Charo Chávez habla con Rosalba Fonteriz en presencia de Pedro Herrero, Gloria Reguero, Alberto Bustos y María Sánchez. Foto: Gaspar Francés
Charo Chávez habla con Rosalba Fonteriz en presencia de Pedro Herrero, Gloria Reguero, Alberto Bustos y María Sánchez. Foto: Gaspar Francés

El último pleno ordinario de la legislatura celebrado hoy ha servido para que muchos concejales y concejalas se despidan de los escaños que en, algunos casos, han ocupado durante lustros pero, fundamentalmente, para que todas las formaciones políticas con representación marcaran territorio de cara a la inminente cita electoral del 26 de mayo.

Que el balance del pleno pueda resumirse en la aprobación de dos mociones, una con la firma de Sí se Puede para celebrar el Día internacional de los Ríos y promover la integración efectiva del Pisuerga y la Esgueva y otra del concejal no adscrito, Jesús Presencio, para estudiar la creación de una Empresa Comercializadora Municipal de Energía Eléctrica, pone de manifiesto su intrascendencia. Sin embargo, en todas y cada una de las mociones discutidas (aprobadas y rechazadas) cada partido ha aprovechado para colar con calzador su particular ‘balance’ de legislatura y cobrarse las últimas piezas en la cacería dialéctica propia de un pleno preelectoral que no será el último: falta uno extraordinario el próximo día 20 para aprobar el PGOU y el formal de firma de actas.

El debate que ilustra el espíritu de la sesión ha sido el propiciado por Valladolid Toma la Palabra y la moción para adoptar un compromiso de modificar el Reglamento Orgánico municipal en los próximos meses.

Alberto Bustos y María Sánchez, en un momento del pleno. Foto: Gaspar Francés
Alberto Bustos y María Sánchez, en un momento del pleno. Foto: Gaspar Francés

Con el argumento de “no tirar por la borda cosas en las que ya se avanzó” en la Ponencia para la reforma que el PSOE abandonó , la portavoz de Toma la Palabra, María Sánchez, ha repartido a diestra y siniestra al indicar que del trabajo desarrollado hasta que la ponencia se estancó por culpa de los salarios de los concejales incluía otros asuntos que no pueden ser “una moda” y antes se consideraban “esenciales” como “la celebración de primarias abiertas, los fichajes estrella que fomentan el transfuguismo” o “la transparencia”.

La moción contó con el apoyo de la portavoz de Ciudadanos, Pilar Vicente, que criticó que llegara “tarde”. “Es un intento de mostrar su buena voluntad que demuestra su incapacidad para sentar de nuevo a sus socios en la mesa de negociación”, dijo Vicente pese a dar su apoyo.

El portavoz del PSOE, Pedro Herrero, tras recordar que fue el PP quien rompió e acuerdo de no llevar a pleno los asuntos que se debatían en la Ponencia que finalmente abandonó, indicó que con este tipo de deslealtades, ni se sientan ni se sentarán para continuar con la negociación.

Bancada popular. Foto: Gaspar Francés
Bancada popular. Foto: Gaspar Francés

El concejal del PP Borja García Carvajal aseguró que la moción era “para partirse” ya que Toma la Palabra “nunca ha criticado la prepotencia del alcalde en estos cuatro años”. García Carvajal acusó a los concejales de Toma la Palabra de ser “cómplices” en el intento de rebaja de sueldos anulado por los tribunales y denunció en tono mitinero “la actitud chulesca del alcalde, que nunca tuvo intención de reformar el Reglamento”. “Un alcalde sin palabra que llevó el soterramiento ante notario. Un alcalde inconstitucional”, llegó a decir uno de los pocos concejales que repite en la lista del PP para el próximo 26M por orden de Génova.

