Basura en el entorno del Colegio Santiago López de la barriada del 29 de Octubre en Pajarillos. Foto: Gaspar Francés
Basura en el entorno del Colegio Santiago López de la barriada del 29 de Octubre en Pajarillos. Foto: Gaspar Francés

La Asociación de Propietarios de la promoción de viviendas del 29 de Octubre del barrio de Pajarillos han convocado una protesta mañana a las 20 horas en la Plaza Mayor para protestar por la lentitud con la que se está abordando la rehabilitación como nuevo centro social del antiguo colegio Santiago López.

Sagrario, Presidenta de asociación propietarios del 29 de Octubre. Foto: Gaspar Francés
Sagrario, Presidenta de asociación propietarios del 29 de Octubre. Foto: Gaspar Francés

Sagrario, presidenta del colectivo, ha expresado esta mañana su indignación por la situación que presenta el entorno del viejo centro educativo donde no han comenzado aún las obras prometidas. “La última vez que nos reunimos en la alcaldía fue el 2 de enero y nos dijeron que en febrero como muy tarde o en marzo comenzaba la intervención en el colegio pero que para septiembre o octubre estaría ya”, ha comentado esta mañana en medio de un descampado que ahora es literalmente utilizado como vertedero por los vecinos que provocan los problemas de convivencia en la zona.

La portavoz vecinal ha criticado que los programas de acción social que deberían acompañar la rehabilitación urbanística en marcha en el la barriada “deja mucho que desear” cuando “es por ahí por donde se tenía que haber empezado”.

Sagrario también ha expresado sus quejas por la maña calidad de los trabajos de rehabilitación: “Ya que se están gastando los dineros, que se los gasten bien. Donde no había humedades ahora las hay, hay casas que están esperando la colocación de una ventana… un desastre”, ha indicado antes de apuntar también los problemas de convivencia que siguen sin resolverse en el barrio.

El concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, sin ocultar su sorpresa por las críticas vecinales ha indicado que “toda la actuación se ha llevado, hasta la fecha, primero preguntando a los vecinos y vecinas por el tipo de actuación que se podía hacer en la zona” y luego, “en contacto permanente con el vecindario”. “He asistido a no menos de 6 asambleas en el Centro Cívico. A más de 40 reuniones (en Viva, en la Concejalía, en algún local del 29 de octubre y en la alcaldía). He visitado el lugar en innumerables ocasiones (la última, hace pocas semanas, con la presidenta de la Asociación). Y he hablado con todas las personas del barrio o de fuera, que lo han pedido. La Asociación conoce perfectamente, y en su momento, los trámites y problemas que han surgido y por los que se han retrasado algunas obras. Y saben también de los rechazos e incomprensiones que esta actuación provoca en algunos sectores de la ciudad. Y lo fácil que resulta la crítica”, mantiene el concejal de Urbanismo que, anuncia que, “a pesar de todo”, tiene “la convicción de seguir adelante con un proyecto que creemos que es el que se debe hacer. Que fue elegido por los vecinos y vecinas”.

Los problemas, que me consta son puntuales, de la construcción (también hay que recordar las difíciles condiciones en que se ha trabajado), son menores y superables. El plan social también es mejorable, pero el trabajo que están realizando los tres técnicos contratados por Viva cumplen una función imprescindible. Las incidencias en los plazos de ejecución, cuyas causas conocen de sobra, pues se les informa puntualmente; y el contacto con Viva y la concejalía siempre está abierto, se están solucionando”, asegura el concejal.

No hay comentarios