Colectivos contra la caza del lobo en Picos de Europa.
Colectivos contra la caza del lobo en Picos de Europa.

Organizaciones ambientales de Asturias, Cantabria y Castilla y León exigen el fin de la persecución al lobo en Picos de Europa y aprovechan la celebración de la reunión del Patronato del Parque Nacional para reclamar a las administraciones competentes el final de los controles de la especie.

Los colectivos (ACENVA, ASCEL, Ecologistas en Acción y Galerida Ornitologos, en el caso de Castilla y León) denuncian que pese a la claridad de la normativa actual “las administraciones gestoras del Parque Nacional de Picos de Europa vienen actuando como si el lobo ibérico no formase parte de los ecosistemas incluidos en dicho espacio, y vienen autorizando anualmente un cupo de “extracción” de lobos, habiendo matado desde 1986 hasta la actualidad 167 lobos de forma legal”, además de los lobos matados, en un número no cuantificado de lobos de forma ilegal, irregular o furtiva.

“Las administraciones autonómicas vienen justificando la autorización de estos controles en los supuestos daños que efectúa el lobo a la ganadería extensiva, sin embargo estas administraciones no han adoptado medidas de manejo del ganado para lograr la coexistencia entre ganadería y lobos, cuya eficacia está ampliamente demostrada. Mientras que los controles se han demostrado ineficaces e incluso contraproducentes para evitar los ataques”, entienden las organizaciones que aseguran que “lo sucedido en las últimas semanas en Cantabria ya roza el paroxismo, cuando son las administraciones públicas las mismas que organizan y jalean cacerías multitudinarias de lobos, sin ninguna transparencia, en las zonas mejor conservadas del Parque Nacional, y con presencia de especies protegidas”. “Matan indiscriminadamente cualquier lobo o loba que se deja ver, y todo ello, únicamente para ganar un puñado de votos”, sostienen los colectivos que, además ponen otro ejemplo de la mala gestión del Parque Nacional de Picos de Europa: “El parque ni dispone de un Plan Rector de Uso y Gestión, ni aparentemente hay intención de disponer de dicho instrumento de planificación, básico en cualquier espacio protegido”. “Las tres administraciones públicas implicadas parecen querer demostrar que no saben que hacer con este lugar. Ni se coordinan ni se dejan coordinar, en buena medida porque están declaradas en rebeldía a los fines promulgados, sino están claramente posicionadas en contra del propio espacio. Ejemplo inequívoco de ello es la práctica de la caza, que se mantiene con la misma naturalidad, tanto en la vertiente cántabra como en la castellano-leonesa del Parque. Esta cuestión demuestra hasta que punto no puede funcionar el Parque como se creó o se mantiene”, denuncian.

No hay comentarios