Residencia de ancianos de Fuentes Blancas.
Residencia de ancianos Fuentes Blancas de Burgos.

La Consejería de Familia de la Junta de Castilla y León que dirige Alicia García pagó en ‘bufandas’ 28.447 € a la directora de la residencia Fuentes Blancas de Burgos durante 2015 y 2016, año este último en el que el centro fue denunciado por los sindicatos por ofertar plazas de auxiliar de enfermería en “condiciones de miseria”.

Según la información oficial en poder de últimoCero, V.R.O. directora del centro asistencial desde que fue nombrada directora (Grupo II, con complemento específico 01) el 21 de mayo de 2013 por la entonces consejera de Familia, Milagros Marcos, ingresó al margen de su sueldo, en concepto de gratificación extraordinaria, un total de 16.186,48 € a lo largo de 2015 y 12.261,42 € en 2016.

Estos pagos, totalmente legales, compensan “servicios extraordinarios prestados fuera de la jornada normal de trabajo, sin que en ningún caso puedan ser fijas en su cuantía, periódicas en su devengo, ni generen ningún tipo de derecho personal de carácter permanente”, señala la normativa.

En el caso de la directora de la residencia Fuentes Blancas de Burgos, los ingresos a lo largo de 2015 fueron de una cantidad fija de 4.046,62 € realizada en cuatro pagos. También fija fue la cantidad ingresada en tres pagos a lo largo de 2016: 4.087,14 €.

¿Qué explicación oficial da la Consejería a este volumen de gratificaciones? ¿Qué trabajos concretos fuera de la jornada laboral se premian con estas cantidades?¿Por qué son periódicas y del mismo importe? Fuentes oficiales de la Consejería de Familia se limitan a contestar: “Las gratificaciones extraordinarias retribuyen, en este caso, las tareas extraordinarias realizadas por la directora fuera de su jornada laboral al tratarse de un centro de atención a personas mayores abierto las 24 horas del día los 365 días del año”.

Otras fuentes de la Administración Autonómica consultadas por últimoCero, entienden sin embargo que estos pagos compensan la diferencia salarial entre puestos iguales debido al distinto nivel de los funcionarios nombrados por libre designación para ocuparlos.

Según la documentación oficial sobre el reparto de bufandas en la Administración autonómica a la que ha tenido acceso últimoCero, el caso de V.R.O. es especial ya que es, con diferencia, la empleada pública que más dinero percibe en concepto de gratificación extraordinaria en la Consejería de Familia que en 2015 y 2016 repartió un presupuesto superior a los 120.000 € entre 24 funcionarios entre los que se encuentran secretarios de altos cargos, jefes de servicio y algún conductor.

Además de la directora de la residencia Fuentes Blancas de Burgos recibieron gratificaciones extraordinarias el director del centro de acogida de Salamanca y la directora de la residencia Ángel de la Guarda de Soria, sensiblemente inferiores en cuantía, aunque igualmente fijas y periódicas a lo largo de 2015 y 2016.

La residencia Fuentes Blancas de Burgos fue objeto de críticas sindicales precisamente en 2016, cuando la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidad, presentó a los representantes de los trabajadores un proyecto de modificación de la plantilla para el personal laboral fijo con el que se pretendían crear 6 nuevas plazas de Auxiliar de Enfermería, con una jornada laboral de solamente 11,66 horas a la semana (2 horas y 20 minutos diarios). CGT, no dudó en calificar como "condiciones de miseria" las contempladas en aquellos contratos que finalmente se reconvirtieron a tres medias jornadas.

Las críticas sindicales en materia laboral continuaron. UGT denunció en junio de 2017 ante la Inspección de Trabajo “malas prácticas” en la residencia al “obligar a los trabajadores de limpieza a ayudar en la cocina” contraviniendo así la normativa sobre higiene alimentaria.

Aclaraciones de la directora de la residencia

La directora de la residencia Fuentes Blancas de Burgos ha remitido a últimoCero un burofax en el que insta a la publicación de las siguientes valoraciones.

“En relación con la noticia publicada por este medio de comunicación el día 16 de diciembre de 2018, informamos al lector: La directora de la Residencia Asistida de Fuentes Blancas ingresó, en concepto de gratificación extraordinaria, un total de 16.186,48 euros a lo largo de 2015 y 12.261 euros en 2016, para alcanzar idéntica retribución que cualquier otro director de residencia de la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León con igual nivel de titulación académica”.

“Desmentimos que UGT denunciara en junio de 2017 ante la Inspección de Trabajo ‘malas prácticas’ en la residencia al ‘obligar a los trabajadores de limpieza a ayudar en la cocina’, contraviniendo así la normativa sobre higiene alimentaria”.

El escrito remitido a últimoCero está firmado por María Victoria Rueda Ortega.

Nota de la redacción de últimoCero

En la información referida al cobro de gratificaciones extraordinarias en la residencia Fuentes Blancas este medio sólo identificó con iniciales a la funcionaria que las cobra como directora del centro.

En la misma información se deja claro que el cobro de estas cantidades es “totalmente legal”, aunque como se indica en la normativa que las regula “en virtud de lo establecido en el artículo 19 de la Ley de Presupuestos Generales de la Comunidad de Castilla y León para el año 2015, sobre Gratificaciones por Servicios Extraordinarios, el personal al servicio de la Comunidad podrá percibir gratificaciones por servicios prestados fuera de la jornada normal de trabajo, sin que en ningún caso puedan ser fijas en su cuantía, periódicas en su devengo, ni generen ningún tipo de derecho personal de carácter permanente”.

En cuanto a la denuncia ante la Inspección de Trabajo presentada por UGT por supuestas malas prácticas, de ella se hicieron eco distintos medios de comunicación de la provincia burgalesa sin que en ellas conste ninguna matización ni rectificación posterior a la que haya podido tener acceso este medio.

Más recientemente, también en la prensa local burgalesa ha informado de que “la Inspección de Trabajo ha señalado como infracción grave la actuación de la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León con sus trabajadores de la Residencia Asistida de Fuentes Blancas y la Residencia Mixta de Personas Mayores Burgos I (Cortes)”. “Tras una denuncia de UGT-FeSP de Burgos, la Inspección de Trabajo ha considerado como falta grave el trato que las direcciones de los dos centros da a sus trabajadores”, se indica.


Noticias relacionadas:

Nuevo intento sindical para desvelar el secreto de las ‘bufandas’ que reparte la Junta

No hay comentarios