Laboratorio de Despliegue Rápido de Control Atmosférico.
Laboratorio de Despliegue Rápido de Control Atmosférico.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y la concejala de Medio Ambiente y sostenibilidad, María Sánchez, inauguraron hoy la puesta en marcha del Laboratorio de Despliegue Rápido, destinado a la investigación del posible origen del “polvo negro” que se ha detectado en la ciudad.

Puente recordó que “hace unas pocas semanas, aprovechando la reunión que celebrábamos con los vecinos y vecinas del barrio de la Rondilla y del Cabildo, anuncié el compromiso de esta Casa en la investigación del posible origen de este polvo negro” y ahora lo se hace realidad con este centro "denominado de Despliegue Rápido por su capacidad de acudir a cualquier lugar urbano en que se requiera, y que con su primera localización esperamos nos sirva para arrojar luz en este proceso de investigación forense sobre el origen de este material".

Pese a esta circunstancia, el regidor explicó que la calidad del aire urbano que respiran las ciudadanas y ciudadanos de Valladolid es buena con carácter general y ello no excluye el hecho de que, en situaciones puntuales, cuando los datos que nos entrega la Red de Control de la Contaminación Atmosférica en la que se integra este Laboratorio, “nos veamos obligados a aplicar las medidas restrictivas que se prevén en el plan de acción ante situaciones de mala calidad del aire”.

“Cuando esto sucede nuestra intervención siempre intenta limitarse en el tiempo de forma que maximizando los beneficios en lo que a la protección de la salud de las personas se refiere, se minimicen las molestias a las imprescindibles”, añadió.

El nuevo laboratorio dispone de las más elevadas capacidades en cuanto a la investigación de la atmósfera se refiere. Su misión inmediata será la de caracterizar zonas urbanas, que, no estando cubiertas por las estaciones tradicionales de la red de control, precisan de campañas temporales que nos señalen la existencia o no de elementos desconocidos. Pero también si ello fuera preciso acudir como laboratorio remoto en auxilio de situaciones de emergencia que pudieran producirse como resultado de incidentes ambientales, tanto en nuestra ciudad como a requerimiento de otras autoridades.

Por su parte, la concejala indicó que el Laboratorio de Despliegue Rápido se suma como una unidad más dentro de la estructura de la Red de Control de la Contaminación Atmosférica “que nos permitirá investigar y caracterizar con una mayor precisión el comportamiento de la atmósfera urbana”.

Asimismo, reiteró que “hemos querido que su primer despliegue sea en esta localización, un poco como zona cero del polvo negro, ya que fueron sus vecinos y vecinas seguidos muy de cerca por los de la Rondilla, La Victoria o Fuente el Sol los que de una manera insistente han llamado a nuestra puerta para denunciar no solo el problema del polvo negro sino también el de emisiones de amoniaco que de forma regular llegan hasta sus domicilios”.

Cuando se emiten contaminantes a la atmósfera, estos casi nunca llevan incorporada la etiqueta “libre de riesgos”. Cualquier emisión industrial de tráfico o incluso doméstica, lleva aparejado un cierto nivel de riesgo para la salud de las personas. Por este motivo existen las normas reguladoras y por ello existen estas redes en numerosas ciudades de nuestra región. “También es responsabilidad de las autoridades la intervención y la investigación para lograr que la calidad del aire que respiramos todos los ciudadanos se mantenga siembre en el nivel más óptimo posible”, concluyó.

El laboratorio permite investigar de una forma eficaz, la práctica totalidad de los contaminantes conocidos a día de hoy usando el mejor estado del arte en cuanto a instrumental se refiere y garantizando mediante los sistemas de aseguramiento de la calidad que la Red tiene implementados, la mejor exactitud y precisión para cada dato obtenido.

A partir de la aprobación del Plan de Acción en situaciones de alerta por contaminación del aire urbano de Valladolid, la Concejalía de Medio Ambiente y Sostenibilidad inició el desarrollo e implementación de un laboratorio con una capacidad multiparametro que pudiera movilizarse y desplegarse a cualquier zona urbana en un plazo no superior a las 7 horas. Los datos que obtiene, se integran ya en tiempo real junto a los de las demás estaciones de la RCCAVA, para facilitar la previsión y modelización de cada episodio de contaminación, lo que mejorará la información a la población acerca de cada evento en tiempo real.


Noticias relacionadas:

Rondilla se suma a los barrios afectados por el polvo negro

 

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios