En la tribuna del público se desplegaron banderas venezolanas durante el pleno. Foto: Gaspar Francés
En la tribuna del público se desplegaron banderas venezolanas durante el pleno. Foto: Gaspar Francés

El volumen del ruido preelectoral aumenta pleno tras pleno camino de la cita con las urnas del próximo mes de mayo. Restan tres sesiones ordinarias y en la de hoy parece que se ha servido solo un aperitivo de lo que será el menú que la oposición está dispuesta a servir en forma de mociones. Aunque sean repetidas, recicladas, manoseadas y hasta autoenmendadas, como ha ocurrido en el pleno celebrado hoy en el Ayuntamiento de Valladolid.

El PP, en su afán por hablar de Venezuela en el pleno, ha acabado promoviendo una autoenmendada moción de apoyo expreso al Gobierno Sánchez por haber reconocido como presidente de Venezuela al autoproclamado presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó. Instantes antes, el portavoz popular, concluyó su intervención en una moción sobre el impuesto al diésel con un “¡Viva Venezuela libre!”.

El portavoz del PP, Martínez Bermejo, levanta el brazo en una votación.
El portavoz del PP, Martínez Bermejo, levanta el brazo en una votación.

La moción inicialmente presentada exigía el reconocimiento que ya se había producido, pero aún así, el PP la mantuvo modificando su contenido. En la tribuna del público se desplegaron banderas venezolanas y uno de los integrantes del público que aplaudió las intervenciones del PP, acabó siendo expulsado por el alcalde.

El debate de la moción que finalmente fue aprobada con los votos del PP, del PSOE, C’s y el concejal no adscrito, Jesús Presencio, no incluyó el término ‘golpe de estado’. Los cuatro concejales de Valladolid Toma la Palabra en el equipo de Gobierno y los tres de Sí se Puede, se desmarcaron.

El concejal de Valladolid Toma la Palabra, Alberto Bustos. Foto: Gaspar Francés
El concejal de Valladolid Toma la Palabra, Alberto Bustos. Foto: Gaspar Francés

“El debate no es lo que hace Maduro sino las motivaciones que llevan a defender las libertades en Venezuela y no en Valladolid, en las manifestaciones por la sanidad y la educación pública… Esto va de codicia, de intervencionismo, de recursos naturales y huele a petróleo. No en nuestro nombre”, dijo el concejal de Valladolid Toma la Palabra, Alberto Bustos.

La portavoz de Sí se Puede, Charo Chávez. Foto: Gaspar Francés
La portavoz de Sí se Puede, Charo Chávez. Foto: Gaspar Francés

La portavoz de Sí se Puede, Charo Chávez, lamentó que tras el reconocimiento de Sánchez a Guaidó, España no va a ser ya aceptada como mediadora en este conflicto y se mostró favorable a adoptar una postura como México o Uruguay. “¿Qué hará España en caso de conflicto bélico?” se preguntó Charo Chávez.

La portavoz de Ciudadanos, Pilar Vicente, llegó a reprochar los concejales del PSOE, Toma la Palabra y Sí se Puede su no presencia en las manifestaciones de apoyo a la autoproclamación unilateral de Guaidó respaldada de forma inmediata por EEUU llegando a asegurar en su intervención que “sólo él puede convocar elecciones” en Venezuela.

Público asistente al pleno desplegó banderas venezolanas. Foto: Gaspar Francés
Público asistente al pleno desplegó banderas venezolanas. Foto: Gaspar Francés

El portavoz del PSOE, Pedro Herrero, acusó al PP de ser incapaz de traer al pleno mociones que afecten a los ciudadanos de Valladolid y acabó preguntando al defensor de la moción, Carlos Fernández si había pedido permiso a su jefe, Pablo Casado, para presentar una moción de apoyo al Gobierno de España. “Guaidó ha felicitado al presidente y Maduro le ha llamado pelele. Eso deja claro dónde está cada uno”, dijo Herrero.

 

Pilar Vicente, portavoz de Ciudadanos. Foto: Gaspar Francés
Pilar Vicente, portavoz de Ciudadanos. Foto: Gaspar Francés

En el pleno celebrado hoy, también se han traído a colación, de nuevo, temas que a fuerza de repetirse son todo un clásico. Es el caso de la moción de Ciudadanos para la revitalización de los Polígonos Industriales y la regeneración del Polígono de Argales que, en distintos formatos, se ha llevado a pleno otras cuatro ocasiones. Fue rechazada.

Lo mismo ocurrió con otra moción popular para instar al Gobierno de España a la eliminación de la subida del Impuesto sobre consumo de carburante diésel. En este caso, tras volver a debatirse por quinta vez, corrió la misma suerte: fue rechazada.

Sí que contó con suficiente respaldo una moción del grupo municipal Sí Se Puede Valladolid para reducir el uso de plásticos en la ciudad de Valladolid.

