El vicepresidente de la Junta y responsable de Función Pública, José Antonio de Santiago-Juárez. Foto: JCyL
El vicepresidente de la Junta y responsable de Función Pública, José Antonio de Santiago-Juárez. Foto: JCyL

La Junta de Castilla y León no prioriza en función de las rentas la concesión de subvenciones para renovar calderas de más de 10 años. Así lo pone de manifiesto el Boletín Oficial de la Comunidad que hoy publica la resolución de la ORDEN EYH/503/2019, de 16 de mayo, por la que se conceden subvenciones al segundo lote de solicitudes para la sustitución de calderas y calentadores individuales de más de diez años para el ejercicio 2018, en la que se han repartido un total de 97.600 euros.

Estas subvenciones están incluidas en el régimen especial de subvenciones de acuerdo a lo establecido en el artículo 53 de la Ley 13/2005, de 27 de diciembre, de Medidas Financieras, de manera que el criterio de otorgamiento de las mismas “es el del orden de presentación de solicitudes, desde que el expediente esté completo y la propuesta de resolución está realizada por el órgano instructor”, sin que en ningún momento se priorice la concesión de las ayudas con criterios de renta.

 

Tal es así que entre los beneficiarios de estas ayudas, que oscilan entre los 300 y los 500 euros, en función de las características del cambio de instalación, figura el actual vicepresidente en funciones de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago Juárez, a quien se concede, por cumplir con los requisitos, una subvención de 300 euros.

Se da la circunstancia que la Consejería que tramita estas ayudas en las que no se discrimina por motivos de renta las concede la de Hacienda que dirige Pilar del Olmo, que sigue compatibilizando el puesto con el de concejala electa por Valladolid al encabezar la lista en la que el vicepresidente en funciones de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez, figura como número dos.

Fuentes funcionariales consultadas por últimoCero critican duramente que este tipo de ayudas, “de las que muchos ciudadanos con verdaderas necesidades no llegan ni a enterarse”, acaben en poder de personas como De Santiago-Juárez “que cobra un buen sueldo público desde hace años”. “Seguro que tiene derecho a cobrarla, pero no parece ético que participe en una convocatoria donde el único criterio es el orden de presentación de la solicitud todo un vicepresidente de la Junta”, indican los funcionarios sorprendidos con la aparición de su nombre en listado de beneficiarios.

No hay comentarios