Pancarta de CNT durante la huelga feminista del (M. FOTO: Gaspar Francés
Pancarta de CNT durante la huelga feminista del (M. FOTO: Gaspar Francés

Para la Policía Municipal los mensajes feministas son “ruidos que alteran la convivencia”, según considera CNT tras la multa que ha recibido una sindicalista por anunciar con megafonía la huelga general feminista del pasado 8 de marzo. Esta denuncia está sustentada en la Ordenanza Municipal para la Protección del Medio Urbano, heredera de la llamada Ordenanza Mordaza del exalcalde León de la Riva y, según el sindicato, fruto del “triste reciclaje de las anteriores ordenanzas mordazas del PP que ha llevado a cabo el actual Ayuntamiento de progreso”.

Como en muchas otras convocatorias, CNT utilizó un vehículo con megafonía para dar a conocer el llamamiento del 8M recorriendo la ciudad: “La intención de usar este medio como parte de los preparativos de una huelga legalmente convocada ya había sido comunicada en un registro oficial”, explican fuentes del sindicato. Según relatan, mientras hacía normalmente su labor, el vehículo fue interceptado en el mediodía del domingo 3 de marzo por una patrulla de la Policía Municipal a la altura de la calle María de Molina, entendiendo que sería una identificación sin trascendencia hasta que su responsable recibió este 5 de abril una notificación de denuncia en la que se le impone una sanción de noventa euros.

Según los policías denunciantes, se habría producido una infracción de la convivencia por hacer difusión de una convocatoria de huelga: “Para los oídos de los agentes, los lemas por las libertad de la mujer son ruidos que alteran la normal convivencia”, lamentan desde CNT asegurando que “no hay ningún fundamento para calificar así las emisiones de nuestro modesto equipo, que no supera los noventa decibelios de emisión, aunque la denuncia lo afirme sin aportar pruebas, y que circulaba por una zona que, conforme al Mapa de Ruido publicado por el Ayuntamiento de Valladolid, es una zona ruidosa que se ubica en un área isófona que abarca desde los 65 a los 75 dB ambiente”.

Tal y cómo denuncia el sindicato, la actuación de los agentes viene amparada por la Ordenanza Municipal para la Protección del Medio Urbano, heredera de la llamada Ordenanza Mordaza del exalcalde León de la Riva y contra la que se vienen movilizado los colectivos sociales agrupados en la Plataforma Ciudadana en Defensa de las Libertades de Valladolid, fruto del “triste reciclaje de las anteriores ordenanzas mordazas del PP que ha llevado a cabo el actual ayuntamiento de progreso”.

“No hay ningún hecho que justifique la aplicación del artículo 12.1 de dicha Ordenanza que figura en la denuncia, salvo que la Policía se ponga de parte de la propaganda machista y considere al feminismo un ruido contra la convivencia. Queda claro que aunque las ordenanzas antisociales se pinten de verde, siempre son lo mismo: una carta blanca para que los cuerpos policiales actúen arbitrariamente contra la libre expresión de trabajadoras y trabajadores que quieren compartir ideas con su vecindario”, denuncian el comunicado de CNT, subrayando que “tenemos más que visto que el rasero de estas actuaciones es doble y más fino por la derecha” recordando las actuaciones policiales contra huelguistas el propio 8M.

Esta es la primera denuncia que reciben por la convocatoria de este año y que se suma a las que ya acumulan del pasado en la que fueron interceptadas en plena pegada de carteles pese a que la huelga estuviera debidamente convocada y legitimada, incluso contra las instrucciones del propio Ayuntamiento a los agentes municipales que se apoyan en la Policía Nacional para hacer uso de las Leyes Mordaza estatales.

Según CNT, que asiste y apoya a la militante denunciada, esta “sanción inaceptable” no es más que la persecución de sus ideas, anunciando que ya ha sido recurrida por la vía administrativa: “Bajo ningún motivo nos vamos a dejar intimidar por estas actuaciones arbitrarias, ni vamos a aceptar que los actos de calle se conviertan en una fuente de ingresos para la arcas municipales. Como tantos otros colectivos y personas, seguiremos alegrando las calles con nuestros actos, y si nos han de multar a todas van a tener que comprar una remesa extra de bolígrafos de refuerzo para rellenar las denuncias. No nos van a callar, porque tenemos mucho que decir”.

No hay comentarios