J.G.B. abandona los juzgados tras haber resultado absuelto de atentar contra los agentes en el juicio por la carga policial del 2F de 2014 en la Parrilla de San Lorenzo. Foto: Gaspar Francés
J.G.B. abandona los juzgados tras haber resultado absuelto de atentar contra los agentes en el juicio por la carga policial del 2F de 2014 en la Parrilla de San Lorenzo. Foto: Gaspar Francés

El juicio contra el último de los acusados por la brutal carga policial que tuvo lugar el 2 de febrero de 2014 a las puertas del restaurante La Parrilla de San Lorenzo de Valladolid donde en ese momento estaban comiendo altos cargos del PP que participaron ese día en una convención nacional del partido, se ha saldado con el mismo resultado que el celebrado contra los otros tres acusados: otra inusual absolución ‘in voce’ firme después de que el Ministerio Fiscal haya decidido retirar finalmente su acusación inicial por la que solicitaba 9 meses de prisión por un delito de atentado contra agentes de la autoridad y dos faltas de lesiones. Había sido acusado inicialmente de haber intentado quitar el arma a un policía cuando era reducido por tres agentes.

Ninguno de esos agentes ha tenido hoy que declarar en el juicio contra J. G. B. que a penas ha durado 5 minutos. El Ministerio Fiscal había ya decidido renunciar a la prueba testifical inicialmente propuesta tras la inusual absolución ‘in voce’ que el juez dictó en abril de 2018 en la vista celebrada contra otros 3 acusados por los mismos hechos.

“Sin base acusatoria”, el titular del juzgado de lo Penal 3 de Valladolid ha dictado hoy una sentencia absolutoria que en ese mismo momento ha adquirido firmeza.

En el juicio celebrado contra el resto de acusados el 19 de abril de 2018 el juez, a la vista de los vídeos, las declaraciones de los acusados, los agentes y parte de los testigos de la defensa, aseguró que ya tenía formada su opinión por lo que, con el beneplácito de la fiscalía y las defensas, decidió que era “innecesaria” la declaración del resto que esperaban en la puerta de la sala. El fiscal expuso en sus conclusiones que no formulaba acusaciones contra L. M. H. y J. H. ante la “falta absoluta de pruebas” y que “los hechos no se produjeron en el sentido del escrito inicial de acusación”, quedando automáticamente absueltos. No así contra J. V., dando por cierto que lanzó una patada al jefe operativo y que trató de obstaculizar una detención.

Sin embargo, el juez en una inusual sentencia 'in voce' justo al término del juicio, absolvió también a este último ya que “la declaración del agente no se ajusta a la realidad”, habiéndose confundido de acusado durante la videoconferencia, además de asegurar que “difícilmente pudo interrumpir” una detención en solitario. Aseguró que la versión policial “responde muy poco a lo ocurrido” según los vídeos exhibidos al comienzo del juicio donde “se ve a agentes de la policía dando patadas” a los manifestantes y no al revés. Por todo esto, recordó a los acusados que tienen derecho a solicitar acciones contra los agentes por falso testimonio. Añadió también que “quien estaba interrumpiendo el tráfico era el furgón policial”, desmontando así otro de los argumentos para disolver la concentración mediante la brutal carga policial del 2F.

Tras la denuncia presentada contra el agente, la juez titular de Instrucción 5 ha decidido continuar el procedimiento contra el policía con carné profesional 72339 como presunto autor de un delito de falso testimonio por haber mentido en el juicio.


Noticias relacionadas:

Ningún agente testificará en el juicio contra el último acusado por la carga policial del 2F


Contenido relacionado:


Noticias relacionadas:


Galerías de fotos:

 

No hay comentarios