Repartidor de Glovo durante la concentración de CCOO. FOTO: Gaspar Francés
Repartidor de Glovo durante la concentración de CCOO. FOTO: Gaspar Francés

Ante la precaria realidad de los 'riders', o repartidores de comida, CCOO ha convocado hoy una concentración en la Acera de Recoletos iniciando una campaña por la simple aplicación de la legislación laboral existente a un colectivo que abarca a más de 3.000 personas en Castilla y León. Esta protesta llega tras la viral denuncia en redes sociales de Raul García Agudo, publicada por últimoCero la pasada semana, a su vez responsable de CCOO Servicios en Valladolid, tras infiltrarse en el proceso de selección de la empresa de reparto de comida a domicilio Glovo para dar a conocer las condiciones laborales considerándolo “esclavitud pura y dura”.

Marcos Gutiérrez, secretario regional de CCOO Servicios, anuncia que en las próximas semanas pretenden “iniciar todos los trámites precisos con la Inspección de Trabajo” para que a estos empleados se les empiece a considerar “trabajadores puros y duros”. Ante los posibles conflictos judiciales y los presumibles recursos de las empresas, pone a disposición de los repartidores los recursos de sindicato convencido de que tanto la Inspección de Trabajo como los juzgados les darán la razón.

Por ahora, han trasladado a este