Pilar del Olmo, José Antonio de Santiago-Juárez y Marta López. Foto: JCyL
Pilar del Olmo, José Antonio de Santiago-Juárez y Marta López. Foto: JCyL

Caras viejas para ‘renovar’ una candidatura municipal en la que solo sobreviven dos concejales de la anterior legislatura y, uno de ellos, impuesto por la dirección nacional del partido. Así ha confeccionado el PP no sin tensiones su lista para las municipales en Valladolid que está encabezada por la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo y el vicepresidente de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez, como número dos: ambos llevan más de 15 años ocupando distintos cargos públicos solo en la administración regional.

La lista, en la que aparece como número tres María de Diego, otra vieja conocida de la política regional (directora general de relaciones institucionales de la Junta desde 2007), se completa con el actual presidente de Nuevas Generaciones, Rodrigo Nieto en el número 4 y la imposición de Borja García Carvajal como número 5 por parte de la dirección nacional del partido.

El dedazo de Génova ha puesto al descubierto la división interna del PP provincial, ya que su presidente, Jesús Julio Carnero, ha sido desplazado a la lista de las Cortes, donde ocupará el puesto que se había prometido al actual portavoz parlamentario, Raúl de la Hoz, que ahora será el número 2.

García Carvajal, de la cuerda de Pablo Casado, compitió y perdió las primarias celebradas contra Jesús Julio Carnero, confeso defensor de Soraya Sáez de Santamaría.

Hace falta descender hasta el puesto número seis de la lista para encontrar al actual portavoz municipal del PP en la nueva lista electoral, Antonio Martínez Bermejo. Completan los diez primeros puestos de la lista otra mujer de confianza del vicepresidente Marta López de la Cuesta en el número 7, un ‘recuperado’ Alberto Gutiérrez Alberca (concejal de Urbanismo en la época de Javier León de la Riva), el capitán del VRAC Francisco de Paula y la directora general de Comercio y Consumo, Irene Núñez.

Valladolid Toma la Palabra saca pecho

Coincidiendo con el fin de plazo para presentar las candidaturas, Valladolid Toma la Palabra, ha hecho público un comunicado en el que califica como “poco edificante” el proceso de confección de listas que ha tenido lugar en los distintos partidos políticos, ya que esta formación es la única que concurrirá a las municipales con una lista fruto de un proceso de primarias abiertas.

“Sospechas de pucherazos, saltos de un partido a otro, designaciones a dedo o puestos vacantes cubiertos de mala manera y de mala gana han sido la tónica más frecuente entre la mayoría de las candidaturas. No queda atisbo de aquel fervor por las primarias y la apertura a la ciudadanía que, real o simulada, se pregonaba hace solo unos años. Todo este tipo de prácticas demuestran poco respeto hacia la ciudadanía que se pretende representar”, apunta la portavoz municipal de Valladolid Toma la Palabra, María Sánchez. “No puede ser que los equipos se formen en función de peleas internas, con personas que ayer decían A y hoy defienden B, o cambiando de institución a profesionales de la política que un día están en una consejería, al otro en un Ayuntamiento y el año siguiente en una embajada”, concluye.

El caso más reciente, según Toma la Palabra, es el de la confección de las listas del Partido Popular. “Al fichaje de Pilar del Olmo para el Ayuntamiento de Valladolid, a pesar de su nula vinculación con la política municipal, se han sumado el de otros nombres destacados de la Junta, como José Antonio de Santiago Juárez. Las diferencias internas llevan ahora a Jesús Julio Carnero a tener que buscar hueco en algún ayuntamiento aún por elegir, como si diera igual quien represente a las personas que allí vivan”. “Incluso en el caso de concejales tan pasivos como el señor Carnero, que ni siquiera ha intervenido en un Pleno o Comisión, debería tenerse más respeto por la ciudadanía y no saltar de institución en institución para preservar el cargo político”, indica la portavoz, “parece que estamos inmersos en un juego de sillas, en el que se mueve a las personas de un puesto a otro sin tener en cuenta si se conoce o no un determinado ayuntamiento y sus problemas”.

No hay comentarios