Cartel de
Cartel de "servicios mínimos" en un autobús en una jornada de huelga. FOTO: Gaspar Francés

Los conductores de Auvasa no se han aguantado más y han denunciado ante la Inspección de Trabajo la ausencia de servicios al final y principio de las líneas que está obligando a los trabajadores de la empresa pública a usar domicilios particulares, bares o incluso descampados para hacer sus necesidades fisiológicas.

Así se recoge en la denuncia presentada hoy ante la Inspección por entender que “este problema, que supone un vulneración de los derechos laborales y de la normativa sobre prevención de riesgo, requiere una solución inmediata”. Los trabajadores señalan que el compromiso de la empresa para instalar servicios el próximo mes de marzo no es suficiente.

La denuncia ante la Inspección de Trabajo, que se produce después de que el pasado día 10 de enero se registrara una comunicación a la dirección de la empresa en el mismo sentido, se refiere especialmente a lo que ocurre en la línea 18-19 que une el municipio de La Cistérniga con el barrio de Puente Duero.

“Desde hace varios años la representación sindical de la empresa objeto de esta denuncia hemos venido comunicando tanto en las reuniones del Comité de Seguridad y Salud, como mediante escritos la problemática relacionada con la imposibilidad de que conductores y conductoras de Auvasa puedan realizar sus necesidades fisiológicas durante su jornada laboral en un lugar apropiado; esta situación se acentúa en las líneas de mayor recorrido y duración, cuyo trayecto de ida y vuelta puede tener una duración de más de una hora”, indican antes de denunciar que “en varias ocasiones las trabajadoras se han visto en la necesidad de pedir a particulares poder utilizar el wc de su domicilio, y en múltiples ocasiones trabajadores y trabajadoras se ven en la obligación de tener que realizar sus necesidades en descampados, en la vía pública o en otras zonas no habilitadas para ello”.

“Estas condiciones laborales, a nuestro entender inaceptables, que debemos soportar los conductores día tras día, están provocando una fuerte presión psicológica, además de sensación de humillación, dado que este hecho es evidente que vulnera el artículo 4.2e) del Estatuto de los Trabajadores que establece la obligatoria consideración a la dignidad de las personas”, indican en la denuncia.

Los conductores de Auvasa critican que “a pesar de las reiteradas solicitudes “ por parte de los sindicatos para que la empresa solucione lo que consideran un “grave problema”, aún “no se ha actuado y a día de hoy la empresa continúa posponiendo las medidas para solucionar definitivamente esta situación” con una insuficiente promesa para instalar un wc en el mes de marzo.

No hay comentarios