Cartel de la niña asesinada en Fuente Dorada. FOTO: úC
Cartel de la niña asesinada en Fuente Dorada. FOTO: úC

La Audiencia Provincial de Valladolid ha condenado a Roberto H.H. a prisión permanente revisable por el asesinato de la niña Sara, que murió el 3 de agosto de 2017 tras recibir una brutal paliza, antes de ser violada. Su madre, Davinia M.G. ha sido condenado a casi 28 años de prisión.

La sentencia, dictada como resultado del veredicto de culpabilidad emitido por el Jurado, es la primera condena a prisión permanente revisable en  Castilla y León.

Además de la condena de prisión permanente, Roberto también ha sido condenado a 22 años de prisión por cuatro delitos de maltrato a persona especialmente vulnerable, un delito de maltrato habitual y un delito de agresión sexual a menor de 16 de años.

El fallo considera que en todos los delitos concurre el agravante de odio por el origen rumano de la niña.

En el caso de la madre de la pequeña, se le condena a 25 años de prisión como autora por comisión por omisión del delito de asesinato en el que concurre la alevosía pero no el ensañamiento.

Además, se le imponen Dos años y 11 meses como autora por comisión por omisión de tres delitos de maltrato con lesiones y un delito de maltrato habitual.

En todos los delitos se le han aplicado las atenuantes de obcecación y confesión que fueron apreciadas por el Jurado.

Los dos condenados deberán indemnizar de manera conjunta al padre de la menor con 85.000 euros y a la hermana de la menor con 70.000 euros. 
El magistrado-presidente no priva de la patria potestad ni de la prohibición de comunicación de la condenada respecto de su otra hija al aplicar la jurisprudencia del Tribunal Supremo que exigiría para ello que su otra hija hubiera sufrido los hechos o presenciado los mismos.

No hay comentarios