Colaboradores de la protectora con algunos de los galgos adoptados. FOTO: Almanimal.VA
Colaboradores de la protectora con algunos de los galgos adoptados. FOTO: Almanimal.VA

Con el propósito de realizar su calendario anual para ayudar a sufragar los gastos generados por las acogidas, tratamientos y adopciones responsables de los perros rescatados, la protectora vallisoletana Almanimal.Va ha reunido el pasado fin de semana a muchos de los galgos adoptados por su ONG durante dos años, más de treinta, desmontando lo que entienden una "manipulación" de los cazadores. A estas cifras suman también los “abandonos legales” o los perros sin identificar, lo que incrementa notablemente la cifra de animales auxiliados por las protectoras.

“Las cifras no cuadran”, aseguran exponiendo que solo una pequeña protectora como Almanimal.Va, formada por dos mujeres, algún colaborador y casas de acogida, se ha hecho cargo en dos años de alrededor de 30 animales rescatados víctimas del maltrato y del abandono, frente a los datos del Seprona que aportan los cazadores cifrando en 52 los galgos abandonados en España: “Parece ser que la protectora Almanimal.Va, se ha hecho cargo de más de la mitad de los galgos abandonados en toda España”.

Cargan contra las declaraciones de cazadores que aseguran estar “hartos de que año tras año se difundan datos falsos sobre el abandono de los perros de caza” negando que las cifras de abandonos de perros superen los 200. Mª Cristina Sanz, responsable de Almanimal.Va, responde exponiendo el caso de esta pequeña protectora local: “Hay que tener en cuenta no sólo los galgos abandonados y perdidos que los cazadores denuncian y que conforman los datos del Seprona, sino todos aquellos que han muerto atropellados o de inanición por haber sido abandonados a su suerte, más todos aquellos sin chip porque no lo tuvieron nunca o porque se lo han arrancado para evitar la denuncia de los cuales se han hecho cargo las protectoras y los refugios, sin olvidar a los asesinados, que todavía los hay”.

Sin embargo, para este colectivo animalista el hecho “más despiadado” es la cifra “importantísima” de abandonos legales en perreras y protectoras que no incrementan las cifras del Seprona: “La manipulación de las cifras y la caza contra los animalistas, porque no saben hacer otra cosa más que cazar, por parte de las federaciones de caza”, continúa Mª Cristina Sanz, “no es otra cosa que intentar blanquear éticamente su actividad ante un hecho deleznable de uso y abuso de seres vivos, que genera, junto con la cría de animales para la venta, un enorme problema del que nos hacemos cargo mayoritariamente particulares con fondos propios, mientras su actividad de matar por deporte, está debidamente subvencionada y cuenta con el respaldo de las administraciones”, concluye la responsable de la protectora vallisoletana.

No hay comentarios