneficio medio de 230.000 euros, lo que arroja unas ganancias de 47,1 millones de euros.

Y sin embargo, empresas de su grupo familiar, como es el caso de Industrias San Cayetano, mantenían deudas millonarias con la propia Junta de Castilla y León, como desveló últimoCero: mantenía, a finales del año 2014, una deuda millonaria con la Junta de Castilla y León al no haber devuelto las subvenciones que en condiciones “muy ventajosas” le habían sido concedidas, según fuentes conocedoras del procedimiento habitual. La deuda total que la Junta reclamaba a San Cayetano, propiedad de los hermanos Esgueva, alcanzaba los 5.852.175,35 euros.


Noticias relacionadas:

 

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios