Mesa redonda sobre energía en La Molinera. FOTO: Gaspar Francés
Mesa redonda sobre energía en La Molinera. FOTO: Gaspar Francés

La luz del hall de entrada, la gran sala polivalente donde se realizan las actividades, la cafetería o los baños de La Molinera ya no dependen de combustibles fósiles. Durante esta tarde, el centro social ocupado ha estrenado su nueva instalación fotovoltaica, que sustituye al ruidoso y contaminante generador, mediante la cual son ya autosuficientes energéticamente, con la imprescindible colaboración de los rayos del sol. Para estrenarla, han organizado una charla sobre consumo y producción de electricidad en la que han participado Ecologistas en Acción, EnergÉtica cooperativa y dos representantes del barrio ocupado de Errekaleor en Vitoria, que se autoabastece de electricidad desde el pasado año. El acto concluyó con la música en directo de Las Perdidas.

La cooperativa EnergÉtica es la responsable del dimensionamiento de la instalación que hoy estrena La Molinera, encargándose de asesorar sobre cuáles eran los requerimientos para dar luz al centro social y el equipamiento necesario. Técnicamente, está formada por 9 paneles fotovoltaicos, con un inversor-cargador para proteger y alimentar las baterías, de plomo ácido, y con una capacidad de 3 KW, que ha sido posible gracias a los 6.000 euros que recaudaron mediante las aportaciones desinteresadas a su campaña “Necesitamos tu energía”.

“La clave está en que aprendamos a consumir de otra manera”, advirtió Abi, presidenta de EnergÉtica, asegurando que “ni el sol ni el viento van a sustituir al petróleo, porque no podemos vivir así”. Abordó temas como la pobreza energética “responsable de miles de muertes al año en nuestro país” o la carga medioambiental que la producción conlleva, y explicó que las cooperativas como ésta, además de no tener ánimo de lucro, buscan garantizar que sus socias y clientes consuman electricidad de origen renovable, exigiendo para ello que el suministro de energía tenga esta certificación. “Necesitamos otro modelo, este es un modelo obsoleto que solo nos va a llevar a la ruina, tenemos que empezar a hacer las cosas de otra forma para seguir viviendo”, concluyó animando a formar parte de la cooperativa y dar el salto para ser responsable de la energía que se consume.

Dos habitantes del barrio ocupado de Errekaleor en Vitoria explicaron cómo lograron alcanzar el autoabastecimiento energético, después de que en mayo de 2017 Iberdrola, escoltada por la Policía Local y la Ertzaintza, tras un intento de corte anterior en 2015, fuera “con la caballería pesada” a cortar la luz, solventándose con tres detenidos y dos heridos por “una brutalidad policial terrible” aunque no pudieron acceder al transformador pero si cortar todos los cables que pudieron. Entonces tuvieron que enfrentarse a una desconexión forzada, siendo más de un centenar de personas, aunque logrando mediante crowdfunding en 50 días los 100.000 euros que necesitaban para disponer de su propia instalación para generar y distribuir la luz.

Errekaleor es un barrio obrero construido entro los 60 y 70 en Vitoria, sufriendo el estigma de barrio marginal y reduciendo su población al 50%, hasta que en septiembre de 2013 un grupo de estudiantes tomó la decisión de ocupar los inmuebles vacíos como respuesta a una problemática habitacional, haciendo un proceso de socialización con la gente que ya vivía en el barrio aunque con amenazas de derrumbe y desmantelamiento. En la actualidad cuentan con 16 edificios con un total de 192 viviendas, cerca del 70% están habilitadas, ademas de un centro social, un frontón, un gaztetxe con actividades socioculturales o una imprenta, estando en el proceso de construcción de una panadería.

Íñigo, representante de Ecologistas en Acción Valladolid, arrancó la charla presentando su colectivo centrado en el ecologismo social, abordando los problemas asociados al modelo de producción y consumo capitalista. Explicó la necesidad de una transición energética debido al cambio climático y agotamiento de los recursos fósiles, habiéndose alcanzado hace ya 10 años el pico del petróleo en Europa. “La transición energética debe tener ciertos principios”, aseguró apostando por que sea “verdaderamente sostenible”, puntualizando que no es sinónimo de renovable, además de la necesidad de que la gestión y la producción sea “democrática”, es decir, se tenga en cuenta la componente social.

Centrándose en Valladolid, apuntó que el 40% de la energía que se gasta es para transporte, principalmente coches, el 30% en la industria y entre el 20 y el 30 en los hogares, limitándose el origen renovable de éstas al 3%. “Una ciudad es por definición insostenible, tal y como están definidas actualmente”, concluyó el representante de Ecologistas. Anunció que el próximo 3 de mayo, a las 19 horas, contará en la Casa de las Palabras con Hagens y Pedro Prieto que ofrecerán una charla titulada “España como escenario piloto para la Gran Simplificación civilizatoria”.


Noticias relacionadas

 

La Molinera estrena equipo de sonido y placas solares

La Molinera cierra con éxito la campaña para garantizar su independencia eléctrica

“Bermejo, nosotras no estamos enganchadas a una farola, estamos enganchadas a La Molinera”

Dar luz a La Molinera, cosa de todos

No hay comentarios