Repartidor de Glovo durante la concentración de CCOO. FOTO: Gaspar Francés
Repartidor de Glovo durante la concentración de CCOO. FOTO: Gaspar Francés

Ante la precaria realidad de los 'riders', o repartidores de comida, CCOO ha convocado hoy una concentración en la Acera de Recoletos iniciando una campaña por la simple aplicación de la legislación laboral existente a un colectivo que abarca a más de 3.000 personas en Castilla y León. Esta protesta llega tras la viral denuncia en redes sociales de Raul García Agudo, publicada por últimoCero la pasada semana, a su vez responsable de CCOO Servicios en Valladolid, tras infiltrarse en el proceso de selección de la empresa de reparto de comida a domicilio Glovo para dar a conocer las condiciones laborales considerándolo “esclavitud pura y dura”.

Marcos Gutiérrez, secretario regional de CCOO Servicios, anuncia que en las próximas semanas pretenden “iniciar todos los trámites precisos con la Inspección de Trabajo” para que a estos empleados se les empiece a considerar “trabajadores puros y duros”. Ante los posibles conflictos judiciales y los presumibles recursos de las empresas, pone a disposición de los repartidores los recursos de sindicato convencido de que tanto la Inspección de Trabajo como los juzgados les darán la razón.

Por ahora, han trasladado a este organismo laborar los datos que ya disponen después de la investigación de García Aguado. “Este problema de los riders nace en este sector pero puede extenderse al resto”, advirtió Gutiérrez, reclamando, tanto al Gobierno central como a la Junta, articular sistemas para que estas realidades laborales no tengan cabida. “Ser un precario no es una categoría laboral”, concluyó.

“La tecnología no conlleva precariedad” ni el “no reconocimiento de los derechos laborales”, sentenció el responsable confederal de Juventud en Comisiones Obreras, Carlos Gutiérrez, cargando también contra este modelo laboral que, además de precarizar, “pone en riesgo todo el sistema de protección social”. Como medida contra esta situación exige la eliminación de la tarifa plana de autónomos por promover “el fraude laboral que estamos subvencionando el resto de la sociedad”.

Durante la concentración, entre gritos de “no somos esclavos, somos trabajadores”, “de precariedad ni un minuto más” o “rider escucha estamos en la lucha”, hicieron una pirámide de cajas amarillas con el logotipo de la empresa Glovo, a modo de performance, emulando la carga de piedras en el antiguo Egipto. “Esta muralla tiene que caer”, gritaron antes de derribar la construcción, concluyendo con la simbólica quema de una de las cajas.


Noticias relacionadas

El sindicalista ‘infiltrado’ en el proceso de selección de Glovo: “Es esclavitud pura y dura”

CCOO inicia una campaña para acabar con la precariedad y abusos a los repartidores sobre ruedas en Castilla y León

Concentración contra la precariedad y explotación sobre ruedas

No hay comentarios