Concentración en defensa de los migrantes en Valladolid. Foto: NA
Concentración en defensa de los migrantes en Valladolid. Foto: NA

No vamos a festejar del todo lo que ha pasado, ya que la lucha frente a las prohibiciones de Italia, Malta y la Unión Europea en general continúase ha reivindicado esta tarde en Fuente Dorada, en base al reciente levantamiento de un tribunal italiano a la prohibición a entrar en aguas italianas al buque español Open Arms. Este navío en el que intentaban sobrevivir 147 personas, la mayoría de origen libio, llevaba ya 13 días esperando un puerto seguro en el que desembarcar. Sin embargo, varios buques más de Ocean Vikings y Médicos sin Fronteras siguen esperando respuesta de los gobiernos de Italia y Malta.

“Parece que el discurso de los gobiernos es que hay que dejar que todas estas personas mueran en el mar, no vayan a invadir esta gran fortaleza llamada Europa. Cuando la culpable de que esas personas deban huir de sus países no es otra que Europa” opinaba una portavoz de Caravana: Abriendo Fronteras.

Óscar Martín, médico voluntario en Proactiva Open Arms relataba las situaciones con las que tienen que lidiar cuando socorren a migrantes en el Mediterráneo. “Incluso los que trabajamos allí necesitamos ayuda psicológica. De las pateras de la muerte llega gente muy joven. Tanto hombres como mujeres han sido violados y las mujeres llegan casi todas embarazadas o con niños. La mayoría son libios y han pagado entre 200 y 1.000 euros para poder llegar a la costa europea. Algo que nunca ocurre ya que la gasolina de las embarcaciones de las mafias sólo dura 2 días, tiempo insuficiente para poder llegar a tierra firme. A los 2 años que tienen que esperar para poder acceder al Mediterráneo, en los que sufren unas condiciones inhumanas, se les añaden ahora 13 días esperando. Con las olas de hasta dos metros que ha habido, tanto los migrantes como la tripulación se enferma y tiene vómitos constantes, por lo que cada día que pasa, la cosa empeora”.

No criminalicemos a los barcos voluntarios que están allí exigiendo que se cumplan los derechos humanos” imploraba Óscar “Si encuentras una barca llena de gente en peligro de muerte la tienes que rescatar. Seas un barco humanitario, mercantil o militar. Hay que hacer responsables a los que son responsables de esta situación: los gobiernos del hemisferio norte occidental”.

La inacción del gobierno español frente a la encrucijada en la que se encontraba el navío de Open Arms ejemplifica la inacción constante de los gobiernos europeos respecto al principal cementerio del mundo: el Mediterráneo. “No podemos añadir más sufrimiento al sufrimiento, y exigimos que la Unión Europea organice una respuesta coordinada de los diferentes gobiernos” explicaba estos días en un comunicado la Asociación de Mujeres Juezas de España “Nuestro país debe exigir el cumplimiento de los derechos humanos y del derecho marítimo. Debe intentar que Italia y Malta, y por ende la Unión Europea, permitan la entrada del barco, un barco al que sólo puede reprochársele haber cumplido con la ley del mar y que está lleno de gente que tiene que sufrir un trato degradante añadido al vergonzoso trato que ya reciben en sus países”.

Brindar auxilio a quienes se encuentran en peligro de muerte en el mar es una obligación consagrada en el Derecho Internacional: Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (Convención CONVEMAR) de 1982, por el Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar (Convenio SOLAS) de 1974 y por el Convenio Internacional sobre Búsqueda y Salvamento Marítimos (Convenio SAR) de 1979. Dicha obligación implica el salvamento, el desembarco del buque que prestó el auxilio y la conducción a un puerto seguro (art. 33 Capítulo V Convenio SOLAS).

“¡No a la política criminal migratoria de la UE!” se coreaba entre los presentes: “¡No al trato deshumanizado de humanos!”.

No hay comentarios