Carteles de la manifestación antifascista de Valladolid. FOTO: úC
Carteles de la manifestación antifascista de Valladolid. FOTO: úC

Siguiendo la estela de la antigua Coordinadora Antifascista de Valladolid, diversas organizaciones y personas a título individual se han reunido durante la pasada semana en La Molinera para organizar una movilización contra “la extrema derecha y sus diversas expresiones callejeras, policiales, judiciales, mediáticas o financieras”. La manifestación saldrá este 26 de abril, en las jornadas previas a las elecciones generales, a las 20:30 de la Plaza Cruz Verde bajo el lema “Por un Valladolid para todas. Ni un respiro a la extrema derecha”.

“Con esta movilización queremos involucrar en la denuncia pública y la organización popular a todos los sectores que nos veríamos afectados por este proyecto político, que somos una gran mayoría social”, aseguran sus impulsores refiriéndose a la clase trabajadora, mujeres, pensionistas, estudiantes, colectivos racializados y migrantes o personas LGTBI.

Como precedente más reciente, buscan continuar con la respuesta dada en las Delicias tras la violenta detención por la Policía Nacional de varias personas por supuestamente increpar a varios miembros de Vox: "Hasta el sábado creí que vivía en un país libre. Yo no he insultado a nadie. Todo lo ha provocado un agente de la Policía", aseguraba a últimoCero tras los hechos una de las detenidas, con el brazo en cabestrillo por las lesiones producidas durante la intervención.

"Por un Valladolid para todas. Ni un respiro a la extrema derecha” es el lema de esta manifestación que pretenden “combatir la normalización de ciertas ideas y discursos en la sociedad”. No obstante, reflexionan sobre la rentabilización electoral y manipulación que la ultraderecha hace de este tipo de movilizaciones antifascistas estando en plena campaña de las generales, apostando por “obrar con inteligencia”.

Alertan de que, además de la línea consabida ideológica racista, misógina o lgtbfóbica, sus planes de “carácter clasista y ultraliberal” pasan por “acabar con el sistema de pensiones públicas, acabar con los convenios colectivos, abaratar el despido, acabar con la educación y sanidad públicas tal y como las conocemos, destruir el derecho a huelga, bajada de impuestos a las rentas altas, privatización de AENA y ferrocarriles o disminuir el control sobre el precio de alquileres”, además de políticas “directamente liberticidas” como “ilegalización de partidos políticos, endurecimiento del código penal, pistolerismo, derogación de la Ley de Memoria Histórica o ilegalización del aborto”.

La manifestación será el viernes 26 de abril a las 20:30 en la Plaza Cruz Verde, buscando no coincidir con otros actos que se celebraran esa tarde como el mitin del Bloque Crítico para el 1 de mayo o el conversatorio de la Casa Feminista en torno al 8M.


Noticias relacionadas

“Pensé que vivía en un país libre. Todo lo ha provocado un agente de la Policía”

Detenido por increpar a los miembros de una mesa informativa de Vox en Delicias

Delicias arropa a los detenidos por los incidentes con Vox

No hay comentarios