La concejala de Valladolid Toma la Palabra, María Sánchez, respondió de forma contundente al edil del PP recordándole que siempre habían votado a favor de las mociones presentadas para retomar la reforma del Reglamento. Sánchez, cáustica, apuntó a García Carvajal que era un cuestionable “ejercicio democrático” cómo el PP “ha hecho para ponerle en el número 5 de la lista”.

Jesús Presencio, durante el pleno. Foto: Gaspar Francés
Jesús Presencio, durante el pleno. Foto: Gaspar Francés

El concejal no adscrito, Jesús Presencio, se sumó a las críticas indicando a los concejales de Toma la Palabra que “si hubiesen apretado las clavijas, hubieran conseguido la vuelta del PSOE a la negociación. Están ahí por ustedes”, les recordó.

Una vez que la concejala de Sí se Puede, Gloria Reguero, se descolgara anunciando su voto en contra (la portavoz del grupo, Charo Chávez, es la candidata número 4 en la lista del PSOE y hoy no ha intervenido en el pleno) el portavoz del PSOE aseguró que “aprobar esta moción no servía de nada”, que con su presentación se quería “generar debate electoral” y volvió a cargar contra el PP: “Creyeron que con el tema de los sueldos podían dividir a este equipo de Gobierno. Sacrificaron principios por intereses. Intentaron dejar tuerto al alcalde y miren cómo están: ciegos”, espetó Herrero a la bancada popular, cuyo concejal, Borja García Carvajal, acabó vaticinando que “Óscar Puente va a perder las elecciones”.

Al final, los votos de Toma la Palabra y Ciudadanos no fueron suficientes para contra restar los noes de PSOE y Sí se Puede, mientras se contabilizaban 12 abstenciones del PP.

Mesa presidencial del pleno. Foto: Gaspar Francés
Mesa presidencial del pleno. Foto: Gaspar Francés

Otro debate que pone de manifiesto el contenido electoral del pleno ha sido el suscitado en la moción del PP “para mejorar la calidad democrática en el municipio y promover que los planes sean eficientes y efectivos” que ha sido rechazada.

El portavoz del PP, Antonio Martínez Bermejo, ha tenido que escuchar cómo el concejal de Urbanismo y candidato de VTLP, Manuel Saravia, le recordaba que en lo que va de año se han aprobado 44 de 124 mociones presentadas mientras que antes, cuando gobernó el PP, la proporción era de “una de cada 100”. Saravia recordó cómo en una ocasión cuando fijaba los criterios de la revisión del PGOU visitó el despacho del PP para pactar modificaciones a las que luego, en el pleno, votaron en contra.

Manuel Saravia habla con el secretario municipal. Foto: Gaspar Francés
Manuel Saravia habla con el secretario municipal. Foto: Gaspar Francés

El portavoz del PSOE, Pedro Herrero ha utilizado artillería pesada, calificando la moción del PP como “el decreto de ruina de su grupo” al propiciar que se recuerden casos como el de los avales ilegales para el soterramiento firmados por el ex alcalde, el caso áticos por el que fue condenado, el caso Samaniego, el PGOU pendiente de juicio…

Una “hoja de servicios” en la que Herrero también afeó al PP que no haya utilizado en estos cuatro años ninguna de las 12 convocatorias de plenos extraordinarios que les permite la Ley. Dirigiéndose a Martínez Bermejo, le ha acusado de “dejar tirados a sus compañeros por unas migajas que los ciudadanos se van a encargar de barrer”.

Jesús Enríquez y Martínez Bermejo. Foto: Gaspar Francés

Martínez Bermejo, que había usado la moción en realidad para calzar una ristra de la actividad plenaria de su grupo en estos cuatro años, en su respuesta a Herrero le ha calificado como “el hombre más venenoso del pleno”.

El pleno, que aprobó otros asuntos de mero trámite salvo la aprobación de los estatutos de la Mancomunidad de Interés General de Valladolid y Alfoz y el II Plan de Cooperación al Desarrollo, se dio por concluido a las 12,40 horas, mientras un Cristo seguía presidiendo la sala.

No hay comentarios