Seminario Diocesano de Valladolid. Foto: J. A.
Seminario Diocesano de Valladolid. Foto: J. A.

El colectivo ‘Desde Rondilla’ ha presentado ante el Ayuntamiento un documento complementario y ampliatorio a las alegaciones que formularon el 4 de enero de 2019 a la Revisión del PGOU en el que cuestiona el “equivocado y especulativo planeamiento” contemplado para el Área Especial AE-13, Seminario Diocesano. 

“No alcanzamos a comprender por qué razón esta área especial de más de 5 hectáreas se mantiene como suelo urbano consolidado, y no se categoriza directamente en la Revisión como no consolidado, para la obtención de dotaciones urbanísticas públicas al servicio de los vecinos y vecinas del barrio de la Rondilla”, señalan en el escrito registrado en el que solicitan “por la gravedad de los errores que relatamos y en evitación de nuevos incalificables daños especulativos al barrio de Rondilla”, la corrección de la delimitación grafica del Área Especial y su etiqueta, y “una nueva redacción de la ordenanza de zona Área Especial que no de lugar a interpretaciones espurias”.

Los vecinos que integran este colectivo del barrio (Ángel Bayón, Rosa Cáscajo, Ángel Ceballos, Rocío Matilla y Manuel Prieto) sostienen que “las autoridades urbanísticas del Ayuntamiento de Valladolid (ni las del anterior alcalde, León de la Riva, ni la del actual alcalde, Puente Santiago) tuvieron en cuenta que toda la finca es Área Especial y que, por tanto, tuvo y tiene las condiciones de edificación AE, zonificación de Área Especial, regulada por el artículo 483 de las Normas Urbanísticas de la Revisión del PGOU” por lo que “cualquier modificación de los usos y edificabilidades existentes transformaría todo el suelo del Seminario Diocesano de consolidado en no consolidado”.

Area Especial A-13 Seminario nuevo PGOU.

Según apuntan en sus alegaciones al nuevo PGOU, “la ordenación grafica, la línea delimitadora del Área Especial A-13, está equivocada y debe incluirse la totalidad de las 3 parcelas catastrales y registrales que resultaron de la segregación de la finca matriz, que antes constituyeron una única finca de 50.952 metros cuadrados, de titularidad y pleno dominio del Arzobispado de Valladolid”.

Los vecinos insisten en que “la redacción de las condiciones de la zona da lugar a equívocos, AE-13, AE-EQ, dct. Priv, y podría pensarse e interpretarse que, sin transformación de categoría de suelos, pueden desarrollarse directamente en ellos, las condiciones de ordenación y edificación EQ EQ”. Además recuerdan que “la edificación del Seminario Diocesano, calificada como docente privado, tiene ficha registral y catastral, y las dos fincas adyacentes, ambas de uso deportivo privado, también tienen sus propias y específicas fichas registrales y catastrales, bajo una de las cuales existe un inmenso aparcamiento subterráneo, en tres plantas, cuyas 862 plazas de aparcamiento fueron vendidas “sin derecho a vuelo”.

“Del análisis y el diagnóstico global de la Unidad Urbana UU06 Rondilla-Santa Clara. se deduce y prueba reiterada y contundentemente que el conjunto del barrio sufre saturación de edificaciones, altísima densidad constructiva y carencia de espacios abiertos, no teniendo justificación un planeamiento que va a crear expectativas para nuevas construcciones que obviamente aportarán más densificación, asfixia ambiental añadida y consecuentemente más pérdida de calidad de vida”, resumen ‘Desde Rondilla’.


Noticias relacionadas:

Siete colectivos condensan en 46 alegaciones sus reparos a aspectos fundamentales del nuevo PGOU

No hay comentarios