Aspectoq ue presentaba la plaza de Villalar durante la ofrenda a los Comuneros de Izquierda Unida. Foto: Gaspar Francés
Aspectoq ue presentaba la plaza de Villalar durante la ofrenda a los Comuneros de Izquierda Unida. Foto: Gaspar Francés

13.000 personas se han dado cita hoy en Villalar de los Comuneros para celebrar el Día de la Comunidad en un ambiente preelectoral del que no han participado ni los líderes políticos nacionales anunciados ni el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, convaleciente de una afonía.

Un año más, el PP y su comitiva institucional han sido los primeros en llegar a la localidad y también los primeros en comparecer ante los medios para calzar sus mensajes electorales y, sin que se lo llegaran a pedir, su particular balance del debate entre los aspirantes a presidir el Gobierno celebrado ayer. El interés periodístico sin embargo, no estaba ahí, sino en la tortuosa confección de las listas electorales autonómicas y municipales para Valladolid, donde a última hora y en medio de una notable división interna, el presidente provincial del partido, Jesús Julio Carnero, ha sido acomodado en el puesto número 3 de la lista a la alcaldía que encabeza la todavía consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, que ayer había dado por hecho su descarte.

“Me pareció estupendo que Jesús Julio (Carnero) encabezara la lista de las Cortes por Valladolid y me parece mejor que se incorpore a mi lista”, ha dicho Del Olmo, mientras el presidente autonómico del PP, Alfonso Fernández Mañueco, daba por hecho que el ‘repescado’ para las municipales repetirá como presidente de la Diputación.

Comitiva del PP, camino de campa de Villalar. Foto: Gaspar Francés
Comitiva del PP, camino de campa de Villalar. Foto: Gaspar Francés

No se vio por la campa a uno de los protagonistas de esta operación de desembarco de personal de la Junta en la candidatura municipal de Valladolid, el vicepresidente José Antonio de Santiago-Juárez, que ocupará el puesto dos, pero sí (aunque separado del 'nucleo duro') al nombre que ha sido impuesto por la dirección nacional del partido para ocupar el puesto 5: Borja García Carvajal, el concejal que se enfrentó y perdió las primarias contra Carnero y que ahora, casi con toda seguridad, volverá a compartir bancada él.

Un breve encuentro con los trabajadores de Embutidos Rodríguez propiciado por los líderes de los grandes sindicatos sirvió de prólogo a la tradicional visita a la exposición ‘Camino al futuro’ y la posterior visita fugaz a la campa en la carpa de la Fundación Villalar de la comitiva del PP.

Plataformas de Pensionistas en el monolito. Foto: Gaspar Francés
Plataformas de Pensionistas en el monolito. Foto: Gaspar Francés

El monolito que homenajea a los comuneros a esas horas ya era el epicentro de las reclamaciones políticas que, tras una discretísima ofrenda floral de Unidad Regionalista, abrió la Coordinadora de Pensionistas. “El neoliberalismo nos ha declarado la guerra. Nos desecha tras explotarnos. Votaremos a quien defienda el sistema público de pensiones”, se afirmó en el comunicado que fue leído solo por mujeres y que concluyó con la advertencia de seguir movilizados y en la calle.

A esas horas, la comitiva de Podemos, encabezada por el candidato a la presidencia de la Junta, Pablo Fernández, ya esperaba su turno en la calle Nuevo Mester para su intervención en el monolito. Allí se habló de un “Villalar histórico porque después de más de 30 años va a llegar la primavera del cambio”. Fernández se refirió a Villalar como el “epicentro de la España vaciada” con críticas a los “constitucionalistas y patriotas de pacotilla” que no cumplen los artículos que suponen bienestar para la ciudadanía.

Mientras los militantes de Izquierda Castellana tomaban posiciones para su intervención en el monolito, el candidato de Ciudadanos a las Cortes, Francisco Igea, aprovechaba la presencia de los medios para apelar apela a una nueva “revolución liberal” que provoque el “cambio” en Castilla y León y “hacer honor a los héroes” de Villalar.

Los gritos de ¡Castilla entera se siente comunera! o ¡Pueblo castellano, pueblo soberano!” sirvieron de prólogo a la intervención del portavoz de IzCa que comenzó señalando “a la monarquía y el imperio” como responsables del “vaciado de esta tierra”.