Vista general del salón de plenos durante la sesión. Foto: Gaspar Francés
Vista general del salón de plenos durante la sesión. Foto: Gaspar Francés

Por unanimidad y sin debate se aprobó el nombramiento del ex alcalde socialista Tomás Rodríguez Bolaños como “Hijo Predilecto” de la ciudad de Valladolid y la concesión de la Medalla de Oro de Valladolid.

Con 14 abstenciones (PP, C’s y el concejal no adscrito) se aprobó la rectificación del Inventario General de Bienes y Derechos del Ayuntamiento de Valladolid, correspondiente al año 2018, así como de los Inventarios de las Sociedades Municipales AUVASA y VIVA; de los Organismos Autónomos

Fundación Municipal de Deportes, Fundación Municipal de Cultura y Fundación Municipal SEMINCI; y de la Entidad Pública Empresarial Local “Agua de Valladolid”.

La concejala de Cultura, Ana Redondo. Foto: Gaspar Francés
La concejala de Cultura, Ana Redondo. Foto: Gaspar Francés

Tanto PP como C´s acusaron al equipo de Gobierno de plegarse a los dictados de Sí se Puede al aprobar la modificación del acuerdo adoptado por el pleno de 12 de enero de 2016, relativo a la clasificación de las entidades vinculadas o dependientes que integran el sector público local del Ayuntamiento de Valladolid.

Con 16 votos a favor y 13 abstenciones se procedió a la aprobación definitiva del Estudio de Detalle de las parcelas FN-3 y FN-4 del ámbito “Las Eras”.

Fue rechazada la enmienda a la totalidad presentada por Ciudadanos y se aprobó finalmente con 13 abstenciones la aprobación inicial del “Reglamento regulador de la Participación en materia de las Artes y Cultura de Valladolid”.

El alcalde, en una intervención del pleno. Foto: Gaspar Francés
El alcalde, en una intervención del pleno. Foto: Gaspar Francés

Preguntas.

El soterramiento volvió a aparecer en el pleno por boca del portavoz del PP, Antonio Martínez Bermejo, que volvió a comparar situaciones de otras ciudades con la de Valladolid. “Intenta excitar agravios comparativos y eso está muy feo”, le advirtió el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia.

También se insistió con las obras de desaparición de los accesos rodados al aparcamiento de la Plaza Mayor. Saravia volvió a tranquilizar a las filas del PP. “Las obras no afectarán a la Semana Santa”.

Sobre la Ciudad de la Justicia, otro de los temas recurrentes de la oposición del PP en las sesiones plenarias, el concejal de Urbanismo, visiblemente cansado, apuntó a la Junta de Castilla y León: “A lo mejor hay alguna administración que nos está dilatando. Fíjese en lo que tardan sus informes. Se está retrasando de forma innecesaria”, dijo el concejal de Urbanismo.

La concejala del PP, Mercedes Cantalapiedra, al preguntar por una convocatoria de subvenciones, escuchó como respuesta una indirecta sobre su intento de hacerse un hueco en las listas electorales del PP por parte de la concejala de Cultura Ana Redondo.

La concejala de Valladolid Toma la Palabra, Rosalba Fonteriz. Foto: Gaspar Francés
La concejala de Valladolid Toma la Palabra, Rosalba Fonteriz. Foto: Gaspar Francés

La pregunta más interesante la formuló la concejala Rosa Hernández. Se interesaba y exigía rectificación al alcalde por haber asegurado en una entrevista radiofónica que durante los gobiernos del PP se pagó “en B” a los mediadores gitanos. La concejala Rafaela Romero dejó claro en su respuesta que en los pagos realizados a los que se refirió el alcalde “no intervino la Intervención municipal”, “no se justificaron bien” y “falta su trazabilidad”. La concejala de Servicios Sociales aseguró que a esa práctica se puso fin en 2016 y se dejó de contratar a personas sin dar de alta como autónomos y sin vinculación con la Federación de Asociaciones Gitanas. Aseguró que hay muchas preguntas aún por responder tras indicar que los pagos por mediación que se justificaban con un recibí y que oscilaban entre 217 y 488 euros por mediación, variaron en función de si los años eran o no electorales.

Otra pregunta repetida. Esta vez sobre los paneles informativos, sirvió al concejal para explicar de forma detallada la dificultad de su puesta en marcha que, por otra parte, se prevé se realice “en breve”.

El pleno concluyó con otra pregunta pidiendo explicaciones sobre la pérdida de una subvención de 1,5 millones para Auvasa que el PP da por perdida y el concejal de Movilidad asegura que aún puede recibirse.

Sobre las 13,15 horas, se dio por concluida la sesión mientras un Cristo sigue presidiendo el salón de plenos.

No hay comentarios