Clemente el día en que presentó su dimisión como presidenta de las Cortes.
Clemente el día en que presentó su dimisión como presidenta de las Cortes.

La apurada victoria de la mujer designada directamente por la cúpula de Ciudadanos que dirige Albert Rivera para aspirar a presidir la Junta, Silvia Clemente, ha puesto a las claras la dos formas de entender el concepto “regeneración” que a partir de ahora tendrán que convivir en el seno de la formación naranja.

Según datos oficiales, 1.087 afiliados han participado en este proceso de primarias, de los que 561 optaron por Clemente y 526 por Igea y 7 por la candidata prácticamente desconocida, Vanesa Pérez.

Un exiguo margen de 35 votos que decantan la balanza a favor de la polémica apuesta de la dirección nacional del partido por la ex presidenta de las Cortes de Castilla y León con el PP, que abandonó el cargo y el partido dando un portazo y que en la recta final de estas primarias ha conocido como el TSJ de Castilla y León trasladaba al juzgado sus sospechas de manipulación documental en una subvención concedida a la empresa de su marido cuando ella era consejera de Agricultura.

Pese a que el aspirante no oficialista Francisco Igea (sólo ha contado con el apoyo de Luis Garicano como miembro de la cúpula nacional del partido) no ha querido hacer sangre durante toda su campaña sobre los escándalos que han rodeado y ahora vuelven a rodear la gestión del polémico fichaje de Rivera, lo cierto es que buena parte del partido (a la vista de los datos parece que la mitad de los interesados en la vida orgánica de la formación) no ha ocultado su malestar por esta designación.

Incluso algunos cargos públicos habían anunciado al inicio de la contienda y tras conocer la apuesta de la dirección nacional por Clemente que abandonarían la formación naranja en caso de que se hiciera con la victoria, como finalmente ha ocurrido.

Las críticas internas por lo que han considerado abiertamente un mal ejemplo de “regeneración” no pocos militantes tendrá que convivir ahora en el seno de un partido cuya cabeza de lista para las Cortes es un reciente fichaje que lleva 20 años en política de la mano del PP y que, a día de hoy, sigue estando salpicada por escándalos relacionados con su gestión.

La victoria de Clemente supone un determinante movimiento en el tablero político de la Comunidad, ya que por cómo se fue del PP, con demoledoras críticas contra el partido y especialmente contra su actual líder, Alfonso Fernández Mañueco, se complica sobre manera un hipotético pacto de gobierno con los populares en el caso de que Ciudadanos tuviera la llave de la gobernabilidad en Castilla y León tras el 26 de mayo.

“Cuento con todos los hombres y mujeres valientes de Ciudadanos para llevar el cambio a la Junta de Castilla y León”. Así ha querido agradecer la ya candidata el apoyo mostrado por los afiliados a su candidatura, que ha resultado vencedora en las elecciones primarias.

Silvia Clemente se ha mostrado “muy agradecida” por el “apoyo, la generosidad y la confianza” que los afiliados le han otorgado para “liderar un proyecto de cambio, de oportunidades y de ilusión en Castilla y León” y se ha mostrado confiada en que cientos de miles de castellanos y leoneses encontrarán en Ciudadanos “el proyecto más ilusionante para el futuro de la Comunidad”.

La candidata de Ciudadanos ha prometido que trabajará “desde el primer minuto y sin descanso” para construir “la alternativa al inmovilismo y a la resignación de PP y PSOE” y ha invitado a toda la militancia de Ciudadanos a “apostar por la suma de talento” como eje del camino a recorrer hasta la victoria del próximo 26 de mayo.

“Hoy demostramos que los proyectos colectivos y democráticos ilusionan y movilizan a todos aquellos que sueñan con un futuro mejor: vamos a demostrar que Castilla y León merece una nueva etapa de oportunidades”, ha concluido Silvia Clemente.

Noticias relacionadas:

El TSJ impide al marido de Clemente cobrar dos veces una subvención y ve indicios de "manipulación documental"

No hay comentarios