Isabel y su marido Pedro, durante la lectura del comunicado en la concentración de apoyo celebrada esta tarde en Delicias. Foto: Gaspar Francés
Isabel y su marido Pedro, durante la lectura del comunicado en la concentración de apoyo celebrada esta tarde en Delicias. Foto: Gaspar Francés

El barrio de las Delicias ha arropado hoy a los detenidos el pasado sábado en la Plaza del Carmen a raíz de un altercado en una caseta informativa de la formación ultraderechista VOX en una concentración convocada “por las libertades, por la convivencia social y contra la represión”.

Casi 300 personas se han dado cita en la Plaza del Carmen para mostrar su solidaridad y escuchar cómo el matrimonio que fue detenido, Isabel y Pedro, daban la cara ante sus vecinos para explicar lo ocurrido y reclamar que se ponga freno con votos en las urnas al auge de las ideas radicales que defiende la formación liderada por Santiago Abascal.

Asistentes a la concentración en la Plaza del Carmen en apoyo a los detenidos tras los incidentes con VOX. Foto: Gaspar Francés
Asistentes a la concentración en la Plaza del Carmen en apoyo a los detenidos tras los incidentes con VOX. Foto: Gaspar Francés

“No tengo odio. No he atentado, ni insultado, ni agredido a nadie. Doy la cara porque no tengo nada que ocultar”, ha dicho, con la voz entrecortada, Isabel, recordando lo sucedido, defendiendo su inocencia e imputando a un único agente su detención “por ir a hacerle una pregunta”. “Ojalá no hubiera tenido que estar aquí”, ha señalado antes de apuntar que “hay que seguir creyendo en la Policía que está al servicio de todos”.

Isabel también ha tenido palabras de agradecimiento para el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, que ha criticado públicamente la desproporción de la actuación policial para con este matrimonio. “El alcalde ha sido valiente y ha defendido a los vecinos. Le doy las gracias públicamente”, ha indicado Isabel antes de confiar en que “se haga justicia”. “Sé que soy inocente y que solo quiero la paz para mi barrio”, ha dicho Isabel arrancando un aplauso a los asistentes a la concentración.

Su marido Pedro, también detenido el pasado sábado también ha agradecido públicamente el apoyo vecinal desplegado en forma de concentración esta tarde en Delicias.

En la concentración se han gritado consignas como “la represión no es la solución”; “fuera fascistas de nuestros barrios”; “vuestra represión no nos amedrenta, la historia se escribe con desobediencia”; “Basta ya de violencia policial” o “barrios vivos, barrios combativos” y se ha dado lectura a un manifiesto en que se deja claro que “Delicias ha sido y sigue siendo un barrio de trabajadores y trabajadoras, un barrio obrero con una larga trayectoria de lucha por los derechos democráticos y sociales”. “No podemos permitir que provocadores fascistas vengan a romper la convivencia de nuestros  vecinos y vecinas”, se ha dicho.

“Aunque las diversas crisis han afectado a las condiciones materiales de vida de nuestro barrio y también a algunos aspectos de la convivencia, siempre hemos sabido mantener una forma de vida respetuosa para todos y todas y simultáneamente hemos mantenido un fuerte compromiso con la defensa de los servicios de nuestros barrio y de su calidad de vida. Seria interminable hacer un recuento de todas las actividades que se han hecho en los últimos años con esta finalidad. Algunas fuerzas políticas que son auténticos carroñeros, confunden las dificultades que pueda tener los barrios y el nuestro en particular, con que vayamos a apoyar sus planteamientos inaceptablemente fascistas. Lo ocurrido el pasado sábado en esta misma plaza y la actitud de las patrullas de la policía nacional que aquí se desplazaron, fueron totalmente inapropiadas e impropias de unas fuerzas policiales que tendrían que responder en su actuación a criterios democráticos”, se ha recordado.

Tras los incidentes en los que se produjeron las detenciones, el juzgado ya está instruyendo diligencias por un supuesto delito de odio y atentado contra agentes de la autoridad.

Los detenidos han anunciado ya su intención de presentar una denuncia por la desproporcionada actuación policial que les ocasionó distintas lesiones.

“En este barrio somos muchas las que trabajamos día a día por una convivencia pacífica y respetuosa con todas las personas, no nos interesan las voces que fomentan el odio y el enfrentamiento entre vecinas, aquí queremos enriquecernos con las diferencias, y juntas rechazamos a quienes quieran utilizarnos para sus intereses”, ha sido uno de los mensajes finales de la concentración.


Noticias relacionadas:

“Pensé que vivía en un país libre. Todo lo ha provocado un agente de la Policía”

 

No hay comentarios