José María Crespo y Antonio Calonge.
José María Crespo y Antonio Calonge.

Lo de los fichajes estrella no parece ser el fuerte de Ciudadanos, especialmente en Castilla y León. Tras el pucherazo de las primarias a cuenta del de la ex PP Silvia Clemente, el líder autonómico, Francico Igea, tampoco parece acertar con sus apuestas para su nueva Consejería de Transparencia: El juez José María Crespo ha renunciado a la Dirección General de Atención al Ciudadano y Calidad de los Servicios de la Consejería de Transparencia y hoy mismo, el PSOE ha desvelado un texto en el que el director general de ordenación del Territorio y Planificación, Antonio Calonge apuesta por la fusión forzosa de municipios que le ha valido el apodo de “cierra pueblos”.

Según la información adelantada hoy por eldiario.es, el riesgo de no tener la declaración de servicios especiales y por tanto de perder la reserva de su plaza en Valladolid ha provocado la renuncia de Crespo. "Me gustó la propuesta no porque yo sea de Ciudadanos sino porque me gustaba la Atención al Ciudadano y la Calidad de los Servicios, que es de lo que me iba a encargar, o sea la web corporativa, el 112, las quejas, me encantaba ese proyecto pero claro, no a costa de quedarme en excedencia voluntaria y perder mi puesto en Valladolid", ha explicado Crespo al citado diario.

La formación naranja, tras este revés, anuncia que dará a conocer al nuevo director general en los próximos días.

Los fichajes de Francisco Igea para su consejería de Transparencia también han sido hoy cuestionados al haber sido acusado por la viceportavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Virginia Barcones, de poner al frente de la Dirección de Ordenación del Territorio a un “cierra pueblos”.

En concreto, Barcones citó un artículo de una revista especializada en Administración Local de Antonio Calonge en el que abogaba por la fusión obligatoria de municipios. “Ya tenemos en Castilla y León a un cierra pueblos”, subrayó la viceportavoz socialista.

Además, recordó que ya Igea habló de esta fusión obligatoria en 2015 y ahora se reafirma. Olvidan, dijo que si se refieren a los de menos 5.000 habitantes, supondría el cierre del 90 por ciento de los pueblos.

Con estos datos, preguntó al presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, si esta fusión obligatoria forma parte del apartado no escrito de su pacto con Ciudadanos. “¿Es la parte no escrita de su acuerdo: tener una consejería que apuesta por la fusión obligatoria de municipios?”, remarcó.

De ser así, añadió, tendrán al Grupo Socialista y a todo el PSOE en contra porque Castilla y León no se entiende sin sus 2.248 municipios y sus 2.221 entidades locales menores que son “el principal instrumento y aliado en la lucha contra la despoblación” y es fundamental mantener el gobierno en el territorio y empoderarlo, precisó, para que sean agentes activos en la lucha contra la despoblación.

Del mismo modo, aprovechó para censurar que en esa Consejería no haya ni una sola mujer en la dirección, lo que supone “un retroceso sin precedentes”. “Esto no es Castilla y León; Castilla y León es igualdad”, sostuvo.

No hay comentarios