Luis Tudanca, flanqueado por Sánchez y Barcones, celebra la victoria electoral. Foto: PSOE
Luis Tudanca, flanqueado por Sánchez y Barcones, celebra la victoria electoral. Foto: PSOE

32 años después, se abre una posibilidad de cambio en Castilla y León para poner fin a tres décadas de gobiernos del PP. El PSOE ha ganado las elecciones autonómicas en Castilla y León, aunque su victoria con 35 procuradores no es suficiente para garantizar que el próximo presidente de la Junta sea socialista. Ciudadanos, con 12 procuradores, se convierte en llave de Gobierno al poder sumar sus fuerzas con el PSOE o con el PP, que a pesar de perder 13 escaños, conserva 29. (con el 99% escrutado).

El secretario autonómico del PSOE, Luis Tudanca, nada más conocer los resultados que le dan la victoria, se ha mostrado dispuesto a negociar un “gobierno de cambio” que solo puede pasar por un acuerdo con Ciudadanos cuyo candidato, Francisco Igea, ha barajado esa idea durante toda la campaña sin aclarar si acabaría pactando con el PP o el PSOE. “Aceptamos el mandato que nos han dado los castellanos y los leoneses para gobernar Castilla y León” ha dicho Luis Tudanca, recibido al grito de presidente, presidente en la sede autonómica del partido.

La práctica desaparición de las escena política autonómica de Podemos, con un único representante y la irrupción de Vox en la misma proporción, convierte a ambas formaciones en irrelevantes a la hora de conformar gobiernos en un hemiciclo donde volverá a estar presente la Unión del Pueblo Leonés y, por primera vez, el Partido por Ávila, que consigue un escaño.

El líder del hasta ahora partido más votado en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, pese al batacazo, ha asegurado que su partido ha cosechado un “buen resultado”, que ha “mejorado el obtenido en las generales”. “El PP ha aguantado muy bien la bajada generalizada en todo el país” ha dicho Fernández Mañueco justo antes de mostrar su predisposición a negociar un pacto con Ciudadanos para conformar “un gobierno moderado de centro derecha”.

El incremento experimentado por Ciudadanos, que pasa de 5 a 13 procuradores, convierte a la formación naranja en clave para decidir el nuevo Gobierno de Castilla y León.

En las negociaciones que ahora se abren para conformar Gobierno en Castilla y León tendrán un peso determinante las cúpulas nacionales tanto del PSOE como de Ciudadanos. El traslado automático del cordón sanitario impuesto por Rivera a Sánchez volvería a dar el Gobierno de la Junta al PP. El líder autonómico de Ciudadanos Francisco Igea, que se enfrentó a la dirección nacional por el pucherazo de las primarias que arrebató el cartel electoral a la ex popular Silvia Clemente, ha vuelto a insistir que el compromiso de cambio sigue en pie con la ciudadanía de Castilla y León. En los próximos días se sabrá si cuenta con el suficiente grado de autonomía como para negociar un pacto con el PSOE en Castilla y León.

Los resultados de esta noche han dejado fuera del hemiciclo Castellano y Leonés al hasta ahora único procurador de IU, José Sarrión, que concurría como cabeza de lista por la confluencia Castilla y León en Marcha. "Asumo toda la responsabilidad. Tengo el orgullo de amar mi trabajo y a partir de mañana vuelvo a la docencia", ha declarado Sarrión.

1 comentario

Comments are closed.