Vacas en un prado.
Vacas en un prado.

Las campañas de erradicación de la tuberculosis bovina continúa siendo uno de los hándicap con los que deben enfrentarse a diario los ganaderos de España y por ende los de Castilla y León. En el año 2017, último año que se conocen datos, en Castilla y León se sacrificaron un total de 2.834 animales, de los cuales, tan solo 1.022 obtuvieron resultados positivos a la tuberculosis bovina, es decir, el 64% de los animales sacrificados no pudo demostrarse que padecían la tuberculosis bovina, y por tanto, fueron falsos positivos a la prueba de la tuberculina en piel.

Así lo denuncia la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) convencida de que ante estos datos, que "demuestran que las técnicas empleadas durante los Programas de Erradicación de Tuberculosis bovina no son del todo adecuadas", exige la unificación de las Campañas de Saneamiento ganadero en todas las comunidades autónomas y propone la modificación de las campañas de saneamiento ganadero, "donde el ganadero no se convierta en el pagano de la administración".

UCCL pide la flexibilización de movimientos para explotaciones con animales “reaccionantes” a la tuberculina, que permita movimientos de terneros de explotaciones positivas a cebaderos cuyo único destino sea el matadero, así como movimientos dentro de la misma explotación ganadera, que evite dañar la viabilidad económica de las explotaciones.

Por otro lado, exige la incorporación a los programas sanitarios de un protocolo que incluya una prueba de contraste o contraanálisis a petición de parte que ayude a reforzar las garantías para el ganadero. Ademá exige la eliminación de la obligatoriedad de la prueba de detección de gamma-interferón al no ser una prueba obligatoria a nivel comunitario.

Igualmente se considera necesario actualizar nuevamente y de una manera más eficaz los baremos de indemnización de las explotaciones ganaderas, para que ningún animal sacrificado en las campañas de saneamiento, bien de cebadero, o bien de extensivo, se quede sin indemnización.

Y para finalizar, exige un mayor control sobre los reservorios de fauna silvestre, al quedar demostrado que es una de las causas principales de infección, de no ser así, se seguirán matando vacas sin controlar el foco del contagio.

No hay comentarios