Abrazo solidario del Colectivo Indignado en Fuente Dorada. FOTO: Gaspar Francés

Gentes de EEUU, Francia, Gran Bretaña, Grecia, Irlanda, Italia, Servia y Suecia, así como de 23 ciudades españolas, incluida Valladolid, se han abrazado hoy 5 de mayo en las calles “por la defensa de la humanidad, de las personas migrantes y de su libre movimiento y acogida en Europa y contra el neofascismo”. De las 249 organizaciones apoyan la inciativa, el Colectivo Indignado de Valladolid ha sido el encargado de la convocatoria que se ha desarrollado al mediodía en la plaza de Fuente Dorada, donde, además de un gran abrazo solidario, la música ha acompañado la reivindicación.

En el manifiesto elaborado para este 5M, diagnostican que las fuerzas de extrema derecha y neofascistas están están ganando terreno “de forma acelerada” en Europa, culpando a migrantes y refugiadas de de los “males de nuestras sociedades” como el desempleo, los bajos salarios o el aumento de la delincuencia y del machismo: “Denunciamos la manipulación y falsedad del discurso que culpa a la migración de la crisis social y económica en Europa y oculta la responsabilidad de las elites europeas en dicha crisis”.

Denuncian también que además de esas fuerzas extremistas, ciertos sectores de centroizquierda y de derecha asumen igualmente algunos de sus postulados, incrementando las “injustas políticas migratorias ya existentes, como las expulsiones masivas, cierran las fronteras y arrojan a la muerte a decenas de miles de migrantes en las aguas del Mediterráneo, en los desiertos de África y en otros lugares sin nombre, negándoles derechos humanos básicos, la vida y el derecho a migrar”.

Por la defensa de la humanidad, de las personas migrantes y de su libre movimiento y acogida en Europa y contra el neofascismo

1. Los responsables de esta crisis, producto del desarrollo de estrategias neoliberales, son las élites que gobiernan Europa y no las personas migrantes y refugiadas. Las políticas de esas elites generan paro y precariedad, eliminación de servicios públicos esenciales y recortes sociales, utilizan como chivo expiatorio a la inmigración y fomentan sentimientos xenófobos y la guerra entre pobres, para ganar votos y evadir la responsabilidad de quienes nos gobiernan.

La presencia de las personas migrantes y refugiadas en Europa es, sin embargo, positiva. Enriquece nuestras sociedades, nuestras formas de vida y nuestras actitudes frente a las otras, refuerza el desarrollo de la convivencia entre diferentes, e impulsa procesos de solidaridad y de búsqueda de la igualdad.

Por eso denunciamos la manipulación y falsedad del discurso que culpa a la migración de la crisis social y económica en Europa y oculta la responsabilidad de las elites europeas en dicha crisis.

2. La UE, los gobiernos europeos y las grandes empresas trasnacionales son responsables del éxodo migratorio: millones de personas huyen de las guerras alimentadas con armas fabricadas en Europa, y de la miseria provocada por las políticas comerciales neocolonialistas, por la desestructuración social derivada de dichas políticas, por el saqueo de los recursos mineros y energéticos, por el acaparamiento de tierras que desplaza a cientos de miles de personas y por la destrucción ambiental responsable del cambio climático

Y son asimismo responsables de las consecuencias de dicho éxodo, de las muertes, prisión, esclavitud y trato inhumano de miles de personas en el largo viaje hacia Europa, y de la violencia que en él se ejerce contra menores, personas LGTBI y mujeres, a muchas de las cuales se les empuja a las redes de trata.

La violación de los Derechos Humanos de las personas refugiadas y migrantes es, asimismo, una constante también cuando se encuentran en Europa: aquí sufren violencia, discriminación y explotación, especialmente agravadas en las mujeres migrantes.

Por ello exigimos

El cumplimiento estricto de la declaración universal de los Derechos humanos, que todas las personas migrantes puedan moverse libremente y que disfruten de los mismos derechos que el resto de quienes habitamos en Europa

El cese de la externalización de las fronteras, de la fabricación y venta de armas