Teresa Toda. Foto: Directa
Teresa Toda. Foto: Directa

Teresa Toda, ex subdirectora de Egin, condenada a 10 años de cárcel tras el ilegal cierre del diario vasco, sigue siendo periodista y activista por la libertad de expresión y, por tanto, en contra de la ley mordaza. El viernes 1 de marzo, Teresa Toda estará en Valladolid, invitada por el Ateneo Republicano, el viernes 1 de marzo, a las 20.00 horas.

"La ley mordaza es la principal amenaza a la libertad de expresión en España. Se deriva de la legislación que ya estaban aplicando en el País Vasco - restricciones a las manifestaciones, etc. Pero la ley de mordaza está teniendo un impacto especialmente duro en los fotógrafos - no se puede tomar fotos de la policía ahora. Hubo un caso de un joven fotógrafo en el País Vasco que fue multado en unos 600 euros porque tomó una foto de una mujer arrestada. Sólo se ve al policía de espalda, pero eso fue suficiente porque supuestamente estaba 'poniendo sus vidas en peligro'. También se está convirtiendo en un gran negocio en Internet. Hoy en día, cualquiera puede decir 'me ofende' esto o aquello y los llevan a los tribunales: eso ya está sucediendo con bastante frecuencia", declaró recientemente Teresa Toda, periodista que inició su actividad profesional en el diario ABC, hasta  que fue contratada en 1984 para hacerse cargo de la corresponsalía en Madrid de Egin, que había nacido en 1977.

PUESTA EN LIBERTAD DE XABIER SALUTREGI (CAMISETA VERDE) CON TERESA TODA y OTROS EXPRESOS DE EGIN A LA PUERTA DE LA CÁRCEL DE BURGOS.
PUESTA EN LIBERTAD DE XABIER SALUTREGI (CAMISETA VERDE) CON TERESA TODA y OTROS EXPRESOS DE EGIN A LA PUERTA DE LA CÁRCEL DE BURGOS.

En 1989 Teresa Toda fue testigo -estaba cenando con los parlamentarios vascos Josu Muguruza e Iñaki Esnaola- cuando unos pistoleros de extrema derecha atentaron contra ellos; Muguruza murió en el acto. Por razones de seguridad, Egin la llamó al País Vasco.

Diez años después, el 15 de julio, el juez Baltasar Garzón ordenó -dentro de una operación iniciada el 28 de mayo- el cierre del diario Egin y de la emisora Egin Irratia. Más de 250 agentes asaltaron la sede del periódico en el polígono Eziago de Hernani, así como la detención de varios de sus responsables, acusados de "formar parte del entramado delictivo de ETA-KAS".

En el registro, además de inutilizar la rotativa, la policía solo encontró bobinas de papel, fotografías, bolígrafos... "El material que hay en una redacción", declaró  Xabier Salutregi, su director, al que le cayeron 12 años; los últimos en la cárcel de Burgos.

Once años más tarde, el Tribunal Supremo declaró ilícito la clausura del diario. Teresa Toda, que había sido condenada a 10 años, cumplió siete en las cárceles de Salamanca y Córdoba.

Anulada la teoría de que "todo es ETA", que acuñara el juez Garzón para entusiasmo de José María Aznar, la prevaricación no ha sido subsanada. Es más, la Audiencia Nacional acaba de pedir más de 3 millones de euros -inicialmente eran 4,7 millones- al diario Gara -con 20 años de vida- por considerar que se trata de una sucesión de empresa del Egin.

La libertad de expresión, otra vez en juego.

No hay comentarios