Banderas castellanistas en Villalar. Foto: Gaspar Francés
Banderas castellanistas en Villalar. Foto: Gaspar Francés

Tras recordar que ayer, durante el debate de líderes nacionales no se hizo ni una sola referencia a Castilla y León se apuntó a “la calle como motor de cambio” y se puso en tela la “efectividad” de la participación en las elecciones: “A lo mejor lo que está pasando en Cataluña es la solución para Castilla”, se dijo.

Tras IzCa el turno llegó para la Plataforma vecinal que se opone a la mina de uranio de Retortillo (salamanca) y la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública que insistió en la idea de mantener la movilización en las calles. “Castilla y León no se merece estos políticos que han convertido a esta Comunidad en la hermana pobre del sistema”.

Justo cuando comenzaron las intervenciones del partido socialista, la candidata del PP a la alcaldía de Valladolid, Pilar del Olmo, abandonaba de forma discreta la localidad. No pudo escuchar ni al presidente de Juventudes Socialistas, ni al ex presidente de la Comunidad, Demetrio Madrid, que aseguró que de no ser por el PSOE “y otros” la Fiesta de Villalar “sería una misa de campaña”.

Demetrio Madrid y Luis Tudanca, en el monolito de Villalar. Foto: Gaspar Francés
Demetrio Madrid y Luis Tudanca, en el monolito de Villalar. Foto: Gaspar Francés

El aspirante a la Junta, Luis Tudanca, aseguró hoy que después de “32 años de silencio” en los pueblos de Castilla y León es el momento de que esta tierra se llene de “ruido y de futuro”. Tudanca sostuvo que el “sueño” de gobernar Castilla y León tras 32 años de ejecutivos del PP se está “rozando con los dedos”. “Vamos a dejarnos la piel. No habrá ni un solo minuto que perdamos para alcanzar este sueño”, incidió el candidato a la Presidencia de la Junta.

La comitiva socialista, ya de regreso a su carpa en la campa, se cruzó con la de Izquierda Unida encabezada por el candidato a la Junta por Castilla y León en Marcha, José Sarrión y los concejales de Valladolid Toma la Palabra, María Sánchez y Manuel Saravia, entre otros. En un encendido discurso, como cada año, Sarrión llamó a levantarse de nuevo contra un nuevo emperador (“el techo de gasto”) y a una nueva rebelión de la España vaciada. “Somos los mejores en la denuncia y los mejores en la gestión”, dijo Sarrión alabando al alcalde de Zamora Guarido y a los ediles vallisoletanos que le acompañaban.

Sarrión se dirige a los militantes de IU desde el monolito de Villalar. Foto: Gaspar Francés
Sarrión se dirige a los militantes de IU desde el monolito de Villalar. Foto: Gaspar Francés

Cerró el turno de intervenciones en el monolito de Villalar, cuando el reloj superaba las 13 horas, el Partido Castellano con un duro discurso contra el resto de partidos y un llamamiento a la “unidad castellana que necesita España”.

La actividad política en Villalar, sin embargo no se circunscribe solo a las intervenciones en el monolito homenaje a los Comuneros. Distintas organizaciones han montado actos políticos en sus respectivas carpas, como es el caso de Izquierda Castellana o CNT, entre otras.

En el caso de Izquierda Castellana, bajo el lema de "Castilla republicana, feminista y comunera”, conjuntamente con la organización juvenil Yesca y Mujeres Castellanas han iniciado la preparación del 500 aniversario de la Revolución comunera, “que no se puede limitar a una cuestión simbólica sino que ha de ser el eje de la construcción de un futuro digno y próspero para nuestro pueblo”. El acto político ha contado con la presencia, entre otros, del embajador de Venezuela, Mario Isea.

También CNT ha desplegado una programación propia en su caseta, donde se ha dado lectura a un comunicado titulado “En el campo y en la ciudad, ¡en pie, pueblo obrero!”. “No está de más recordar que quienes cargan contra el régimen del 78 – aunque razones no falten- son los mismos que llevan cuatro décadas viviendo de él”, se ha indicado en el manifiesto que concluye: “Para dar la vuelta a todo esto ya no vale depositar un voto al partido o sindicato que nos parezca menos malo, eso no es el freno a la extrema derecha que nos quieren vender. Fortalecer el movimiento obrero para que tenga capacidad de respuesta ante las agresiones que están por venir, será fundamental para, como decían los viejos castellanos, poder “dar la vuelta a la tortilla”.

No hay comentarios