Palestina ganó ayer sin discusión el festival ContraVision – Cero Check Points organizado en Valladolid por la Plataforma Solidaria con Palestina para denunciar el lavado de cara cultural que eventos como el festival de Eurovisión celebrado ayer significa para el Estado israelí mientras diaria y sistemáticamente viola los derechos humanos.

Simultáneamente al desarrollo en Tel Aviv del certamen de la canción, en Valladolid -igual que en otras ciudades como Valencia o Madrid- tuvo lugar el festival solidario que últimoCero retransmitió íntegramente en streaming durante la tarde noche de ayer.

Con un formato que desde la ironía y la denuncia reprodujo el esquema de Eurovision, gracias al buen y polifacético hacer de Ley Mostaza, los artistas que voluntariamente participaron, representaron a diferentes territorios palestinos que sufren la represión israelí en un espectáculo cargado de sorpresas. Las Perdidas representaron a Jerusalem, Carlos Soto y Maria Desbordes a Hebrón, Larah Fémina y Tisho a Haifa, La Sonidera Garbanza a Ramala y Guille Jové y su banda a Gaza.

El festival tuvo un fin solidario ya que destinará todos sus beneficios a los Comités de Trabajadores de la Salud en Palestina (Health Worth Commitees – HWC). Juani Rishmawi, su coordinadora, ha mostrado su necesario trabajo en Valladolid de la mano de la Plataforma en numerosas ocasiones, contando con un total de 17 clínicas permanentes que ofrecen servicios de salud general, urgencias y medicina especializada, además de una clínica móvil que atiende a 29 localidades, ofreciendo principalmente servicios de salud de la mujer, infantil y medicina general.

Por decisión popular, al término de las votaciones, La Sonidera Garbanza representando a Ramala se hizo con la victoria del contra festival que, en realidad, y gracias al apoyo de toda la gente que acabó llenando la plaza de Cantarranas, fue para Palestina.

No hay comentarios