Homenaje a las víctimas del franquismo en el Monumento a los Represaliados del Pinar de la Nava, esta mañana.
Homenaje a las víctimas del franquismo en el Monumento a los Represaliados del Pinar de la Nava, esta mañana.

“Hoy vuelven a temblar los corazones, se vuelve a hablar de banderas, del mito de Covadonga, de la Unidad de España, se enmascara una vuelta al pasado, un retroceso de las libertades, una pérdida de los derechos tan duramente conquistados. Y estos de Vox llenan algún cine, ayer en Oviedo, el lunes probablemente en Valladolid... Tenemos un arma pacífico, nuestro voto, para que no vuelvan, para que no engañen... Hoy es mas necesaria que nunca la Pedagogía, contar lo que pasó hace 83 años. No olvidar. Verdad, Justicia y Reparación. ¡VIVA LA REPUBLICA!”.

Con estas palabras ha concluido esta mañana su intervención Manuel Escarda, candidato del PSOE al Senado por Valladolid, en el homenaje que los familiares y el PSOE han querido brindar en vísperas del 14 de abril, aniversario de la II República, a las víctimas del franquismo en la localidad de Nava del Rey.

Manuel Escarda ha recordado no sin emoción, en el mismo lugar donde fueron asesinados, a las 100 víctimas que se contabilizan en Nava del Rey: “Desaparecidos, sin nombre, sin historia.Los familiares vacíos, vencidos, desarmados. Cien luchadores demócratas que querían justicia y libertad”.

El médico socialista que encabeza la lista al Senado por Valladolid aprovechó su intervención en el sentido homenaje para recordar el caso de Sabina, gran literata y viuda del poeta Blas de Otero a la que conoció en 2004. “Entre lágrimas con mucho pudor, contó por primera vez en público la historia de su padre. Desaparecido como tantos. Era el verano de 1936, su padre había estudiado Ingeniería y trabajaba en Bilbao. Sabina tenía 7 años. Su padre decidió hacer una visita a su abuelo que residía en Cuenca de Campos . Se desplazo hasta allí, en el mismo tiempo que Lorca acudía a Granada, su tierra natal. Llega el Golpe de Estado y una noche los falangistas, incluido un primo suyo, llaman a la puerta de la casa de su abuelo, este abre y forcejea con ellos, los intrusos arrastran con la amenaza de sus armas al padre de Sabina. El abuelo era un conocido comerciante de Cuenca de Campos. Miembro de Izquierda Republicana y autoridad local que imponía respeto. Los sicarios querían darle un escarmiento, le engañaron, le dijeron que se llevaban a su hijo solo para que diera testimonio en el Ayuntamiento de su estancia transitoria en el pueblo. No volvió a aparecer. Desaparecido. Sabina no volvió a saber de su padre. Sabina y su marido, Blas de Otero, el gran poeta social, vinieron a Tierra de Campos en los años 60 ,en una moto contaba ella, volvieron a Cuenca de Campos en el anonimato en busca de algún dato, de algún recuerdo, de la posible localización del desaparecido. No encontraron nada. Una vida truncada, tres hijas y una mujer desoladas y huérfanas de amor, de sustento, de esperanza. Desgraciadamente esta historia es familiar aquí, vuestras familias la vivieron, la sufrieron desgarradas. Hoy han pasado 83 años. Cuántas historias, cuantas vidas segó el Golpe de Estado. Mañana se celebra la proclamación de la II Republica, la ilusión, la democracia, tan duramente rota, ultrajada tan solo 5 años después. La gente como Sabina, como vosotros han sufrido muchos años en silencio, sin esperanza. Murió el dictador , aquel que se hizo enterrar rodeado de sus victimas, como los Faraones egipcios. Llegó la Democracia, 1975, 1978... pero las víctimas siguieron en el olvido. Pasaron 40 años y un presidente socialista, Zapatero, aprobó una Ley contra la Impunidad, sin duda incompleta, pero esperanzadora. Este Gobierno de Pedro Sánchez ha creado una Dirección General de Memoria Histórica, se va a exhumar al tirano, el Estado se hará cargo de les exhumaciones que hasta ahora hemos hecho voluntarios, esperamos que se cree una Comisión de la Verdad”, reclamó Escarda.

No hay comentarios