Cadena de Montaje de Renault en Valladolid. Foto: úC
Cadena de Montaje de Renault en Valladolid. Foto: úC

A pesar de que la multinacional francesa Renault sigue formalizando contratos eventuales “por circunstancias de la producción” la dirección de la empresa ha justificado hoy la supresión de tres turnos que supondrá la pérdida de al menos 500 puestos de trabajo en Palencia y Valladolid en “una tendencia a la baja de las ventas a nivel europeo y mundial, unido a la incertidumbre generada con los diésel”. Los sindicatos, en la reunión mantenida esta mañana, han puesto sobre la mesa medidas alternativas a los despidos.

“A partir del 2 de diciembre se pasará a fabricar una cadencia cercana a los 920 vehículos al día, lo que supondría, según las cifras que facilita la Empresa, pasar de 5.500 coches fabricados semanalmente a 4.500 coches fabricados a partir de diciembre. La dirección nos dice, que de no aplicarse la medida que proponen habría que aplicar descanso dos turnos por semana hasta agotar la flexibilidad, y posteriormente un Expediente para la plantilla de Palencia, con el correspondiente perjuicio para trabajadores, Empresa y Administración. La medida afectará a 450 trabajadores de la factoría de Palencia y alrededor de 50 de las líneas concatenadas de Valladolid en los departamentos de pintura paragolpes, embutición y soldadura, todos ellos de Carrocerías”, explica UGT que ha solicitado a la empresa que “no rescinda ningún contrato eventual antes de su finalización, intentando que los contratos eventuales se organicen de la mejor manera posible para que los trabajadores puedan estar un año activos, y así generen derecho a la prestación por desempleo”.

“Exigimos desde UGT que se haga un control exhaustivo de las horas extras y las prolongaciones de jornada, ya que en ningún caso deben de suplirse puestos de trabajo con horas extras o prolongaciones de jornada”, reclama el sindicato.

Ante este panorama, CCOO exige al presidente de Renault y de la ANFAC que debe poner en marcha ya un plan estratégico sobre la transición energética en España, negociado con o sin políticos, y con los sindicatos. Francia y Alemania ya están liderando esta transición. “En nuestras manos está acordar las medidas necesarias para que el sector del automoción español siga siendo un referente a nivel mundial, y no se pongan en riesgos miles de puestos de trabajo”, afirma Rubén González Pablos, delegado general de CCOO-RESA y secretario adjunto al Comité del Grupo Renault convencido de que “lo primero que debe hacer es incentivar la venta de los modelos fabricados en España. “Sospechamos que no existen estas medidas, o de existir son insuficientes”, señala González Pablos. Para añadir que “desde CCOO creemos que la dirección de la factoría de Palencia, junto con la dirección de Renault España, no están gestionando bien las fabricaciones. Se vuelve a planificar y concentrar la fabricación en cortos periodos de tiempo y luego bajar esa producción el resto del año, con el consiguiente perjuicio para el empleo y trastorno para el resto de plantilla que ven como le cambian su vida cada seis meses”, sostiene.

El minoritario sindicato Trabajadores Unidos y CGT, se muestran sin embargo mucho más explícitos y contundentes: Ya es hora de que la empresa asuma los sacrificios.

“Tras décadas recibiendo subvenciones y ayudas por parte de las administraciones autonómicas y administración central con millones de euros que salen de nuestros bolsillos, ha llegado el momento en el que Renault debe corresponder al conjunto de la ciudadanía manteniendo estos puestos de trabajo. Estamos hartos de ser siempre los trabajadores y trabajadoras los que realizamos los sacrificios mientras los políticos, cómplices, miran para otro lado y evitan exigir el mantenimiento del empleo y el cumplimiento de la legislación en materia de contratación. Queremos que en esta ocasión sea la empresa quien realice el esfuerzo y los sacrificios. Estamos cansados de que se acepte siempre y por sistema la lógica de los mercados sobre la lógica de las personas”, denuncia CGT a la vez que propone como alternativa a los despidos la eliminación del sistema de ritmos, devolución de tiempos suplementarios personales o la eliminación de las horas extra, prolongaciones de jornada y trabajo en sábados.

En la misma línea se expresa Trabajadores Unidos: “No es compatible con la cantidad de horas extras que se han realizado que ahora se quiera eliminar un turno”. El sindicato propone reducir las cargas de trabajo en las operaciones y una disminución de los ritmos en la cadena, aumentar los tiempos de descanso en 5 minutos cada hora y, también, la eliminación de las horas extra.

No hay comentarios